Aqualia
Connecting Waterpeople
CETA2020
Consulta el avance del programa y compra ya tu entrada con descuento.

¿Por qué en Gran Canaria los romanos no legitiman nuestro patrimonio hidráulico?

5
322
  • ¿ qué Gran Canaria romanos no legitiman nuestro patrimonio hidráulico?

Sobre el blog

Jaime J. González Gonzálvez
Geógrafo contemplativo de presas. Una visión de las obras hidráulicas y no simples definiciones (Gran Canaria / Islas Canarias). Información al público, educación y crítica creadora. © textos y fotografías
· 322
5

A pesar del valor histórico que tienen muchas obras hidráulicas, a su antigüedad desde su diseño y construcción, al arte que presentan por sus cualidades de diseño y relación con el entorno, y en muchos casos, a su continuidad de uso, en Gran Canaria no se ha declarado Bien de Interés Cultural (monumento de ingeniería) ningún estanque, cantonera, mina, túnel de transvase (p.e., la Mina de Tejeda), tubería, canal, presa de embalse, galería, pozo, tomadero, presa de derivación o un conjunto de obras (principal, complementarias y auxiliares). La función pública mutiló el Estanque de los Ingleses en Gáldar hace poco y hoy hace lo mismo con la Tronera de la Cuarta del Agua. Aunque en Gran Canaria se construyeron más de 7.000 obras hidráulicas, especialmente durante la batalla del agua en el sXX, la función pública y la indiferencia de los arqueólogos las están eliminando a un ritmo preocupante.

Afirma el Ingeniero de Caminos y Catedrático de Urbanística José Ramón Navarro Vera [Los Ingenieros de Caminos y el patrimonio de la ingeniería: de Alejandro Millán a José A. Fernández Ordoñez. Revista Ingeniería y territorio, ISSN 1695-9647, Nº. 92, págs. 12-19, 2011] que «ya no hay centros que legitimen una cultura patrimonial, ahora hay que construirla día a día, lo que exige un proceso abierto y riguroso de elaboración y reelaboración mediante el diálogo y la confrontación con instituciones, individuos o grupos». Es incuestionable la falta de legitimidad que tienen los políticos y los arqueólogos con nuestras extraordinarias obras hidráulicas, cuando siguen generando admiración, interés y fascinación a propios y extraños. Menos mal que son obras portentosas y no hace falta que las declaren BIC para reconocer su valor cultural; pero otra cosa es eliminarlas, porque su destrucción no es una actuación aislada, sino un acontecimiento histórico que debe ser recordado.

¿Por qué en Gran Canaria los políticos y los arqueólogos no legitiman nuestro patrimonio hidráulico: obras y documentos?

El orden de batalla del Cabildo Insular con el patrimonio histórico de Gran Canaria, en los últimos 30 años, es el siguiente: arqueológico, arquitectónico, los oficios y las tradiciones cívicas y religiosas (porque según los funcionarios «constituyen los valores más interesantes del patrimonio etnográfico»), el artístico mueble, y en último lugar, el patrimonio etnográfico (aquí es donde se incluyen las obras hidráulicas).

Estanque circular del siglo XIX 

Mis proposiciones para declarar Bien de Interés Cultural a varias grandes presas construidas en Gran Canaria han desenmascarado desde 2011 el presupuesto ideológico y epistemológico que existe en el Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo Insular, cuyos técnicos -arqueólogos y antropólogos que se autodenominan LA UNIDAD- no quieren que las obras hidráulicas sean declaradas MONUMENTOS DE INGENIERÍA. Repito: hasta la fecha no hay bienes declarados BIC por su carácter exclusivamente hidráulico: obras hidráulicas de almacenamiento, captación o trasvase. Sólo desde el Cabildo Insular de Gran Canaria se puede enmendar, reconsiderar y modificar las extrañas tergiversaciones que 'los técnicos funcionarios' incluyeron en sus informes para dar sentido desfavorable a lo solicitado. Los políticos del PP y Nueva Canarias firmaron todos los documentos sin escuchar al ciudadano. La historia solo conoce hechos.

