Hidroconta
Connecting Waterpeople
Idrica
ADECAGUA
MOLEAER
RENOLIT ALKORPLAN
AGS Water Solutions
ISMedioambiente
SCRATS
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Danfoss
STF
EMALSA
Sacyr Agua
Saint Gobain PAM
Schneider Electric
Red Control
Terranova
AGENDA 21500
Rädlinger primus line GmbH
Molecor
Kamstrup
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Minsait
HRS Heat Exchangers
Barmatec
Innovyze, an Autodesk company
TecnoConverting
CAF
Fundación Botín
J. Huesa Water Technology
DATAKORUM
Sivortex Sistemes Integrals
Baseform
Fundación Biodiversidad
Asociación de Ciencias Ambientales
Global Omnium
ONGAWA
Almar Water Solutions
KISTERS
Confederación Hidrográfica del Segura
Agencia Vasca del Agua
ICEX España Exportación e Inversiones
Ingeteam
Lama Sistemas de Filtrado
GS Inima Environment
Hach
AECID
ACCIONA
s::can Iberia Sistemas de Medición
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
TFS Grupo Amper
Gestagua
Amiblu
Consorcio de Aguas de Asturias
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Filtralite
Likitech
Hidroconta
Catalan Water Partnership
AMPHOS 21
ESAMUR
Aganova
Fundación CONAMA
Aqualia
NTT DATA
Grupo Mejoras
LACROIX
Vector Energy
NSI Mobile Water Solutions
Xylem Water Solutions España
TEDAGUA
FENACORE
VisualNAcert
Regaber
Laboratorios Tecnológicos de Levante
EPG Salinas

Se encuentra usted aquí

Resbala en la hoja, una gota translúcida: espejo orbital

Sobre el blog

Jacobo Maldonado González
Consultor Ambiental y pequeño empresario. Desde 1988, especializado en Uso y Gestión del Medio Natural, y Biodiversidad Urbana. Educador Ambiental. Ingeniero de Montes Asociado a ASEMFO. Asociación Nacional de Empresas Forestales.
  • Resbala hoja, gota translúcida: espejo orbital

Haikus hidrológicos forestales.

De acuerdo con la web "taller de escritores", el haiku es un género poético de origen japonés. Los haikus se escriben, según la tradición, en tres versos sin rima, de 5, 7 y 5 sílabas, respectivamente. Suelen hacer referencia a escenas de la naturaleza o de la vida cotidiana, y a menudo incluyen un kigo, que nos es otra cosa más que una palabra con referencias a una época del año. Las sílabas en poesía se cuentan cómo nos enseñaron en el “cole”. Influyen, entre otras cosas, la acentuación de las palabras y los inicios y finales con vocales.

En un esfuerzo por sintetizar ideas, emociones, imágenes y todo aquello que puede expresarse a través de la poesía, acometo la osadía de publicar algunos haikus con mi temática preferida: los bosques y el agua. Son el inicio de mi retorno a este blog de iAgua, olvidado durante más de un año. Espero que las experiencias y aprendizajes que he tenido durante este periodo profesional alimenten los contenidos del mismo en el futuro.

Desde el punto de vista de la comunicación y el aprendizaje, hacer de conceptos e ideas un haiku nos obliga a reflexionar sobre el núcleo de los conceptos a transmitir, así como a visualizar el mensaje para hacerlo más eficaz. Es muy probable que el micropoema se nos olvide al día siguiente, pero la idea echará raíces nuevas entre nuestros saberes y crecerá interaccionando con otros recursos, elementos e ideas para reajustar conocimientos y relaciones.

Mi primer encuentro con los haikus fue hace unos quinquenios en Burgos, donde en una actividad de la Asociación ARBA, se nos propuso al público participante, un taller de redacción con motivos conservacionistas. Recientemente he descubierto que es una actividad de gran interés para que personas mayores nos trasladen sus emociones y experiencias al mismo tiempo que descubren el gran potencial poético que les proporciona su larga experiencia vital.

Ya, sin más preámbulos, os dejo algunos ejemplos esperando que si os animáis a hacer algún comentario lo hagáis a través de vuestro propio haiku.

Goteo suave.
Cosquillas de llovizna.
Ríe el abedul

La luna llena.
Escarcha en el prado.
El bosque húmedo.

En la ribera,
sumerge la alameda,
amplia raigambre

Bellotas dulces,
con aguas otoñales
¡La montanera!

Resbala en la hoja
una gota translúcida,
espejo orbital.

Gota que estalla,
sobre grieta de arcilla.
Aguas terribles.

Se aprovecha
el agua del cielo,
en la dehesa.

Quitameriendas,
o la espantapastores
Llegó el otoño.

Crece frondoso,
abrigado en la umbría,
el viejo hayedo.

Sembré el verano.
Me transformé en semilla.
Con agua: ¡Vivo!

Lo dicho, un abrazo y espero que hasta pronto.