El agua y la vida: Homenaje a Benjamín Cardona (Filósofo y Defensor DD.HH)

49
0
  • agua y vida: Homenaje Benjamín Cardona (Filósofo y Defensor DD.HH)

Sobre el blog

JEBE
GESTOR AMBIENTAL El Agua como recurso natural y derecho humano
49

Por autorización del mismo profesor Cardona, finalista del premio nacional de Derechos Humanos Colombia 2015 , transcribo su columna, reflexión al rededor de la gestión del territorio, publicado en el periódico virtual inforiente.info el 29 de Marzo de 2015, a propósito de los titulares de prensa "poblaciones de Colombia sin agua".

"EL AGUA Y LA VIDA"

El 22 de marzo fue el Día Internacional del Agua. Uno de los objetivos y metas del milenio para el 2015 era reducir en un 50% el número de personas sin acceso al agua potable. Colombia, que avanzó más en otras metas, no alcanzó a conseguir ésta. “Avanza en la dirección correcta, pero no a la velocidad necesaria”, afirma Fabrizio Hochschild, Coordinador Residente de la ONU.

La particularidad del planeta azul es la vida, y los científicos buscan afanosos señales de agua en otros planetas. Amylcar Acosta, exministro de Minas, de origen goajiro, sensible frente al tema por saber del problema del agua en esta región, trae en su artículo, en Ola Política, datos que dan qué pensar.

Colombia es “el cuarto país del mundo con mayor disponibilidad de agua por unidad de superficie, después de la antigua Unión Soviética, Canadá y Brasil y al mismo tiempo es el país en donde el ímpetu destructivo y depredador del ecosistema ha adquirido caracteres más dramáticos (…) En los últimos 15 años se arrasaron 600 mil hectáreas de bosque húmedo tropical. Pese a ello, actualmente la oferta hídrica en Colombia sobrepasa los 57.000 metros cúbicos anuales per cápita, rebasando con creces los 14.000 metros cúbicos promedio estimados por cada habitante de la tierra por la ONU”.

Pero a pesar de que Colombia es particularmente rica en agua, “casi ninguno de sus municipios menores, que representan más del 80%, contaba con plantas de tratamiento para potabilizar el agua para consumo humano en 2007”, afirma el articulista. Sabemos que esta situación puede cambiar, como ha ocurrido en el Oriente Antioqueño.

En unas regiones, el drama de las sequías muestra cómo la avaricia de las transnacionales mineras pone al agua, un Bien Común de la Humanidad, al servicio de sus intereses privados. El petróleo y el oro son más importantes que la vida; es un pensamiento propio del orden patriarcal.

Y los gobiernos muestran más interés en la seguridad y la confianza de los inversionistas, que en la sobrevivencia de los niños y niñas de la Goajira, del Chocó, y otras regiones, donde mueren por enfermedades infectocontagiosas debidas la falta de agua potable y de saneamiento básico. Resolviendo estos problemas se podrían reducir estas enfermedades y la muerte prematura de niños hasta en un 75%.

Sin embargo se prioriza la inversión en gastos de guerra, supuestamente para garantizar seguridad. Infunde miedo escuchar las declaraciones de militares retirados, de políticos y de altos funcionarios planteando aún que la solución no es negociar con terroristas sino acabarlos. Es ‘la paz de los sepulcros’.

Pero la cultura y el orden patriarcal no es una exclusividad de Colombia. Tampoco sus impactos en la humanidad. La velocidad con que crece el calentamiento global aterra hoy a las personas informadas. En los últimos 50 años el agua potable por habitante se ha reducido en más de un 50%. Y esta carencia de agua potable en zonas rurales en el mundo es hasta de un 90%.

La Tierra es el planeta azul, pero de los 1.460 millones de kilómetros cúbicos de agua que cubren el 71% de su superficie, solo el 0.4% está en ríos, lagos, y ciénagas; y sólo el 0.1% es agua dulce para el consumo humano.

Cuidar el agua es, pues, un asunto de vida o muerte. Y para eso se necesita cambiar el principio patriarcal de que ‘el fin justifica los medios’.

El agua es la riqueza del Oriente Antioqueño. Y el agua es vida. La guerra en el Oriente ha sido por el agua con pérdida de este patrimonio natural y también de muchas vidas.

La paz es una necesidad para poner la vida por encima de todo, y para salvar el agua que es, no solo nuestro patrimonio natural sino sobre todo, una condición para la vida. Por eso el acceso al agua es un derecho humano que debe ser garantizado y que debe estar por encima de cualquier interés privado.

http://inforiente.info/inicio/blogueros/nuevas-masculinidades/36676-el-agua-y-la-vida-por-benjamin-cardona.html

Gracias al profesor Cardona, por sus reflexiones y su amistad.

Capacete: Celeste, que tu vida sea para el bien de la vida de los demás, para salvar el agua.

Comentarios