El magnífico reportaje del investigador y periodista Yuri Millares -LAS PRESAS, ‘JOYAS DE LA CORONA’ SIN RECONOCIMIENTO (PELLAGOFIO nº 66, 2ª época, julio/agosto 2018)- es una visión, no una definición, de lo dicho hasta ahora en este artículo de opinión, al afirmar que empezé en 2011 proponiendo como BIC la primera presa de embalse pública construida en Gran Canaria entre 1936 y 1945: la de Cuevas Blancas. La respuesta fue un informe desfavorable del técnico con el argumento de que no está comprobada la construcción de la cimentación. Y ello pese a que aportó como documentación informes técnicos públicos y un sondeo mecánico del SGOP (Servicio Geológico de Obras Públicas) que demuestra la construcción de la cimentación. También aportó un perfil tipo dibujado por la propia constructora de la presa Entrecanales y Távora. Los arqueólogos mintieron, los políticos firmaron y la realidad es la que es: 500 años de cultura del agua sin reconocimiento con la máxima figura del patrimonio histórico español. Incluso tenemos un estanque de bóvedas múltiples en Gran Canaria.

Sala de impulsión del Pozo Piletas

Para que el Cabildo de Gran Canaria incoara las Presas del Pinto (las antiguas y singulares Presas de Arucas), con el objetivo de que puedan llegar a ser declaradas BIC por el Gobierno de Canarias, tuve que presentar una queja en el Diputado del Común ante la pasividad de los funcionarios (la famosa UNIDAD de arqueólogos). Agotaron todo el plazo de tiempo que les fue concedido por el defensor del ciudadano para responder y luego incoar (un año). Y el Gobierno de Canarias no las declarará Bien de Interés Cultural porque la decisión también la toman los políticos y los arqueólogos.


Camino de coronación de la Represa de Arucas

La Carta Etnográfica de Gran Canaria (inventario o catálogo de elementos de valor etnográfico) no tiene una mirada atenta con las obras hidráulicas construidas durante la antigua Agricultura. Los ‘expertos’ no tuvieron una educación de la mirada durante el trabajo de campo con las estructuras hidráulicas que permitieron en el siglo pasado el desarrollo de la Gran Canaria: un oasis en el desierto del Océano. Respecto a los catálogos de protección municipal, qué valor tienen para las actuaciones de la función pública en el territorio cuando el de Tejeda deja fuera la Mina de Tejeda (500 años) y sólo incluye el manantial; o el de Firgas, no incluye sus presas más antiguas, como p.e., la antigua Presa de la Marquesa (con más de 90 años).

Por último, los políticos y arqueólogos de Gran Canaria tampoco reconocen el valor cultural que tiene el patrimonio documental de nuestras obras hidráulicas (y que también es patrimonio histórico). Cientos de proyectos de grandes presas que no fueron construidas (expedientes finalizados) siguen almacenados en el Consejo Insular de Aguas de Gran Canaria y no son trasladados al Archivo General del Cabildo de Gran Canaria para su correcta conservación; pese a lo escrito por un funcionario de ese oscuro organismo al Diputado del Común hace unos años: se ha contactado con el Archivo General para trasferir todos los expedientes administrativos (finalizados) a fin de que sean controlados y fiscalizados por ese Servicio especializado, y actúen según su protocolo de consulta y acceso al Patrimonio Documental Canario, a fin de favorecer el conocimiento y difusión del mismo. He aquí que no han trasladado ninguno desde el 25 de abril de 2017, bajo el signo político de NUEVA CANARIAS. En fin, prefieren que sigan almacenados. Tampoco han trasladado el Proyecto de la Presa de San Lorenzo (1902), del ingeniero Juan León y Castillo, y que está fuera de explotación desde 1988, desde el Consejo Insular de Aguas al archivo de la Casa Museo León y Castillo. Con esto está dicho todo. Expresión personal.

Montañeta del Sifón

Comentarios