Posibles ahorros en la Comunidad de Vecinos España: 1.- En limpieza de chicle 23 millones de euros al año

189
0

Sobre el blog

J. L. González Vallvé
Director general de la Asociación Española de Empresas Gestoras de los Servicios de Agua a Poblaciones, AGA.

Blog asociado a:

  • El sobrecoste medio de la limpieza de chicles podría rondas los 500.000€ euros por millón de habitantes y año

Vistos:

-el eclipse de la gobernanza ideológico–política, que ojala fuera una muestra de la evolución de la especie, no necesitada mas de que unos manden para organizarnos a todos, como ya anticipo el maestro Garcia Calvo, mi profesor de latín, en su “Manifiesto de la Comuna Antinacionalista Zamorana”; cuando dijo: “ La Primera Obligación de todo Gobierno es disolverse".

-el lamentable deterioro del “contrato social”, que no parece ocurrir en otras sociedades más evolucionadas como por ejemplo la japonesa.

-el pasotismo colectivo, según el cual, lo más que podemos hacer, además de votar cada cuatro años, menú verdaderamente escaso, es o huelga o manifestación en colorines, o eso que algunos llaman “luchar” y que no consiste en mejorar individual y socialmente, sino en gritar, insultar, acosar, tirar adoquines y quemar contenedores.

Podríamos probar a gestionar nuestra convivencia como una Comunidad de Vecinos España, asumiendo cada uno su cuota y conociendo lo que cada vecino paga y recibe

Por ello, quizás podríamos probar a gestionar nuestra convivencia como una Comunidad de Vecinos España, asumiendo cada uno su cuota y conociendo lo que cada vecino paga y recibe, para que las “balanzas fiscales” no se queden en la milonga territorial y lleguen hasta la persona-vecino, ¡Quien con mas Derecho¡, ya que no parece caber el vivir fuera de la Comunidad, o ¿Cabe?, y escapando de ese reflejo comodón que siempre culpa a los demás de los males que nos suceden, recordando al respecto algunos detalles ligados a la naturaleza humana:

  • hay vecinos buenos y menos buenos y es muy conveniente convencer a los menos buenos de que sean buenos, lo que requiere la colaboración de todos, pero muy singularmente de los vecinos menos buenos.
  • hay inconvenientes irremediables individuales y colectivos y sin culpables sobre los que descargar nuestra ira como el frio, la fealdad, la lluvia torrencial, la estupidez o las polillas.
  • siempre ha habido tontos y codiciosos, timadores y timados por la “estampita” o por el “tocomocho”, sin que hubiera que indemnizarlos entre todos. “C’est la vie”

En consecuencia, intentare explicar, que en la Comunidad de Vecinos España, hay muchísimas cosas que podemos mejorar nosotros solitos y no yendo siempre unos contra otros y que unos ganen y otros pierdan, que, lamentablemente, es lo más frecuente, sino ahorrando para todos, “win-win” que dirían los modernillos.

Se suele decir que las comunidades de vecinos tienden a gastar más, porque lo que se ahorra, se ahorra no solo para mí, sino para todos, y lo que gasto lo pagamos entre todos, ¡Así es que a gastar¡.

Creo que esa consideración es una estupidez, si quemamos contenedores, ensuciamos la calle, o nos secuestran en zonas peligrosas vestidos de coronel tapioca, los arreglos, la limpieza y los policías, los pagamos entre todos, el llamado. “dinero público” no existe, es un oxímoron, es simplemente el nuestro, el de los vecinos, “administrado” por la Junta de propietarios, o sea los actuales gobiernos, para ser devuelto a los vecinos como servicios o bienes eficaz y satisfactoriamente, por ello el “peaje” público que pagamos a los administradores, solo se justifica en esa eficacia y satisfacción evaluada por los propios vecinos que son los que pagan.

Repasare varios capítulos donde la Comunidad de Vecinos España podría ahorrar buen dinero en muchas clase de gastos, hasta 300.000 millones de euros al año resultan de una primera y sencillita cuenta. Si, una barbaridad, que iré desgranando por partidas, unos, los mas, responsabilidad de la Junta o sea de los gobiernos, otros provocados por lo que ahora se denominan “elites extractivas” muy tragonas como ya anticipo el Mahatma Gandhi , pero también los hay de los vecinos normales y mucho mas de los “vecinos gorrones” o “vecinos sumidero”, eso sí mejorando todos un poquito más la educación, porfa.

