Aqualia
Connecting Waterpeople

Los 4 parámetros que definen una concesión de agua para riego

  • 4 parámetros que definen concesión agua riego

Sobre el blog

Ignasi Servià Goixart
Consultor en temas estratégicos y territoriales relacionados con los regadíos. Agro Business Intelligence
ABB

El avatar de esta entrada está formado por los 4 parámetros básicos que definen una concesión de agua para de riego. Cada vez comunicamos más a través de Whatsapp, y he pensado que utilizar los emoticonos podía hacer más amigable el mensaje que quería compartir.

Los 4 parámetros fundamentales que definen una concesión de riego, ya sea una comunidad de regantes o un regante a título individual, son los siguientes:

  •  Punto de Captación. (coordenadas x,y,z).
  •  Superficie Regable. (ha).
  •  Dotación anual. (m3/ha/año).
  •  Caudal máximo a derivar. (m3/s).

1. Punto de captación

Las coordenadas (X,Y,Z) del punto de captación localizan en que masa de agua se realizará la captación de agua para riego. Esta captación puede ser de aguas superficiales (río/embalse), aguas subterráneas, de un terciario de una EDAR o a la salida de una planta desaladora. Esta información es importante porque cada masa de agua en un determinado punto tiene un régimen de caudales a lo largo del año, en función de las infraestructuras de regulación, del régimen de precipitaciones y de los diferentes usos del agua en la cuenca. El punto de captación también define la calidad del agua.

La relación entre la cota del punto de captación y la superficie regable, define si se puede abastecer la zona regable por gravedad o si se debe realizar bombeo para poder regar. Es posible que exista una distancia importante entre el punto de captación y el inicio de la superficie regable.


Fig. 1 Captación en Pont de Molins, para las Comunidades de Regantes de la derecha y de la izquierda de la Muga.

2. Superficie regable

Se debe identificar cual es el ámbito de la superficie regable (perímetro regable), y de este ámbito que parcelas son regables después de tener en cuenta los diferentes tipos de exclusiones de riego. Como ejemplo se puede comentar que el Segarra-Garrigues tiene un ámbito o perímetro regable de 108.000 ha, de las cuales solo hay previsto regar un máximo de 65.500 ha. En el caso del Canal de Urgell el ámbito es de 89.000, con una superficie regable de 70.000 ha y 5.000 ha de ampliación.

Se observa, principalmente en regadíos con riego de apoyo a cultivos de primavera, que según las precipitaciones, existan diferencias importantes entre la superficie regable y la superficie que realmente se ha regado un determinado año.

A medida que se va ejecutando el regadío, cada año se va incrementando la superficie regable y superficie que realmente se está regando. Apunto esta diferencia porque en el Segarra-Garrigues se observa como determinadas parcelas se adhieren al regadío pagando el alta a la Comunidad de regantes, pero la instalación de los sistemas de riego a nivel parcela se realiza en campañas posteriores.

En el post que realicé sobre el Segarra-Garrigues presenté la evolución de la superficie regable y superficie regada, de estos últimos años a partir de datos abiertos.


Fig. 2. Evolución del incremento anual de superficie Regada/Regable del sistema Segarra-Garrigues. (obtenido a partir de datos abiertos Departament d’Agricultura de la Generalitat)

Pero de la misma forma que se va incrementando superficie regable, también existen determinadas actuaciones sobre el territorio que suponen una pérdida de superficie regable. Citaré algunos ejemplos.

  •  Construcción del Embalse de Sant Salvador dentro de la zona regable del Canal Aragón y Catalunya. Este embalse de 136 hm3, y una superficie de lámina de agua superior a las 1.000 ha, fue inaugurado en 2015, y ha permitido pasar a dicha comunidad de una dotación de riego de 5.304 a 6.800 m3/ha/año.
  •  El Estany de Ivars y Vilasana se secó a mediados del siglo pasado, y se recuperó a partir del año 2005. Tiene una superficie de 126 ha y la profundidad media que no llega a 2 metros.
  •  Definición de ZEPAS (Zonas Especial Protección de las Aves) u otras figuras de protección ambiental en el proceso de transformación en regadío.
  •  Construcción de Plataformas logísticas, polígonos industriales, infraestructuras de transporte, etc..
  •  Crecimiento de zonas urbanas.

Fig. 3. Embalse de San Salvador, dentro de la zona regable del Canal Aragón y Catalunya.


Fig. 4. Estany de Ivars y Vilasana.

3. Dotación anual

La dotación anual y el caudal máximo a derivar se obtienen al aplicar a la superficie regable una combinatoria de cultivos. La dotación anual se expresa en m3/ ha /año en el punto de captación, y aquí se deben tener en cuenta las eficiencias de transporte/distribución y de aplicación a nivel de parcela.

La combinatoria de cultivos depende de condicionantes agroclimáticos, de los cultivos en regadío de zonas próximas, de la evolución de los precios de los diferentes cultivos, de la concesión de agua disponible etc...


Fig. 5. Definición de la combinatoria de cultivos, necesaria para estimar las necesidades de agua de riego.

Definir esta combinatoria de cultivos no es fácil, y evidentemente cada explotación presentará su propia combinatoria de cultivos. De hecho muchas explotaciones su combinatoria de cultivos se centra un muy pocos cultivos. A nivel individual, determinadas parcelas pueden presentar consumos más altos o más bajos que el conjunto de la zona regable.

En muchas comunidades de regantes no existen contadores de agua a nivel de parcela, por lo que no se puede realizar un seguimiento de la concesión a nivel de parcela, y esto se realiza a nivel de Comunidad de Regantes.

La acumulación de exclusiones de regadío, y parcelas regables que no son regadas o parcelas regadas con menores dotaciones, posibilita que determinadas parcelas presenten consumos superiores a la dotación media de una comunidad de regantes. Para evitar problemas en escenarios de sequía, la mejor solución pasa porque la concesión se cumpla en las diferentes parcelas de riego, y esto solo se puede conseguir con contadores en las fincas individuales.

4. Caudal máximo a derivar

Las zonas regables presentan sus necesidades de agua de riego más importantes en los meses de verano, dándose el valor máximo normalmente en el mes de julio. Esta caudal máximo a derivar coincide con el tiempo con el estiaje, y por esta razón esta variable puede ser más limitante que la dotación anual.

El caudal máximo a derivar se expresa en litros / seg, en comunidades más grandes m3 / seg, en el punto de captación. Si tenemos en cuenta la superficie regable se puede expresar como l/s/ha.

Según la combinatoria de cultivos las necesidades de los diferentes meses pueden presentar diferencias. En la figura siguiente se compara el porcentaje mensual de riego de 2 CR, una de riego de dotación plena (Urgell) y otra de dotación de riego de apoyo (Segrià Sud). Como se puede observar el riego de apoyo avanza las necesidades de agua, y presenta el máximo en el mes de junio.

Normalmente, cuanto menor es la dosis de riego, mayor es el porcentaje del volumen de agua que se concentra en el mes de máxima demanda.


Fig. 6 Ejemplo de consumos mensuales de 2 CR, una de riego de dotación plena (Urgell) y otra de dotación de riego de apoyo (Segrià Sud).