Redacción iAgua
Connecting Waterpeople

El agua en la Región Central de Venezuela. Un problema estructural

2
59
  • agua Región Central Venezuela. problema estructural

Sobre el blog

Jesús Castillo
Director de la ONG Agua Sin Fronteras, somos una asociación civil sin fines de lucro dedicada promover el conocimiento del agua, la valoración económica, social, religiosa, cultural y ambiental del agua, la gestión de recursos hídricos.
Minsait
· 59
2

El 28 de julio de 2010, a través de la Resolución 64/292, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció explícitamente el derecho humano al agua y al saneamiento, reafirmando que un agua potable limpia y el saneamiento son esenciales para la realización de todos los derechos humanos. La Resolución exhorta a los Estados y organizaciones internacionales a proporcionar recursos financieros, a propiciar la capacitación y la transferencia de tecnología para ayudar a los países, en particular a los en vías de desarrollo, para proveer un suministro de agua potable y saneamiento saludable, limpio, accesible y asequible para todos.

En el caso de la región central de Venezuela (Estados Aragua y Carabobo respectivamente) como en el resto del país la inmensa mayoría de los embalses de agua para el consumo humano son cuencas receptoras de aguas residuales y en mucha de esas las aguas no son tratadas o en su defecto el tratamiento es insuficiente convirtiéndose en un problema para las aguas a potabilizar. Un caso específico son los embalses de la cuenca Pao Cachinche, Pao las Balsas y en su menor medida el embalse de Camatagua.

En ese sentido, para poder tener agua apta para la potabilización en los embalses Pao Cachinche y Pao las Balsas se requiere una política de saneamiento integral de todos los tributarios de los embalses, hasta el presente con la fuerte crisis de agua que existe en los estados Aragua y Carabobo un promedio seis mil litros por segundo de aguas residuales crudas son vertidas directamente al embalse Pao Cachinche, embalse este que a su vez envía las aguas a la planta potabilizadora alejo Zuloaga quien surte de agua “Tratada” no potabilizada según los estándares internacionales, al estado Carabobo. De igual forma el embalse Pao las Balsas quien es receptora de las aguas del Pao Cachinche envía las aguas a la planta Lucio Baldo Soulés y luego son enviadas a un sector de Carabobo y el estado Aragua.

Dentro de las acciones inmediatas a tomar y quizás las más urgentes están la construcción y puesta en marcha de las plantas de tratamiento de aguas residuales que descargan sus efluentes en los tributarios del embalse Pao Cachinche Pao las Balsas, siendo la más emblemática la planta de tratamiento de aguas residuales la mariposa estando en los actuales momentos inoperativa.

En este contexto, se percibe que cuanto más son intensificados los usos de los embalses y su cuenca de aporte, más relevante se torna la realización del monitoreo de estos ambientes, del tal modo que permita la caracterización y evaluación de las aguas, a fin de garantizar estándares aceptables de utilización y orientaciones para el manejo y la gestión de estos sistemas naturales.

Por otra parte, el Sistema Regional del Centro (S.R.C), abastece a la mayor parte de la población de los estados Aragua, Carabobo y Cojedes, respectivamente. Este sistema se encuentra en operación desde la década de los 70, cuando entra en funcionamiento su primera etapa, y luego en 1995 entra en funcionamiento parcialmente la segunda etapa del sistema. Es operado por la empresa Hidrológica del Centro. “Hidrocentro”, dependiente de su casa Matriz HIDROVEN, cuenta con una capacidad instalada para producir 19.280 litros por segundo a través de 16 plantas potabilizadoras, 494 fuentes subterráneas (244 pozos en Aragua, 197 en Carabobo y 53 en Cojedes) y 15 fuentes superficiales. Con esta producción se genera 305 l/hab/ día . Sin embargo, la producción actual es de 12.810 lps que corresponde a 221 l/hab/dia, generándose un déficit de 6.470 lps debido a múltiples causas entre las que se pueden mencionar fugas del SRC, pozos inoperativos, falta de equipamiento de materiales, equipos y parque automotor así como por consecuencias de falta de energía imposibilitan un suministro continuo. Requiriéndose una inversión sostenida en los próximos cinco años de 271 millones dólares aproximadamente para rehabilitar el abastecimiento de agua potable de la región central del país.

Comentarios