Isle Utilities
Connecting Waterpeople
TFS Grupo Amper
Saleplas
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Aqualia
Terranova
AGENDA 21500
LACROIX
VisualNAcert
NaanDanJain Ibérica
FENACORE
CALAF GRUP
Grupo Mejoras
Molecor
Minsait
Hach
Global Omnium
Filtralite
EMALSA
Red Control
Cibernos
Elmasa Tecnología del Agua
Elliot Cloud
Agencia Vasca del Agua
BELGICAST by TALIS
Hidroconta
Insituform
SCRATS
Aigües Segarra Garrigues
Redexia network
Sacyr Agua
Asociación de Ciencias Ambientales
Blue Gold
Xylem Water Solutions España
IIAMA
Ulbios
Smagua
UPM Water
Prefabricados Delta
Regaber
J. Huesa Water Technology
Gestagua
Bentley Systems
Kurita - Fracta
DAM-Aguas
TEDAGUA
Fundación CONAMA
IAPsolutions
Aganova
BACCARA
Schneider Electric
Grundfos
Isle Utilities
NOVAGRIC
Baseform
ISMedioambiente
Fundación Biodiversidad
Likitech
Consorcio de Aguas de Asturias
Almar Water Solutions
Fundación We Are Water
Laboratorios Tecnológicos de Levante
biv Innova
Lama Sistemas de Filtrado
GS Inima Environment
Idrica
AECID
Barmatec
Ingeteam
Fundación Botín
FLOVAC
EPG Salinas
ADECAGUA
Innovyze, an Autodesk company
DuPont Water Solutions
Saint Gobain PAM
ABB
Rädlinger primus line GmbH
CAF
AMPHOS 21
TecnoConverting
ICEX España Exportación e Inversiones
HANNA instruments
ESAMUR
Confederación Hidrográfica del Segura
ITC Dosing Pumps
UNOPS
s::can Iberia Sistemas de Medición
AZUD
Vector Motor Control
Danfoss
Catalan Water Partnership
STF
ACCIONA
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Cajamar Innova
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Control Techniques
Kamstrup
1 de Febrero en Isle Utilities Webinar Series

El aguador, una nueva modalidad en Venezuela

Sobre el blog

Jesús Castillo
Director de la ONG Agua Sin Fronteras, somos una asociación civil sin fines de lucro dedicada promover el conocimiento del agua, la valoración económica, social, religiosa, cultural y ambiental del agua, la gestión de recursos hídricos.
  • aguador, nueva modalidad Venezuela

En Venezuela, particularmente en la región central país (Estados Aragua y Carabobo) la crisis del agua potable alcanza niveles extraordinarios si se considera su acceso y calidad. Este territorio concentra el 13 % de la población de pais, es decir unos 4.750.000 habitantes según el último censo de población y vivienda, sin embargo el Acueducto Regional del Centro construido hace más de dos décadas para abastecer estas poblaciones presenta un franco deterioro que lo imposibilita dotar de manera sistemática del vital líquido a ambas poblaciones presentándose intermitencia de hasta 8 días para que las personas puedan obtener agua por tuberías. Por otra parte se suma la inmensa crisis económica que vive el país con una de las inflaciones más estruendosas del mundo que imposibilita a la operadora del agua potable mantener su infraestructura y en consecuencia un servicio óptimo, a la par de tener una tarifa que no permite ni siquiera cubrir los gastos de personal, a tal extremo de tener más de cincuenta pozos profundos fuera de servicio por falta de repuestos y componentes electromecánicos. Pero esto no es todo, la fuente principal de abastecimiento que son los embalses Pao las Balsas y Pao Cachinche ya muestran signos envejecimiento y las plantas potabilizadoras no cumplen con los estándares mínimos generando dudas en los usuarios sobre la percepción de la calidad del agua donde en múltiples ocasiones denuncian mal olor, y la presencia de residuos en la misma. Bajo este marco de referencia ha surgido la necesidad de recurrir de adquirir agua embotellada o a través de camiones cisternas para suplir la carencia y la calidad, en este contexto los sectores populares destinan casi un 40% de sus ingresos mensuales a comprar agua, por lo que se evidencia de plano que las gestión del agua para estas localidades es completamente grave.

Ahora bien, estos elementos han permitido un mercado de agua perverso con la aparición de innumerables operadoras que no son controladas en el precio de venta del agua embotellada que es la de mayor consumo y que se expende sin control alguno. De esta manera la crisis Venezolana ha permitido la emergencia de un sujeto de carácter comunitario “Aguador” dedicado a comercializar agua sin control sanitario, sin permisologia a un costo hasta cinco veces menor al que comercializa una operadora legalmente constituida.

Esta figura circula libremente en triciclos atendiendo una gama de clientes, en otros casos de manera clandestina y ante la mirada indiferente de las autoridades establecen centros de llenados de botellones a bajo costo. Este es el costo de la crisis, el sector agua en Venezuela requiere con urgencia atención y en especial una revisión profunda de su modelo de Gestion.