Aqualia
Connecting Waterpeople

Ama, ríe, vive: estado del arte de la Presa de Mala - Lanzarote

  • Ama, ríe, vive: estado arte Presa Mala - Lanzarote

Sobre el blog

Jaime J. González Gonzálvez
Geógrafo contemplativo de presas. Una visión de las obras hidráulicas y no simples definiciones (Gran Canaria / Islas Canarias). Información al público, educación y crítica creadora. © textos y fotografías
ABB

No hay duda de que construir presas para el español es algo espontáneo; corresponde  a una radical actitud ante su cosmos (CNEGP, 1970).


Presa de Mala (JG)

Una sola gran presa tiene la isla de Lanzarote (846 Km²) en su fácil geografía: con un desolado paisaje de extrema sequedad salpicado por un gran número de conos volcánicos y dos macizos en sus extremos (Famara y Ajaches). Y al Norte el Archipiélago Chinijo, con sus playas, roques, volcanes, bichos y jeeps. La Presa de Mala (1975), patrimonio público construido que en poco tiempo cumplirá 50 años en el territorio, es un escenario de confrontación entre la sociedad y la administración insular. Estado del arte.  

En el bloque antiguo de Famara (T.M. de Haría) se construyó en los años 70 del siglo XX una presa de hormigón en el Barranco del Estanque (Valle del Palomo), con proyectos de 1970 y reformado de 1974.  Autor: Saturnino Alonso Vega, ingeniero de las grandes presas de Tirajana o Parralillo en Gran Canaria. Es incuestionable que estamos ante otra magna presa de las Islas Canarias que se ofrece con todos sus misterios a cualquier espectador con la primera mirada, aunque hace décadas que 'La Mala' se convirtió en un mirador exprés de su estructura, una presa madura; del valle encajado del estanque, estéril paisaje barrido por los Alisios; y del arte grafitero sobre el muro de hormigón (arte espontáneo, crítico, efímero, urbano). Patrimonio de todos. 


La Mala desde Mala (JG) Ama, Ríe, Vive

Durante su construcción La Mala fue incluida en 1973 en el Inventario de presas españolas del Ministerio de Obras Públicas. Aquella primera ficha de la obra es muy interesante porque se añadió una simulación del muro de presa en el lugar escogido para cerrar el Barranco del Estanque. Una visión fotográfica desde aguas arriba del muro y de su perfil, ubicada allá en lo alto, visible desde Mala. Además, se añadió por primera vez en un inventario de grandes presas su sección tipo, a fin de incrementar el acervo de sus datos: presa de gravedad, altura con cimientos (37 m), longitud de coronación (118 m), capacidad del embalse, ancho de coronación, taludes, etc.  

  

Inventario de grandes presas españolas de 1973 (MOP)

 En 1995 la Dirección General de Aguas del Gobierno de Canarias llevó a cabo el Estudio de adecuación ambiental y seguridad de presas en el Archipiélago Canario. Consideraron que el agua, un bien escaso, conlleva "la conservación y mantenimiento en óptimas condiciones de las grandes presas". Los objetivos eran sencillos: conservación y vigilancia para asegurar el buen estado de las presas de embalse en el tiempo, manteniendo su funcionalidad sin que se produzcan daños a personas o bienes debido a fallos en su explotación; y acciones necesarias para que las presas no constituyan afecciones graves sobre el medio ambiente, sino por el contrario, convertirse en espacios naturales de disfrute y recreo de nuestra sociedad. No se registraron actuaciones específicas de seguridad y de carácter medioambiental para la Presa de Mala, aunque si se asignó una valoración económica. Ama, ríe, vive. 


Galería superior Presa de Mala (JG)

A principios de la década de 2000 la Dirección General de Aguas del Gobierno de Canarias preparó dos inventarios de las grandes presas de Canarias: uno con datos generales y el otro enfocado a la explotación y seguridad de las presas. Posteriormente elaboró un Reglamento de seguridad de grandes infraestructuras de almacenamiento de agua de Canarias (2005) que nunca salió del cajón. En los dos inventarios las características generales de la Presa de Mala son los datos del Inventario de Presas Españolas de 1991 y el perfil tipo del inventario de 1973.  En el inventario sobre el estado de la presa se registró, a modo de síntesis, que el titular era el Cabildo Insular de Lanzarote y el Ministerio de Medio Ambiente; que La Mala no estaba operativa; que la coronación estaba aceptable; que los paramentos, las comunicaciones y los accesos eran deficientes; y todo lo demás sin datos (cimentación, auscultación, drenaje, desagüe de fondo, aliviadero, etc.) También se incluyó que la presa no estaba en explotación; que no existía ningún proyecto de adecuación (pero lo habría a corto plazo); que no había operaciones de control (auscultación, filtraciones, volumen embalsado, etc.); y que en la evaluación del riesgo potencial de La Mala no había ningún elemento aguas abajo de la presa salvo viarios (se olvidaron del estanque que da nombre al barranco). Y por último, que la presa no tenía archivo técnico ni se estaban desarrollando actuaciones complementarias sobre algún elemento de la presa para garantizar la seguridad de La Mala según el estado actual de la misma (recuerden, para la administración su estado era no operativa). Ama, ríe, vive.

