Connecting Waterpeople

Madrid Río: la conexión se ha roto

1.183
7
(4)
  • Madrid Río: conexión se ha roto

Sobre el blog

Jacobo Maldonado González
Socio de Entorno Producciones y Estudios Ambientales S.L. Desde 1988, especializados en Medio Natural y Educación Ambiental. Ingeniero de Montes Asociados a ASEMFO (Gerente: Arancha López de Sancho Collado)

En entradas anteriores hemos hablado más que sobradamente de los beneficios de la apertura de compuertas en Madrid Río y de cómo la naturaleza, con un leve empujón de las Administraciones competentes, nos ha hecho un gran regalo en tan solo dos años. Un corredor verde y azul de aguas corrientes y oxigenadas, natural, biodiverso y en rapidísima progresión ecológica hacia estados de mayor madurez y complejidad. Un pasillo natural que estaba permitiendo al Río Manzanares volver a ser un RÍO, desde el Parque Lineal del Manzanares, hasta el Puente de los Franceses. Ocho kilómetros de cauce que iniciaban su proceso de transformación hacia un río de lecho arenoso acompañado de un hermoso y complejo bosque de ribera de origen espontáneo, donde las comunidades de fauna acuática, terrestre y aérea transitaban a sus anchas a lo largo de Madrid Río.

En la primera semana de julio, se ha cerrado la presa nº 9, al Sur. Como una vuelta al pasado reciente 1,5 km del Manzanares, están embalsadas a fecha de hoy. El agua se ha estancado, está perdiendo a marchas forzadas su oxigenación, es oscura y mansa. La vegetación ha sido cortada o sumergida y el corredor vede que progresaba y evolucionaba hacia algo más bello y sistémico ha vuelto a desaparecer. La íntima conexión con la naturaleza y con uno mismo que produce ver fluir la corriente, la alegría de la vida que bulle tras la barandilla, el verde que nos relaja y nos calma, la diversidad de flora que nos regala notas de colores con el paso de las estaciones, las arenas blancas y doradas bajo el agua que nos devuelven un paisaje algo más primigenio, todo ello, en su conjunto, ha sido condenado y oculto bajo una lámina de agua gris y opaca.

La conexión se ha roto. El corredor verde y azul, el ecosistema río de aguas corrientes con bosque de ribera natural ha desaparecido en 1,5 km, los que van desde la presa nº 9 al Sur de Madrid Rio, hasta el “Puente del Tirabuzón” como le llamamos los vecinos. La causa señalada ha sido la existencia de un convenio con la Federación de Remo Madrileña para gestionar unas instalaciones existentes en este tramo y el uso para la práctica deportiva del mismo.

Después de grandes alegrías acompañadas de numerosos acciones mediáticas por parte del Ayuntamiento para celebrar el éxito del programa de naturalización, se toma la decisión contraria a los motivos que las ocasionaron. Parece como si al Ayuntamiento le hubiera dado un ataque de vértigo, o de pánico, ante el éxito conseguido y no supiera como disfrutar del regalo que la naturaleza nos ha hecho. O, simplemente, como si no lo hubiera comprendido.

Evidentemente, una Administración Local, no tiene sentimientos ni conocimientos. Son sus gestores los responsables de sus acciones. Es por ello que pensamos que o bien les han fallado los fundamentos para comprender la magnitud ecológica, los servicios ambientales, el capital natural de lo alcanzado y el incremento de lo que podría llegar a ser, o bien, que su carácter excesivamente administrativo les impide percibir, sentir, detectar o disfrutar de un río Manzanares en libre progresión ecológica hacia la madurez. Que visualicen lo que podría ser en un futuro no muy lejano podría ser como pedirle peras al olmo. La conexión entre políticos municipales y Madrid Río se ha roto. La gestión de Madrid Río requiere un alto grado de complicidad con la naturaleza, confianza en su capacidad de regeneración, inteligencia en los apoyos, capacidad de renuncia frente a otras opciones e incluso nadar contra corriente dentro de un grupo, un organismo o una Administración..

Consideramos que el problema no se resuelve con un debate dicotómico entre el deporte del Remo y sus practicantes por un lado y los vecinos amantes de la naturaleza por el otro. Probablemente ambos colectivos gustan de la práctica deportiva y del amor a la naturaleza. Es una manera de lavarse las manos y camuflar la ya señalada falta de conexión municipal. Es un debate mucho más profundo sobre el modelo de ciudad que queremos para vivir, sobre el bienestar y la salud ciudadana. Se trata de valorar el peso que se le da al bien común, a la propiedad, a los derechos de uso así como al predominio de los planteamientos a largo o corto plazo. De reconocer o no,  los beneficios que el contacto con lo natural, agua y “verde”, proporciona a los vecinos de las grandes ciudades...

Necesitamos unos gestores municipales que lideren con convicción el cambio en el Ayuntamiento hacia una ciudad más natural, saludable y habitable para la mayoría de sus vecinos, asumiendo la responsabilidad de sus decisiones, sin vértigo frente a los éxitos conseguidos y con personalidad y fortaleza para seguir caminando en esa dirección. Madrid necesita conectarse con la naturaleza: necesita recomponer su conexión con Madrid Río.

Comentarios