Mar de Ontígola. Un mes después del incendio. Inestabilidad de la presa

203
3
(3)

Sobre el blog

Javier de los Reyes
Especializado en Gestión Ambiental: Calidad, Medio Ambiente, Huella Ambiental Producto, GIS. Mi otra pasión Ecopixeladas, fotografía y vídeo medioambiental
203

Temas

  • Mar Ontígola. mes después incendio. Inestabilidad presa

El 18 de febrero de 2018 se declaró un incendio  en la reserva El Regajal – Mar de Ontígola, también perteneciente a la Red Natura 2000.

Una nueva visita un mes después del incendio nos revela:

  • El comienzo de la regeneración de la zona quemada.
  • Presencia de numerosos residuos.

  • Presencia de espumas aguas arriba y aguas abajo.

  • Deterioro de la estructura externa de la presa.

La zona quemada comienza a regenerarse con la aparición de los primeros brotes verdes; sin duda las abundantes lluvias y el comienzo de la primavera están siendo un buen aliado para la recuperación del humedal.


Comienzo de la regeneración


Se atisban los primeros brotes verdes

La agrupación local de Seo BirdLife en Aranjuez lanzó un comunicado oficial en relación al incendio una vez analizadas y valoradas las consecuencias del desastre; se quemaron 3,5 Ha y se detalla las especies arbóreas afectadas y enumera los daños al dormidero de fringílidos y paseriformes. Podéis leerlo aquí.

Siguen siendo visibles las grandes rodadas realizadas por los vehículos pesados de emergencias, con grandes charcos que hacen intransitable el camino; también se aprecia el desbroce realizado para facilitar las labores de extinción.

Del mismo modo, aún siguen en el mismo sitio los innumerables restos de envases que quedaron al descubierto al desaparecer la vegetación. Si no se retiran, pronto estarán cubiertos de nuevo y permanecerán así durante años degradándose y contaminando el humedal.

Siguen en el mismo sitio los innumerables restos de envases que quedaron al descubierto al desaparecer la vegetación

Al ser visible la estructura de la presa del siglo XVI y las canalizaciones de desagüe de la laguna, puede apreciarse mejor la calidad de las aguas que descienden por el arroyo de Ontígola, normalmente oculto por la densa vegetación. Llama la atención la presencia de espumas tanto aguas arriba como aguas abajo de la presa. Cabe preguntarse si es habitual la presencia de estas espumas y habría que indagar en los posibles orígenes, y los posibles focos son numerosos; no olvidemos que el arroyo está estrechamente delimitado por la carretera de Ontígola, las vías del tren y el polígono Gonzalo-Chacón, atravesando además núcleos urbanos.

Llama la atención la presencia de espumas tanto aguas arriba como aguas abajo de la presa


Espumas aguas abajo de la presa


Espumas aguas abajo de la presa


Esclusa en desuso junto  a los restos de un balón


Estado actual del aliviadero


Espumas aguas arriba en el aliviadero

Por otra parte, no parece estar en buen estado al menos la estructura externa de la presa. Siendo una infraestructura esencial de la ruta del agua en Aranjuez que abasteció e hizo posible el desarrollo de los Reales Sitios que aún disfrutamos y de la formación del humedal. La restauración medio ambiental debería ir pareja a una restauración del patrimonio histórico, aprovechando que la decadencia de ambos ha quedado en evidencia; una actuación en ambos sentidos será garantía de perdurabilidad del ecosistema tal y como está hoy en día planteado.

En 2011 la Dirección General de Aguas clasificó el dique como presa de tipo A por el riesgo que supone su inestabilidad actual 


Deterioro de la estructura externa de la presa



Deterioro de la estructura externa de la presa


Sobre el estado de la presa se celebró un pleno el 20 de marzo en el Ayuntamiento de Aranjuez, donde quedó en evidencia la gravedad de la situación; según recoge dicho pleno:

  • En 2011 la Dirección General de Aguas clasificó el dique como presa de tipo A por el riesgo que supone su inestabilidad actual. El tipo A corresponde a "presas cuya rotura o funcionamiento incorrecto puede afectar gravemente a núcleos urbanos o servicios esenciales, o producir daños materiales o medioambientales muy importantes".

  • Dado el volumen de la inversión necesaria, en 2015 el Ayuntamiento devolvió la titularidad al estado.

  • La Confederación Hidrográfica del Tajo señaló en 2015 la urgencia de acometer obras en la estructura de la presa, pues los estudios realizados constataban su inestabilidad y para la recuperación paisajística de la zona.

En el mismo se denunció por parte de la Agrupación Ciudadana Independiente (Acipa) la indefinición en la que se encuentra la titularidad de la presa, lo cual también señaló en su momento la CHT, y que el limbo administrativo provocado por ello imposibilita cualquier tipo de actuación.

Mientras el tiempo pasa, la Reserva se degrada con rapidez y aumentan las probabilidades de una rotura con consecuencias de catástrofe.

Todas las fotografías han sido tomadas el 22 de marzo de 2018.

Comentarios

La redacción recomienda