Publicidad

Permítaseme hacer una observación personal: es incuestionable que una gran presa que permanece cerrando el barranco está en explotación, aunque el agua vierta por el aliviadero, por la coronación o permanezca almacenada, se evapore o se infiltre en el terreno. Otra cosa es que su titular no esté en explotación, lo que es malo. Y con La Mala, lo malo existe. Ama, ríe, vive.


La Mala vista desde aguas arriba ladera izquierda (JG)

El Consejo Insular de Aguas de La Gomera encargó en 2008 el proyecto de reparación y puesta en servicio de 10 grandes presas públicas. El éxito de ese trabajo insular llevó a la Dirección General de Aguas de Canarias a encargar la redacción del estudio Evaluación de los requerimientos de control y auscultación de las presas del archipiélago y la determinación de los elementos necesarios en cada una de ellas (2009), con el objetivo de retomar la buena gestión y control de las grandes presas. Otra observación personal: a los ojos del lector la frase retomar la buena gestión y control de las grandes presas debe entenderse como una quimera para La Mala (y también para otras muchas presas canarias). Y lo es, por eso añado otra vez el grafiti "Ama, ríe, vive".


Muro de presa, escalinata, obras auxiliares, escombros y barandilla de seguridad (JG)

En el informe sobre la Presa de Mala del estudio de 2009, los ingenieros lo primero que destacaron fue su acceso a la misma a través de una pista de tierra que parte de Mala y alcanza la coronación de la presa, así como la existencia de la escalinata de acceso a las galerías y al pie de la obra. Posteriormente describen el cuerpo de la presa (gravedad, planta recta, altura aproximada de 30 m sobre cauce, de hormigón, con una coronación de 3 m de ancho y 120 m de longitud con barandilla de seguridad en sus extremos, y detalles de los paramentos), donde incluyeron el perfil tipo de 1973; los órganos de desagüe (dos desagües de fondo, 3 tomas y el aliviadero central de dos vanos con canal de descarga y trampolín de lanzamiento) y las características de las 3 galerías; el sistema de drenaje (desconocido); la auscultación (no apreciaron ningún sistema de auscultación); y las comunicaciones y sistema eléctrico (sin energía eléctrica pero con cobertura de telefonía móvil). 

Respecto al estado de conservación de la presa, se registró en 2009 que la pista de tierra se encontraba en buen estado; que los accesos peatonales eran practicables a pesar del aparente estado de abandono de La Mala, con vegetación y escombros; que la presa tenía problemas de filtraciones (las visibles en las galerías, paramentos, juntas de hormigonado y contacto obra-terreno, y las que no se ven pero aparecen aguas abajo del muro); que la coronación estaba en buen estado, salvo las barandillas de seguridad, cuyo estado suponía un peligro; que se estimaba que la altura de los acarreos sobre el cauce era de unos 10 m; que tanto las válvulas de salida de las tomas como las del desagüe de fondo llevaban sin funcionar mucho tiempo, inservibles; que el aliviadero no estaba en mal estado, pero tanto el canal de descarga como el trampolín de lanzamiento tenían vegetación; y que desconocían el estado del sistema de drenaje. A diferencia de lo expuesto en la ficha de principios de 2000, en 2009 se estimó que aguas abajo de la presa se ubica el núcleo de población de Mala, con viviendas y servicios esenciales como la carretera LZ-1. También asignaron una valoración económica para actuaciones dirigidas al acondicionamiento de la presa, su auscultación y drenaje.  

Desconozco por qué el Cabildo Insular de Lanzarote (- Ministerio de Medio Ambiente) ha sido incapaz de sustituir las barandillas de seguridad en las ultimas tres décadas (¡30 años!) por unos buenos pretiles de fábrica con altura y grosor suficiente para que los deportistas puedan seguir cruzando al otro lado; para que los propios y extraños podamos observar el paisaje de Mala desde el centro del muro; para leer los grafitis con seguridad; para que los niños puedan caminar solos por la coronación los días con viento, y todo lo demás que hacemos la sociedad cuando visitamos La Mala para contemplar su geografía, la de una presa pública abandonada a su suerte por los políticos y sus funcionarios. Malo. Ama, ríe, vive.


De paseo en La Mala (Imilce)

Nunca te olvides, somos los arquitectos de nuestra vida. TQP 

Por último, y parafraseando al Ingeniero Jefe de Obras Públicas de principios del siglo XX, si los concesionarios de las grandes presas de titularidad privada deben cuidarlas, teniéndolas siempre en buen estado de conservación y uso, porque es la administración pública la que debe examinar (vigilar) las condiciones de su conservación y autorizar la ejecución de los trabajos necesarios para que se mantengan sus condiciones constantemente bien, cabe preguntarse lo siguiente: ¿por qué algunos Cabildos Insulares no tienen sus grandes presas en buen estado de conservación y uso y mienten sobre las condiciones de su conservación o no llevan a cabo los trabajos necesarios para que se mantengan sus condiciones constantemente bien?  No hay duda de que explotar presas para las administraciones canarias es algo espontáneo; corresponde a una radical actitud ante su cosmos. Ama, ríe, vive.

Expresión personal.


Ama, ríe, vive (Imilce)

Gracias Imilce, me gusta mucho esta foto.

Te puede interesar