Minas de agua en Tauro: Aguas abajo de las presas de Tauro Alto #GranCanaria

251
6

Sobre el blog

Jaime J. González Gonzálvez
Geógrafo contemplativo de presas. Registro, documentación e historia del diseño y construcción de Grandes Presas de embalse (Gran Canaria / Islas Canarias) Información al público, educación y crítica creadora. © textos y fotografías
  • Minas agua Tauro: Aguas abajo presas Tauro Alto #GranCanaria
    Presa Charco del Embudo (JG/CC)

Registra el maestro Francisco Suárez Moreno en su magnífico libro Minas de Agua en Gran Canaria (2014) la existencia de una mina de agua activa en Tauro Alto, en el interior de un territorio lejano, montañoso y despoblado. Ahora bien, junto a la finca construida en Tauro Alto, en el interior del Barranco de Tauro, sólo hay dos viejos muros de presa: la Presa Vieja y la Presa Charco del Embudo. No hay minas en Tauro Alto aunque si parece que hubo minas aguas abajo, en la costa, para el riego de las fincas rústicas conocidas como "El Cortijo de Alzola". ¡Naturaleza e historia!


Localización de las presas en Tauro Alto (EP)

En el inventario de Bienes Inmuebles de Interés Etnográfico del Cabildo de Gran Canaria -la Carta- aparecen registradas las dos presas construidas en Tauro Alto, pero muy mal documentadas. Así, la Presa Vieja aparece registrada como una decantadora o filtro (?), del siglo XX (antigüedad) y sin nombre (topónimo). Respecto a la Presa Charco del Embudo la Carta Etnográfica la registra con la variante Presa del Embudo, de piedra y cal, del siglo XX (antigüedad) y que es una presa de "grandes dimensiones". Unas observaciones personales: ambas fichas de la Carta aportan una información muy pobre de nuestra historia, de nuestra realidad; carecen de alma, filosofía y arte.


Muro de presa construido en Tauro Alto

En 1932 el Ingeniero hidráulico Luis Jiménez Neyra visitó Tauro Alto para la toma de datos de cara a la redacción de un proyecto de cinco presas escalonadas en las cerradas Cañada de las Palmas, Las Barranqueras, Charco del Embudo, Presa Vieja o de los Patos y Corral de los Paulinos. En el momento de la visita ya existía la Presa Vieja o de los Patos, registrando el ingeniero en la memoria del proyecto la existencia de este muro desde época inmemorial para el riego de la finca. Respecto a la Presa del Charco del Embudo, en 1932 era un muro de presa de mampostería con seis metros de altura sobre cauce y que posteriormente quedó dentro de la presa construida con 13 metros de altura sobre cauce, 62 metros de longitud de coronación, de gravedad, planta curva y de mampostería [no es de hormigón tal y cómo dice el Consejo Insular de Aguas de Gran Canaria en su inventario de presas de 2010]. Charco del Embudo tiene más de 64 años de explotación según su Acta de Reconocimiento Final, pero más de 84 años si tenemos en cuenta que tiene en su interior el viejo muro de presa que se había construido con anterioridad a 1932. Ahora podemos decir que Charco del Embudo es una presa de grandes dimensiones, porque tiene historia, alma, filosofía y arte.        

                                                                                                                                                                                                                                                                            


Perfil tipo del Charco del Embudo (1932)

Los opositores al proyecto de las cinco presas escalonadas expusieron que las fincas rústicas del "Cortijo de Alzola" se localizaban en lugar inferior al de las presas y que para el riego directo de los terrenos o su almacenamiento en estanques contaban en ambas márgenes del barranco con varias madres o atajadizos para la derivación de las aguas discontinuas del cauce mediante acequias o atarjeas en tramos de obra y en tramos excavados en tierra. Y que las fincas cuentan, además de las aguas superficiales, con las que afloran en unos pozos y en unas minas de más de ciento cincuenta metros de longitud, situados los pozos dentro de las fincas, a más bajo nivel que el lecho del barranco, y corriendo las minas por el subsuelo de dicho lecho. 

Las acequias y atarjeas que citan los opositores a las presas de Tauro Alto debieron de ser construidas entre un sitio que vulgarmente se conocía en 1932 como La Atarjea hasta el llano que dicen El Platero y desde ahí hasta las inmediaciones de la Playa de Tauro. En el verano de 1932 una inspección ocular de la superficie del lugar registró entre El Platero y la costa la existencia de un pozo situado a unos catorce metros de distancia del cauce ordinario y con una profundidad de 18 metros hasta tocar el agua. Un pozo sin maquinaria de ninguna clase y únicamente tiene en la boca dos vigas de madera, con algunas tablas viejas que no la tapan más que en una pequeña parte. Todo apunta a que las minas de agua del "Cortijo de Alzola" están entre  El Platero y la primitiva Playa de Tauro.

¡Naturaleza e historia de las guerras del agua en los campos de batalla de sus estructuras: minas y presas!  

Expresión personal.

Comentarios