Hoy comenzare por algo aparentemente insignificante y banal como es el Chicle.

Todos los pavimentos de nuestras vías públicas están cuajaditos de manchas de chicle escupidos por boquitas mal educadas, da igual que sea hormigón, asfalto, como las de la “glamurosa” 5ª avenida neoyorkina, granito rosa abujardado, mármol pulido de Macael, piedra de Colmenar, caliza de Villamayor o plaqueta cursi, pavimentos que curiosamente en España se cambiaban por término medio cada ocho años, menos con el plan E y mas con la crisis, y en Europa cada 15, parece que gastamos el doble, pero no solo es por el chicle.

La limpieza convencional se suele hacer con agua vaporizada a más de cien grados centígrados, siempre el Agua remedio de otros males, mezclada con productos de limpieza biodegradables y no contaminantes descomponiendo el chicle que se elimina con un potente cepillo, de forma que limpiar un espacio de 1.000 m2 supone entre tres y cuatro días de trabajo para un operario del servicio de limpieza

Cada vez que se tira un chicle en la calle, los vecinos tenemos que pagar 0,20€ para retirarlo del espacio público en el que ha quedado adherido 

Algunas ciudades españolas organizan jornadas mensuales maratón de limpieza de chicle con costes superiores a 50.000 Euros y hay marcas comerciales que limpian de chicles las zonas de acera próximas a sus establecimiento con costes estimados en más de 3.000€/mes

Un chicle es más o menos barato, entre 0,03 y 0, 05 Euros, pero su limpieza convencional cuesta cuatro veces: 0,20€ (en el mercado se anuncian métodos mas económicos). No pretendemos ilegalizarlos; no se rían, en Pekín, después de haber recogido 600.000 chicles en la Plaza de Tiannamen se han planteado hacerlo, en Singapur la multa es enorme y al reincidente se le envía a prisión y los vecinos de la Comunidad Reino Unido que parece funcionar bien, gravan el chicle con un impuesto que cubre la mala educación de algunos…

Limpiar el chicle también es un problema de tiempo: hacen falta 17 semanas para limpiar Oxford Street, pero en 10 días las aceras de esta conocida calle comercial londinense vuelven a estar llenas de chicles

Según los medios mejicanos; “En la Ciudad de México despegar un chicle cuesta 2 pesos 50 centavos, mientras que el precio del chicle más económico es de 50 centavos.., Un día de limpieza en el Centro Histórico del Distrito Federal, cuesta 2.800 pesos”.

de acuerdo con la información existente, se podría estimar que el sobrecoste medio que produce el escupido chicle hispánico rondaría los 500.000€ euros por millón de habitantes y año

Pero el chicle no es solo un problema de estética urbana, puede tener efectos adversos sobre la salud, pues pueden llegar a contener hasta 50.000 gérmenes transmisores de enfermedades como la neumonía, siendo muy difícil evitar que niños o animales entren en contacto con ellos si están en el suelo.

Cada vez que se tira un chicle en la calle, los vecinos tenemos que pagar 0,20€ para retirarlo del espacio público en el que ha quedado adherido .El ayuntamiento de Murcia estima que hay zonas de la ciudad con densidades de entre 18 y 25 chicles por m2, y que la limpieza supondría 1.5 millones de euros y 60.000 horas de trabajo, El Ayuntamiento de Barcelona dice gastarse medio millón al año en limpieza de chicles y tampoco acaba con ellos

No hay datos homogéneos ni rigurosos, pero, de acuerdo con la información existente, se podría estimar que el sobrecoste medio que produce el escupido chicle hispánico rondaría los 500.000€ euros por millón de habitantes y año, o sea, que si consiguiéramos que los vecinitos “bocazas” no escupiesen sin más el chicle para que lo limpiemos entre todos, la Comunidad de Vecinos España se ahorraría aproximadamente 23 millones de euros al año y ciertamente aunque fuera menos y por razones higiénico-sanitarias, también parece que merecería la pen
 

Comentarios