Aqualia
Connecting Waterpeople
iAgua Magazine 25
Inscríbete ya a la presentación de iAgua Magazine 25: La gestión del agua en Europa, el próximo 18 de diciembre.

Uso de las aguas servidas para el tratamiento de las refinerías

1
124
  • Uso aguas servidas tratamiento refinerías

Sobre el blog

Javier Navarro
Ingeniero civil, dedicado a proyecto, construcción e inspección de agua potable, agua servida y drenaje tanto de ciudades, urbanismo y todo lo relacionado con estos servicios desde hace 42 años en Venezuela.
web
Minsait
· 124
1

El agua servida de las ciudades e industria es hoy uno de los contaminantes más grandes de los ríos y mares, es por eso que debemos tener un tratamiento antes de su descarga final. En este proceso de depurar las aguas servidas, hay varios procedimientos, tal y como he nombrado en distintos volúmenes en las publicaciones realizadas.

En el caso de Venezuela, hay tres grandes refinerías cerca de la costa donde tenemos problemas con el agua, ya sea por electricidad, por sequía o por el tratamiento del agua salada. Es importante resaltar que el agua es fundamental para el tratamiento del petróleo en una refinería, aunque estas tienen sus sistemas de tratamientos para cada clase de agua. Las refinerías de petróleo emplean una gran cantidad de agua en el proceso industrial, denominado craqueo catalítico, usando distintos de agua, las cuales se extraen de ríos o lagos cercanos a la refinería. En otras ocasiones usan agua de mar por proximidad y son tratadas por un sistema de ósmosis o tratamiento similares para purificar.

Una moderna planta de tratamiento para este tipo de industria tiene varios tipos de métodos, dependiendo del tipo de agua y sus características. Una de ellos es la eliminación de los sólidos suspendidos, otra es un sistema ósmosis inversa, otra se trata de un tipo de tratamiento que tiene que permitir retirar sales de calcio, magnesio y sodio para mejorar la eficiencia de los sistemas de generación de vapor de la refinería, y el otro tipo de tratamiento dependerá de que cumplan con los requisitos de las instalaciones existentes, ya sean motores, filtros, y tuberías que transportan químicos en forma líquida, agua y vapor a diferentes temperaturas para variados requerimientos de operación en la refinación de petróleo crudo.

Se entiende que estas tuberías sufren degradación por el transcurso del tiempo por varias razones, por ejemplo, al transportar líquidos y gases corrosivos y combustibles. Cualquier reducción del espesor en una tubería es un detrimento altamente peligroso para la industria de refinación de petróleo, que compromete la seguridad, así como también una causa de parada y pérdida de producción.

Es así que el agua que proviene de las refinerías tiene que tener un tratamiento especial antes de su descarga en ríos o en el mar, por los componentes que esta lleva en su composición. Este proceso de tratamiento puede ser físico, químico y biológico para modificar el agua al descargar. Igual que los procesos de tratamiento de agua servidas, estos sistemas tienen distintas etapas, como son un tratamiento primario, donde se trata los ácidos, las grasas y el aceite entre otros, siendo la diferencia de los otros tratamientos de agua servidas. Después tenemos un tratamiento secundario, que consiste en coagulación, floculación y tratamiento biológico dependiendo del agua, y por último tenemos la tercera etapa, las filtraciones del agua. Este es el procedimiento tradicional, pero en algunas refinerías que están actualizando sus sistemas y por requerimiento de los gobiernos en tener mayor control sobre estas aguas en sus descargas, se está usando una nueva tecnología, la cual nos lleva a la reutilización de estas aguas en la industria y mejoras en sus descargas.

En Venezuela, las refinerías actuales en su mayoría tienen tecnología antigua, trayendo graves consecuencias en su funcionamiento. Estas refinerías no se han podido actualizar o se están actualizando muy lentamente. La mayoría de nuestras instalaciones petroleras están en la costa y, por consiguiente, el agua para estas refinerías son en su mayoría aguas salobres, aunque algunas de ella usan parte del agua potable que provienen de almacenamiento (represas), que a su vez se usa para abastecimiento de la población.

Actualmente, en el 2018, Petróleos de Venezuela (Pdvsa) instaló en la refinería de Puerto La Cruz, estado Anzoátegui, el separador de la unidad de despojamiento de aguas agrias, conocida como Unidad 84, que permitirá remover el sulfuro de hidrógeno y amoníaco disuelto en la corriente de las aguas. El separador, de 341 toneladas de peso, 52 metros de altura y nueve metros de diámetro, fue diseñado para procesar 1.881 galones por minuto de aguas agrias y generar 1.802 galones por minuto de agua despojada, para permitir la quema controlada de amoníaco.

En el caso del Estado Falcón, Venezuela, donde está la más grande refinería del país, podríamos utilizar las aguas servidas de la ciudad de Coro y llevarlas a través de tubería y estación de bombeo hasta la refinería que está a 80 Km, y de igual forma las aguas negras de punto fijo, cuya distancia es de 20 Km. Estas aguas servidas, una vez tratadas según la calidad del agua, aparte de no contaminar el mar donde ahora se descargan, se podrían utilizar para siembra, pero dando importancia a las refinerías.

Con las nuevas tecnologías existentes, se podría reutilizar las aguas de la planta antes de descargarla, y así utilizar menos agua potable en el funcionamiento de las refinerías. De igual forma que se está planteando el problema y solución para refinerías, la misma también puede ser para otro tipo de industria, aunque se tendría que analizar si el agua servida tratada y el tratamiento primario a usarse debería modificarse para que cumpla con estos requisitos necesarios en cada instalación.

Está claro que la inversión inicial puede ser fuerte, pero con el tiempo se mejoraría la calidad de vida de las ciudades, ya que no le estaríamos quitando el preciado líquido que cada día se vuelve más escaso y permitiendo entonces a las refinerías trabajar sin dañar el agua potable.

Comentarios

La redacción recomienda