Connecting Waterpeople
Premios iAgua 2018
110 nominados en 23 categorías aspiran a coronarse en la gala que se celebrará el próximo 19 de Diciembre.

3 mitos sobre la sostenibilidad y los negocios

4
95
  • 3 mitos sostenibilidad y negocios

Sobre el blog

Jean-Pascal Tricoire
Presidente del Comité Francia-China desde 2009, además de poseer el título en Ingeniería Electrónica y una maestría en Administración de Empresas.
· 95
4

Se abre ante nosotros una gran oportunidad, tanto en términos economía, de salud de nuestras ciudades y nuestros negocios, y muchos otros más.

Si las innovaciones de la Revolución Industrial introdujeron muchas de las prácticas que hoy en día sabemos que contribuyen al cambio climático, las innovaciones de la Revolución Digital nos están aportando las soluciones necesarias para crear un mundo más sostenible. La dependencia de los recursos finitos creó el problema, y la digitalización y los datos ahora nos dan la solución. Ahora sí podemos decir que vivimos en el mundo de la información.

La revolución digital nos ayuda a superar muchos de los mayores desafíos en cuanto a sostenibilidad, desmintiendo algunos de los todavía hoy extendidos mitos que sobrevuelan la sostenibilidad y el desarrollo de negocio.

Mito #1: Todo crecimiento de negocio tiene un precio medioambiental

Crecimiento económico e impacto medioambiental no tienen porqué ir de la mano. Para aislarlos, es necesario adoptar modelos de negocio basados en la economía circular, que supera las tres erres tradicionales (reducir, reciclar y reutilizar) para abordar un enfoque de cinco erres: reparar, reutilizar, reacondicionar, refabricar, y reciclar. Todo negocio basado en una economía circular abre nuevas vías de eficiencia y crecimiento. Un ejemplo perfecto es el fabricante de automóviles europeo Renault, cuyas partes refabricadas ya incluyen bombas de inyección, cajas de cambios, inyectores, y turbocompresores. Estas partes tienen un coste entre un 30 y un 50 % menor que sus homólogas recién fabricadas, no producen residuos que acaban en vertederos, y el proceso necesita muchos menos recursos: un 80% menos de energía, un 88 % menos de agua y un 92 % menos de productos químicos. En un modelo de economía circular, lo que una vez se entendía como basura ahora se ve como materia prima.

La revolución digital nos ayuda a superar muchos de los mayores desafíos en cuanto a sostenibilidad, desmintiendo algunos de los todavía hoy extendidos mitos que sobrevuelan la sostenibilidad y el desarrollo de negocio

La digitalización pone el modelo de economía circular al alcance de muchas empresas a través de mejores conexiones y comunicación con sus clientes. Esto va acompañado de una rastreabilidad sin precedentes de productos, desde su fase más primaria hasta su reciclado. La digitalización, así mismo, impulsa también la optimización basada en datos de los procesos de fabricación, donde el feedback en tiempo real y las alertas ayudan a reducir residuos, ahorrar costes y ganar en eficiencia. Otro añadido a la eficiencia viene de prolongar los ciclos de uso, meta hecha posibilidad gracias a sistemas de monitorización que se apoyan en el IIoT. Por último, la digitalización da un empujón extra al desarrollo de nuevos servicios, ofertas, programas, y mucho más.

Mito #2: Cuesta mucho dinero y tiempo monitorizar la sostenibilidad de un proceso

Cualquier empresa tiene a su alcance la tecnología necesaria para realizar estudios de sostenibilidad. Las soluciones digitales pueden transformar conjuntos aparentemente infinitos de datos en información digerible y significativa, pudiendo evaluar sus iniciativas sostenibles. De todas formas, según un estudio de Schneider Electric, el 80% de las empresas recogen hoy en día datos de sus activos, aunque es solo el 55% el que declara conectar dispositivos al software requerido para poder aprovechar oportunidades de ahorro energético y de carbón. En la fabricación, la nueva generación de software es más sofisticada y conecta dispositivos como sensores más pequeños, más simples, y a la vez más inteligentes. En la nube, las analíticas y el machine learning aúnan esfuerzos para reducir la huella de carbono, abarcando todos los procesos de la empresa.

El equipo de sostenibilidad de Schenider Electric trabajó con Whirlpool en la definición de sus flujos de datos clave y en el despliegue de una plataforma de gestión energética y de sostenbilidad, EcoStruxure™ Resource Advisor, para monitorizar y evaluar el rendimiento en las instalaciones de la compañía en todo el mundo. Ahora, Whirlpool tiene la capacidad de convertir sus esfuerzos en sostenibilidad en valor de negocio tangible. Pudieron identificar, por ejemplo, un derroche de 10 millones de kg de cartón solo en sus plantas de Ohio, lo que les permitió ahorrar casi 1 millón de euros en los tres siguientes años – tan solo en un estado de una región.

Gracias a la implementación de tecnología inteligente y conectada, las empresas pueden no solo adquirir y gestionar datos de sostenibilidad eficientemente, sino que la sostenibilidad en sí puede ser impulsada y mejorada.

Mito #3: La sostenibilidad solo ayuda a la reputación, no al crecimiento

La sostenibilidad es, y ha sido siempre, una inversión. Hoy, invertir en sostenibilidad es hacerlo tanto en el futuro de los negocios como en el futuro del planeta. Este cambio se debe a que la tecnología que hace más sostenible una compañía es la misma que la hace más eficiente en sus operaciones, más productiva, más segura, y más resiliente.

Según un estudio reciente de Schneider Electric, la implementación de este tipo de nuevas tecnologías empieza a generar retornos en solo 12 meses. De entre los encuestados, el 75% esperaba tener la capacidad de conectar de forma inteligente con personas, procesos, y datos a través de dispositivos y sensores en solo un año.

¿La sostenibilidad corporativa es un tema reputacional? Desde luego. Pero también es mucho más. Comprende las relaciones y responsabilidades para con los clientes, proveedores, accionistas, inversores, sociedad civil, empleados, y el mundo en general. Si hablamos de sostenibilidad corporativa, las soluciones están preparadas para ser puestas en marcha. Tenemos las herramientas, y ahora tenemos que esforzarnos en capitalizar las oportunidades que se nos presentan, buscando crear más que un mundo sostenible y forjando economías conectadas y robustas y negocios preparados para el futuro.

Comentarios

La redacción recomienda