Aqualia
Connecting Waterpeople

El futuro de la gestión del agua

1
401
  • futuro gestión agua

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
Grupo INCLAM
Global Omnium
· 401
1

La Directiva Marco del Agua (DMA) acabó con la visión tradicional del agua, esencialmente económica. En ella se contienen los requisitos ambientales a respetar que, resumidos en dos, son la preservación de la calidad de las aguas y la limitación de las extracciones para respetar los ecosistemas acuáticos. Paradójicamente, al recoger la complejidad de la gestión del agua, el factor económico volvió a la actualidad, pues hubo que considerar lo que hasta entonces eran meras externalidades e internalizar sus costes.

La planificación hidrológica española ha venido recogiendo la letra de esos requisitos, pero la realidad ha quedado muy lejos de alcanzarlos. Estamos al final del período 2015-2021, y ya está en preparación la del período 2021-2027. Siguiendo las pautas establecidas, cada confederación ha presentado y sometido a información y participación pública los Esquemas de Temas Importantes (ETI) a tener en cuenta en el inmediato futuro.

Los documentos son de gran ortodoxia formal, e insisten en los tópicos de la DMA: caudales ecológicos, depuración de aguas, extracción sostenible y protección de acuíferos, contaminación agropecuaria, etc.; a los que se añaden los riesgos potenciales derivados del cambio climático -menor pluviosidad, sequías prolongadas y episodios de inundaciones graves- que en conjunto dificultaran la capacidad de almacenamiento del agua caída. No obstante, se echa en falta el análisis y balance de lo realizado hasta el momento.

Algunos de los documentos reflejan cómo esos vectores ya estaban incluidos en la planificación del período que ahora termina, y dan cuenta de sus escasos logros. En algunos casos se alude a financiación insuficiente, en otros a poca coordinación administrativa, en otros a deficiencias organizativas de algunas confederaciones. No se profundiza en esas alusiones, pero queda clara la conciencia de la inadecuación entre propósitos y recursos.

La planificación hidrológica española ha venido recogiendo los requisitos de la DMA, pero la realidad ha quedado muy lejos de alcanzarlos

En el aspecto financiero, se pueden señalar algunas cosas: en tanto que recurso económico, el agua genera mucho más valor del que recibe. Ese valor tiene beneficiarios concretos cuyas plusvalías quizá deberían aportar más a la financiación del recurso público agua. En tanto que bien ambiental, los beneficios de la protección son de interés general pero no es posible imputar costes concretos a muchos de sus beneficiarios. Por otra parte, después de quince años sin Fondos de Cohesión, se están abriendo nuevas ventanas de oportunidad a través de los planes de inversión europeos, ya sea a fondo perdido o como créditos en condiciones muy favorables para la inversión pública.

En algún documento ETI se alude a los recursos altamente comprometidos (ratio concesiones/recurso disponible). No obstante, las concesiones de uso son derechos que nunca han garantizado la disponibilidad del recurso. ¿Cómo expresar en un plan el grado de garantía del que goza una concesión? ¿Cómo se concibe, en nuestro tiempo, que un determinado uso no pueda medir la garantía de disponibilidad del agua? ¿Cómo evitar el overbooking concesional, agravado por las extracciones ilegales? Quien lo paga son los caudales de mantenimiento o los acuíferos sobreexplotados. ¿Cómo buscar equilibrios entre el aprovechamiento de recursos locales o aportados otras cuencas? También son tímidas las alusiones a los nuevos recursos de agua, ya sea por reutilización o desalación.

También merece análisis el papel de las CC.AA. en la gestión del agua, en especial en las cuencas intercomunitarias. En su momento, las CC.AA. cumplieron la misión de canalizar los Fondos de Cohesión, pero no ha quedado claro su compromiso con los resultados, como se ha observado con las multas comunitarias por los déficits de saneamiento.

En estas condiciones, la planificación hidrológica 2012-2027 debería ir precedida de un documento marco que analice con detalle las circunstancias que hasta el momento han dificultado el acercamiento a los objetivos deseados, estudie escenarios alternativos y sus grados de viabilidad, así como los intereses que habría que reubicar en cada escenario.

Comentarios