Aqualia
Connecting Waterpeople
UNOPS
Cajamar Innova
Minsait
Rädlinger primus line GmbH
Molecor
AZUD
Catalan Water Partnership
BACCARA
Global Omnium
ISMedioambiente
GS Inima Environment
HANNA instruments
Gestagua
Ingeteam
EPG Salinas
VisualNAcert
Red Control
Insituform
Kamstrup
TEDAGUA
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Almar Water Solutions
Aigües Segarra Garrigues
AGENDA 21500
Prefabricados Delta
Grundfos
EMALSA
Hidroconta
Grupo Mejoras
Innovyze, an Autodesk company
Saint Gobain PAM
Isle Utilities
FENACORE
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Vector Motor Control
Likitech
SCRATS
DAM-Aguas
Filtralite
Ulbios
Fundación Botín
Redexia network
Hach
IAPsolutions
ADECAGUA
Regaber
Baseform
Fundación CONAMA
Agencia Vasca del Agua
Saleplas
Sacyr Agua
Control Techniques
Bentley Systems
Smagua
ESAMUR
ITC Dosing Pumps
ICEX España Exportación e Inversiones
Aqualia
Lama Sistemas de Filtrado
STF
BELGICAST by TALIS
Elliot Cloud
Aganova
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Confederación Hidrográfica del Segura
Fundación Biodiversidad
Cibernos
Schneider Electric
J. Huesa Water Technology
biv Innova
FLOVAC
ACCIONA
Blue Gold
NaanDanJain Ibérica
Fundación We Are Water
Terranova
AECID
ABB
s::can Iberia Sistemas de Medición
TecnoConverting
CAF
Barmatec
Kurita - Fracta
NOVAGRIC
IIAMA
Miya Water
Consorcio de Aguas de Asturias
CALAF GRUP
Idrica
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Xylem Water Solutions España
Elmasa Tecnología del Agua
Asociación de Ciencias Ambientales
LACROIX
UPM Water
DuPont Water Solutions

Desertificación o cómo un territorio pierde su capacidad para producir y albergar agua

  • Desertificación o cómo territorio pierde capacidad producir y albergar agua

Publicado en:

Portada iAgua Magazine

Sobre el blog

Jaime Martínez Valderrama
Doctor Ingeniero Agrónomo por la Universidad Politécnica de Madrid y especialista en Desertificación y modelos de simulación. Investigador postdoctoral en Desertificación de la Universidad de Alicante

En las zonas áridas –o tierras secas–, la productividad está limitada por la falta de agua. Ocupan el 45% de la superficie terrestre –cuota que crece según se calienta el planeta–, y en ellas vive un tercio de la población mundial, incluyendo la más pobre. La desertificación es la degradación de estas zonas como consecuencia de variaciones climáticas (p.ej. sequías) y actividades humanas inadecuadas (p.ej. presión excesiva sobre los recursos).

A la escasez de las precipitaciones se une su variabilidad, tanto espacial como temporal. Replicando las estrategias que las especies animales y vegetales utilizan para sobrevivir en estos parajes, el carácter de los habitantes de estas tierras es oportunista. Se trata de aprovechar los períodos de bonanza para crear reservas que ayuden a sobrellevar los inciertos períodos de carestía. El pastoreo nómada es un claro exponente de esta gestión. Los rebaños se mueven por el paisaje al ritmo de las lluvias, que dejan tras de sí un reguero de pastos que el ganado va convirtiendo en un almacén móvil de proteína. Por otra parte, la diversificación de cultivos aumenta las opciones de aprovechar la época de cultivo, de duración variable, aunque se penalice el rendimiento máximo.

Este oportunismo, aliado a medios de producción que alteran el medio como nunca antes en la historia de la humanidad, desencadena graves episodios de degradación. En el ámbito de la desertificación, y especialmente en el Mediterráneo, estos procesos se han relacionado con la eliminación de la cubierta vegetal (sobrepastoreo, tala o exceso de laboreo) y la erosión, que conlleva la pérdida de un gran almacén de agua, el suelo, además de otros graves impactos, como es la emisión de carbono a la atmósfera y el deterioro de la fertilidad. Sin embargo, y a pesar de la íntima relación entre el agua y la desertificación, los expolios hídricos que se propagan por las zonas áridas, no han merecido tanta atención y suelen quedar fuera de los radares que monitorizan la desertificación.

Los expolios hídricos que se propagan por las zonas áridas suelen quedar fuera de los radares que monitorizan la desertificación

La Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación alberga visiones contrapuestas con relación a las estrategias para atajarla. Por un lado, los países desarrollados consideran que tiene una vocación ambientalista, dirigida a restañar las heridas infligidas al territorio durante décadas. En este contexto sobresalen las políticas de restauración forestal. Por otro, los países o regiones menos desarrolladas la interpretan como una Convención desarrollista, en la que es prioritario espantar la pobreza y crear riqueza. Es aquí donde la explotación de los recursos hídricos, que resulta en el reverdecimiento de paisajes ocres poco proclives a albergar masas vegetales densas, se percibe como un freno a la desertificación. Sin embargo, el coste ambiental de dichas actuaciones suele ser muy alto. El agotamiento de las masas de aguas subterráneas, que tardaron siglos o milenios en acumularse, la salinización de los acuíferos costeros, o la desaparición de grandes lagos endorreicos, son las evidencias más palpables de la degradación asociada a un regadío depredador. Esta degradación, en muchos casos irreversibles, forma parte de la desertificación.

La Neutralidad de la Degradación de las Tierras, enmarcada en la meta 15.3 de los ODS, es el vehículo ideal para planificar un uso integral y sostenible de los recursos hídricos. Se trata de reconocer el papel fundamental del regadío, pero restringiendo su extensión. Debe preocuparnos la sostenibilidad económica del sector agrario, pero sin poner en juego la seguridad hídrica del territorio. Pretender anular la variabilidad propia de las zonas áridas, y que estos ecosistemas funcionen como otros mucho más húmedos, no solo no ayuda a combatir la desertificación, sino que la agrava. La ordenación del territorio y el cumplimiento de las leyes son algunas de las soluciones para un problema complejo que requiere la participación de todos los afectados.