Aqualia
Connecting Waterpeople
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
AZUD
Barmatec
Gestagua
Rädlinger primus line GmbH
Kurita - Fracta
UPM Water
DuPont Water Solutions
Molecor
Insituform
J. Huesa Water Technology
Isle Utilities
VisualNAcert
Fundación Botín
Redexia network
NaanDanJain Ibérica
UNOPS
IAPsolutions
Fundación Biodiversidad
STF
s::can Iberia Sistemas de Medición
Grupo Mejoras
ISMedioambiente
HANNA instruments
Confederación Hidrográfica del Segura
Grundfos
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Fundación CONAMA
Elmasa Tecnología del Agua
Lama Sistemas de Filtrado
Miya Water
Baseform
Regaber
GS Inima Environment
Bentley Systems
Saleplas
Kamstrup
Vector Motor Control
Ingeteam
Aganova
CAF
Minsait
Blue Gold
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
BELGICAST by TALIS
Terranova
Hach
biv Innova
Prefabricados Delta
Filtralite
FENACORE
CALAF GRUP
ESAMUR
Control Techniques
Elliot Cloud
ABB
TEDAGUA
LACROIX
Saint Gobain PAM
Innovyze, an Autodesk company
Consorcio de Aguas de Asturias
ACCIONA
Likitech
ITC Dosing Pumps
Agencia Vasca del Agua
Aigües Segarra Garrigues
ICEX España Exportación e Inversiones
Global Omnium
Fundación We Are Water
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Cibernos
Asociación de Ciencias Ambientales
AGENDA 21500
Hidroconta
EMALSA
Catalan Water Partnership
Smagua
Red Control
BACCARA
Idrica
Schneider Electric
SCRATS
AECID
Sacyr Agua
EPG Salinas
NOVAGRIC
IIAMA
Xylem Water Solutions España
DAM-Aguas
FLOVAC
ADECAGUA
Almar Water Solutions
Ulbios
Cajamar Innova
TecnoConverting
Aqualia
8º Diálogos del Agua América Latina-España

En Venezuela, el derecho humano al agua y saneamiento no está claro

Sobre el blog

Jesús Castillo
Director de la ONG Agua Sin Fronteras, somos una asociación civil sin fines de lucro dedicada promover el conocimiento del agua, la valoración económica, social, religiosa, cultural y ambiental del agua, la gestión de recursos hídricos.
ABB
  • Venezuela, derecho humano al agua y saneamiento no está claro

Venezuela es considerado uno de los países con mayor riqueza hídrica de región Latinoamericana.

Según la FAO (2010) se encuentra dentro de los diez primeros con agua disponible, dada la gran afluencia de cuerpos de agua dentro de inmensas cuencas hidrográficas, como por ejemplo el Orinoco y el Amazonas, por citar algunos. Estos son complementados por más de noventa embalses con diversos usos, a saber: riego, control de inundaciones, abastecimiento, recreativo, uso ecológico y una extensa malla de pozos profundos distribuidos a lo largo y ancho del territorio venezolano, en definitiva, es agua abundante.

Sin embargo, en los últimos años se han presentado severos conflictos de orden social por escasez de agua, hoy día la gran mayoría de los habitantes de los sectores urbanos y rurales carecen del vital líquido, ello obedece la pésima "Gestión" de las empresas operadoradoras dedicadas a dar servicio, teniendo que recurrir a la compra del agua embotellada, disponiendo cerca del 40% de sus ingresos mensuales para adquirir el vital líquido.

En otro contexto, cerca de cuatro millones de habitantes en el sector rural no tienen acceso al agua potable puesto a que el ente responsable de prestar el servicio fue eliminado para dar paso a una nueva figura donde los Alcaldes deberían asumir la competencia, desde el año 2001, y aún no se ha concretado el traspaso de acueductos a los gobiernos locales con predios agrícolas.

Así mismo, la Ley de Prestación de Servicio de Agua Potable, promulgada en el año 2001, aún no tiene reglamento, lo cual implica que dicha ya ley ya es obsoleta. En otro orden de ideas, las inversiones en el sector agua son ínfimas en comparación con las establecidas para el equipamiento militar.

A esta inmensa tragedia se le suma la falta de definición en políticas públicas y la alta rotación del ministros en el área. La rectoría que tenía el Ministerio del Ambiente, y cambió al Ministerio de Ecosocialismo y Agua, recientemente fue separado en un Ministerio de Asuntos de Agua. Estas terribles improvisaciones afectan a más de las tres cuartas partes de la población venezolana, donde el estado suscribió en el año 2010 la resolución de las Naciones Unidas por el Derecho Humano al Agua y Saneamiento, que luego lo refrendó el Parlamento Latinoamericano en el año 2013, conocido como el acuerdo de San José de Costa Rica.

Bajo este marco de rerferencia pareciera que para quienes dirigen esta área tan sensible no tienen claro el significado del derecho humano al agua en un país con mucha riqueza hídrica pero sus habitantes padecen de sed.