Aqualia
Connecting Waterpeople

La necesidad del trasvase Tajo-Segura cuarenta años después

1
296
  • necesidad trasvase Tajo-Segura cuarenta años después
    Trasvase Tajo-Segura por Albacete.

Sobre el blog

Javier Berenguer
Presidente de la Comunidad General de Regantes Riegos de Levante, Izquierda del Segura.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
Almar Water Solutions
Minsait
· 296
1

Temas

El Levante español, cuenta con un sector agrario ampliamente desarrollado y asentado en su territorio.

La benignidad de nuestro clima, y el desarrollo de amplias infraestructuras que han permitido durante muchas décadas consolidar una actividad que da trabajo y permite el sustento de cientos de miles de familias de las provincias de Almería, Murcia y Alicante, contribuyen a la prosperidad de nuestro país.

Esta contribución, además, se realiza para cubrir una necesidad primaria e irrenunciable para todos nosotros como es la producción de alimentos de gran calidad a nuestro alcance, dentro de una situación mundial de crisis por desabastecimiento.

El cambio climático y los prolongados periodos de sequía que estamos sufriendo en los últimos años, hacen que la ausencia de precipitaciones haya convertido a la cuenca del Segura en una cuenca estructuralmente deficitaria.

Este déficit estructural que impide que el agua de lluvia garantice los recursos hídricos necesarios para el abastecimiento de nuestros hogares y de nuestros negocios, turismo y agricultura incluidos, se ha mitigado parcialmente gracias al Trasvase Tajo-Segura, en funcionamiento desde hace cuarenta años.

Los agricultores del Levante español hemos aprendido a valorar y a apreciar cada gota de agua que hemos recibido. Nuestras fuentes de recursos habituales ya no proceden sólo del agua de los ríos. Utilizamos toda el agua que está a nuestra disposición procedente de desalinizadoras y depuradoras. Somos conscientes de que los recursos son limitados y los sabemos aprovechar y agradecer.

De la misma manera, en los últimos años, hemos dedicado una gran parte de nuestro esfuerzo a invertir para ahorrar. Hemos destinado inversiones millonarias para modernizar nuestros regadíos, economizando el uso del agua al máximo y estas inversiones están todavía pendientes de pagar por muchos de nosotros.

Hemos sabido evolucionar hacia nuevas técnicas de cultivo y hacia nuevas demandas del mercado. A pesar de ser uno de los sectores económicos del país más antiguo, mantenemos muy joven el espíritu de la renovación y del progreso.

No hay ningún sector productivo en nuestro país que no tenga el apoyo incondicional de la Administración para garantizarle, en la medida de lo posible, sus necesidades básicas para que no peligre su estabilidad. Se garantiza el suministro energético, las comunicaciones, las transacciones comerciales, la supervivencia de las entidades financieras y en ello se invierte gran cantidad de tiempo, esfuerzo y dinero, pero nadie se acuerda de que a la agricultura también hay que garantizarle algo esencial: el agua.

En nuestro caso está lejos de cualquier duda que para garantizarnos el agua, hay que continuar apoyando desde todos los sectores de la Sociedad al Trasvase Tajo-Segura, y si este suministro pudiera llegar a peligrar, será la Administración Pública la única responsable de no haber actuado a tiempo.

La idea de “enterrar el Trasvase Tajo-Segura” como promulgan algunos políticos es impensable. La solución, desde el punto de vista de los usuarios del mismo, está en reforzar las dotaciones del propio Trasvase; dotaciones que beneficien a la cuenca cedente y a la cuenca receptora. Sin embargo la Administración pretende actuar en una única dirección: convirtiendo recursos complementarios como el agua desalinizada en recursos convencionales, olvidando el elevado coste energético del proceso de desalinización, que se traduce en un elevado e inasumible coste del recurso, y la generación y vertido de las salmueras, con los consiguientes impactos negativos al medio ambiente. Esto es cambiar un problema inminente por otro a medio y largo plazo.

El problema será resolver este efecto sobre el medio ambiente en los próximos años. Sin duda esta resolución será mucho más costosa y difícil, técnica y económicamente, que actuar hoy planificando infraestructuras que recojan los sobrantes en los episodios de lluvias torrenciales y minimicen los efectos de las inundaciones que una y otra vez se vienen repitiendo en los últimos años, redotando infraestructuras como el Trasvase Tajo-Segura. Sólo hay que utilizar la ingeniería y los recursos que hoy están en nuestra mano para evitar la generación de problemas que no sabemos si seremos capaces de resolver en el futuro.

Comentarios