Connecting Waterpeople

Visita a la rotura de la Presa de Granadillar y otras obras hidráulicas con historia

1.010
(3)
  • Visita rotura Presa Granadillar y otras obras hidráulicas historia

Sobre el blog

Jaime J. González Gonzálvez
Geógrafo contemplativo de presas. Una visión de las obras hidráulicas y no simples definiciones (Gran Canaria / Islas Canarias). Información al público, educación y crítica creadora. © textos y fotografías
Bentley Systems

El artículo más visto del blog hasta la fecha sigue siendo el de la Primera rotura de una gran presa en España en el sXX: ¿Dónde? en Gran Canaria #Canarias [Presa de Granadillar]. Tras las exitosas visitas realizadas en 2017 a las presas de Cuevas Blancas y las Niñas, Turcón-Ecologistas en Acción organizó con profundo interés una visita técnica y cultural a los restos de la Presa de Granadillar en el Cortijo de San Gregorio [Las Palmas de Gran Canaria]. Así pues, 40 personas con poderoso afán de conocimiento recorrieron la cuenca vertiente de Granadillar observando y analizando todas las obras hidráulicas visibles a su paso: canales, tuberías, estanques, presa y lo demás. En esencia, los senderistas descubrieron un espectáculo de obras hidráulicas lejanas y cercanas, con tiempo e historia, en el interior del 'campo urbano' de la magna ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. 


Presas de Tenoya

La visita comenzó con la visión lejana desde lo alto de las Presas escalonadas de Tenoya. La presa inferior (1963) es de gravedad, planta recta y con 24 m de altura sobre cauce. Su fábrica es de mampostería con mortero de cal. Tiene un simple agujero abierto en la roca como aliviadero pero su pretil de aguas arriba tiene un cierto perfil hidráulico para favorecer el vertido por coronación.  


Presa inferior de Tenoya

La presa superior de Tenoya (1960) es de gravedad, planta curva y con 35 metros de altura sobre cauce. Su perfil quebrado es singular: su parte inferior, más vertical que la superior, tapona el cauce estrecho de la cerrada. Es una 'presa vertedero' de mampostería con mortero de cal que tiene una mayor antigüedad que la presa inferior. Su proyecto es anterior a 1930, año de su concesión. Se diseñó con 24 metros de altura sobre cauce en el Barranco de Lezcano pero en plena ejecución de las obras la Comunidad de Propietarios y Regantes de las Aguas del Valle de Tenoya solicitó autorización para elevar el muro hasta los 42 metros. Se construyó hasta los 35 metros de altura por las grietas y 'cuevas de picón' que hay en la ladera derecha del muro a la altura de la coronación. La Comunidad renunció a la ejecución de los últimos 7 metros autorizados. Por consiguiente, el talud de aguas abajo de esta presa recrecida es una creación hidráulica de la altura alcanzada: un perfil 'quebrado' de gran interés cultural.


Presa superior de Tenoya

Posteriormente, los visitantes de la cultura del agua recorrieron el caballón de uno de los dos estanques de barro que dominan el espacio de la cabecera de cuenca de la Presa de Granadillar. Estos dos estanques de barrial no son charcas, sino obras hidráulicas de dimensiones modestas para almacenar agua. Fueron ejecutados en un sitio con arcilla, que es su material constructivo. 


Estanque de barro

Al llegar a la presa los 40 visitantes atravesaron los revestimientos de mampostería de la margen derecha del vaso y se acercaron al monumento de las víctimas: los restos del muro derruido. Sentados en el revestimiento inferior de mampostería los senderistas de Turcón escucharon con atención una charla de la obra ejecutada y la tragedia: el 21 de febrero de 1934 tuvo lugar en el término municipal de San Lorenzo (Gran Canaria) la rotura súbita de la Presa del Toscón [Presa del Granadillar], causando la muerte de 8 personas entre niños y adultos. Las aguas discurrieron violentamente por el barranco destruyendo por completo el Puente de La Hoya (carretera Las Palmas - Teror), varias casas de mayordomos y algunas fincas de plataneras. Esta tragedia se la denominó entonces como la terrible Catástrofe del Toscón. Según el ingeniero presista Julio Alonso Urquijo la presa se fue por no haber ejecutado cimientos en la ladera izquierda.


Detalle del muro derruido


Detalle de una de las grietas del muro


Caminantes de Turcón

Por fin el Cabildo de Gran Canaria y su FEDAC han registrado la Presa de Granadillar en la Carta Etnográfica de Gran Canaria, aunque la ficha tiene graves errores a pesar del trabajo publicado sobre la misma hace unos años: SIMÓN BENÍTEZ PADILLA maestro de presas (2014). Comprensible si tenemos en cuenta que el técnico de Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria considera que los restos de la Presa de Granadillar no tienen valor técnico porque la obra no cumplió con la función para la que fue construida. Tal y como siempre he manifestado, el alto valor cultural y técnico de Granadillar está en la permanencia en el paisaje del muro derruido cuya rotura se llevó por delante la vida de 4 niños y 4 adultos. Es el 'monumento pétreo' de las víctimas de la Catástrofe del Toscón. Además, su inclusión en el registro mundial de las grandes presas derruidas dice mucho de su interés técnico, a pesar de lo que dice el arqueólogo: que no cumplió con la función para la que fue construida. 

Es incuestionable que los funcionarios arqueólogos siguen sin tener interés por el patrimonio hidráulico de Gran Canaria porque aguas abajo de la presa el grupo de Turcón pudo observar con detalle los contrafuertes y el muro de un viejo estanque de mampostería de finales del siglo XIX. Este tanque antiguo tampoco aparece registrado en la Carta Etnográfica de los arqueólogos.  


Estanque antiguo de mampostería


Detalle de los contrafuertes y muro del estanque

El Colectivo Turcón incluyó una visita a la Presa de San Lorenzo para conocer su historia [lo imaginado y lo construido] y contemplar con asombro su 'escombrera' [declarada en 1994 Espacio Natural Protegido con la categoría de Paisaje]. Además de contemplar el muro y las estructuras auxiliares los visitantes comprendieron el valor cultural que tiene el conjunto: la presa recrecida, las estructuras auxiliares, el canal de derivación [en zanja y en túnel], los tomaderos, el pozo de acceso al túnel de salida y la mina de agua bajo el embalse. También descubrieron que su patrimonio documental [Proyecto de la Presa de San Lorenzo de 1902 firmado por Juan León y Castillo] aún no ha sido trasladado por los políticos del Cabildo de la Gran Canaria desde el Consejo Insular de Aguas [CIAGC] hasta la Casa-Museo León y Castillo en Telde. La solicitud fue presentada por un ciudadano en 2011 al Cabildo de Gran Canaria [al Servicio de Patrimonio Histórico de los arqueólogos] y al CIAGC. Por desgracia, los políticos partidistas presumen de sensibilidad pero no tienen conciencia de lo nuestro, mientras que los arqueólogos funcionarios siguen demostrando una absoluta indiferencia por el patrimonio documental hidráulico almacenado por el CIAGC cuando tenemos un Archivo Insular para su correcta conservación. Me refiero a decenas de Proyectos de grandes presas de 'expedientes finalizados', proyectos que sí se pueden trasladar porque según los funcionarios del CIAGC ya se han trasladado 'expedientes finalizados' al Archivo Insular. Con esto está dicho todo.   


Presa de San Lorenzo [Presa de Juan León y Castillo]

Expresión personal.

Comentarios