Aqualia
Connecting Waterpeople

Tato Gonçalves: La profundidad de lo construido en la exposición AGUAS DE LA CALLE

  • Tato Gonçalves: profundidad lo construido exposición AGUAS CALLE
    Escalinatas Presa de Soria

Sobre el blog

Jaime J. González Gonzálvez
Geógrafo contemplativo de presas. Una visión de las obras hidráulicas y no simples definiciones (Gran Canaria / Islas Canarias). Información al público, educación y crítica creadora. © textos y fotografías

Dicen que el Arte ha tenido la virtud de eternizar el momento en que se realiza y que las personas de especial talento podrán elevar la Fotografía a la categoría de 'Arte'; y que es bella toda obra hidráulica cuya contemplación produzca agrado o admiración. 

Parafraseando a José Ortega y Gasset, Aguas de la calle tiene el poder mágico de mezclar las cosas, como por ejemplo el agua y las obras hidráulicas; y las construcciones del agua no sólo son estructuras de uso, también son estructuras de expresión


Aguas de la calle (César Kano)

La escalinata de la Presa de Soria, y las huellas visibles de aquella primitiva escalinata de su construcción en los sesenta (siglo XX), es la escultura en zigzag del ranchero Juan Ramírez. Bajé y subí varias veces con él por las escalinatas ejecutadas bajo el signo de Franco, pero lo hicimos sin arnés, casco y fotógrafo de prensa. Fueron visitas de contemplación, investigación y comprensión: a solas con el maestro. Era otra época, cuando desde el punto de vista estético las obras hidráulicas eran desconocidas para la gran mayoría de la gente, aunque el camino de coronación de Soria siempre ha sido uno de los mejores miradores del pináculo central de Gran Canaria. También lo es la Presa de Chira, hasta que el Cabildo Insular de Gran Canaria nos prohíba el acceso a sus grandes presas: siempre visitadas por votantes y extraños para contemplar paisaje y Naturaleza. La escalinata de Chira también forma parte de la exposición, en contacto con la presa y el terreno.

Las obras hidráulicas eran desconocidas para la gran mayoría de la gente

Sin embargo, durante la primera década Chira-Soria (11-21) el desarrollo de las redes sociales ha permitido la contemplación digital, y la física (visita), de muchas obras y manifestaciones, portentosas y singulares, construidas o ejecutadas en la Gran Canaria: estanques, minas de agua, presas de embalse, canales, pozos, galerías, cantoneras, túneles de trasvase, tomaderos, escombreras, canteras, edificios, ruinas, caminos de servicio, etc. Hay miles de obras hidráulicas en la isla, y miles de ellas siguen manteniendo los atributos expuestos por Vitrubio: firmitas, utilitas, venustas (sólidas, útiles y hermosas). Ahora bien, no todas las obras hidráulicas son hermosas, pero el trabajo fotográfico de los que saben crean obras de arte hermosas, útiles y sólidas. He aquí, pues, una pequeña colección del 'mundo hidráulico' que nos expone, en la actualidad, Tato Gonçalves fotógrafo.


Estanque en cueva de San Rafael (Foto Tato Gonçalves)

Su magnífica fotografía del estanque en cueva de San Rafael (Telde), talento fotográfico del artista, nos aporta de golpe el sentimiento de la cueva y la monumentalidad maciza y duradera de sus formas: suelo, techo, pilares, escalinata y paredes. Y también el tiempo (escombros), porque el tiempo supera al espacio. Sin embargo, sus pilares siguen siendo arquitectura de una dignidad indescriptible, poderosas esculturas de la gravedad interior. Este estanque cueviforme del pasado, ejecutado por aquellos buenos maestros de la construcción y en destrucción constante por los malos políticos de hoy, es ¡una obra digna de admiración! La fotografía del artista lo dice todo.

Todo lo construido por el agricultor, para almacenar, captar o trasvasar el agua, tiene su máxima expresión en las grandes presas de embalse, de ahí que Tato Gonçalves nos aporte en su exposición la esencia de la altura de Soria, la ordenada sillería con vegetación de Chira o la antigüedad de las manchas de cal de la potente Presa de las Garzas (la Presa del Regante). Un blanco y negro de la antigua Agricultura donde la mampostería y el hormigón le confieren a cada fotografía el paso del tiempo.

Historia de la Presa de Las Garzas. Dicen que una gran presa es una construcción única bien visible [sobre cauce] e invisible [sus cimientos]. La Presa de las Garzas es un buen ejemplo. El Proyecto de 1921 fue tramitado a instancia de Doña Elvira Jiménez, Viuda de Hernández. La concesión fue otorgada en 1924. Se desconoce al autor del proyecto (sin localizar), pero sabemos que se diseñó una presa de gravedad con perfil esbelto de 32 m de altura sobre cauce, fábrica de mampostería, planta curvada y con talud interior vertical y el de aguas abajo escalonado. Además, en la Memoria se añadió una descripción detallada de la geología de la cerrada y márgenes del barranco, pero sin realizar sondeos. En 1934 el ingeniero Leonardo Nieva registró en un informe de Obras Públicas que hasta la fecha se había ejecutado toda la cimentación, la sección completa de los 13 m inferiores y la sección muy reforzada de los 7 m que le siguen. Es decir, 20 m de altura sobre cauce. Además, recogió el dato de que en su cimentación se había profundizado hasta 16,50 metros, cuando en el proyecto no figuraba más que un metro de cimentación. En 1934 el ingeniero José Bosh Millares llevó a cabo un Proyecto Reformado donde añadió un perfil tipo de la presa ejecutada y lo que faltaba por construir, resaltando los ‘tremendos cimientos del muro’ y que se había suprimido el escalonado del proyecto de 1921. En el perfil tipo se dibujó a mano lo ejecutado (se desconoce el autor), siendo el talud de aguas abajo de 0,66. La presa se terminó antes de 1944 y la Comunidad de Regantes la adquirió en 1945 (Presa del Regante). 

Algunos historiadores dicen que fue la Comunidad la que terminó la obra, pero los documentos históricos dicen lo contrario. La Presa de Elvira, con sus 48,5 metros de altura con cimientos, tiene en la foto de Tato Gonçalves el peso de su Historia. Esas incrustaciones de cal lo dicen todo. 


Presa de las Garzas (Foto Tato Gonçalves)

La exposición AGUAS DE LA CALLE, ahora en la Casa-Museo León y Castillo (Telde), debe ser contemplada por todos, votantes o extraños. Aquí o allí. Porque ya lo dijo Tales de Mileto: "Lo mejor de todo es el agua".


Juan Ramírez ranchero de la Presa de Soria (JG)

El maestro de la única presa bóveda construida en las Islas Canarias llegó a la cerrada en 1958 con 18 años y durante una vida bajó y subió los 600 y pico escalones que tiene la hermosa escalinata de Soria. Siempre me dice que la presa sólo pierde por los riscos, de ahí que uno se empape por completo en esas zigzagueantes escalinatas pegadas al risco derecho del muro cuando su carga de agua es "singular" [entre 75 y 91 metros de muro]. Hay que resaltar que Soria es una magna bóveda que siempre tendrá muchísimo hormigón sediento de embalse [desde 92 m a 120 m de muro]: aunque ejecuten una "caverna ingrata" para muchos votantes de la Gran Canaria.

Expresión personal.


Presa de Soria (Tato Gonçalves)