Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
ACCIONA
HRS Heat Exchangers
GS Inima Environment
LABFERRER
Lama Sistemas de Filtrado
RENOLIT ALKORPLAN
Terranova
Confederación Hidrográfica del Segura
EPG Salinas
Catalan Water Partnership
Smagua
Hidroconta
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
ADECAGUA
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Amiblu
Asociación de Ciencias Ambientales
s::can Iberia Sistemas de Medición
AGS Water Solutions
Aqualia
AMPHOS 21
Almar Water Solutions
LACROIX
TFS Grupo Amper
Autodesk Water
ISMedioambiente
Schneider Electric
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Idrica
NTT DATA
Red Control
ADASA
MOLEAER
Gestagua
Consorcio de Aguas de Asturias
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
Filtralite
Cajamar Innova
TEDAGUA
Grupo Mejoras
Sacyr Agua
Likitech
AGENDA 21500
Aganova
FENACORE
Ingeteam
CAF
Saint Gobain PAM
Prefabricados Delta
Fundación Biodiversidad
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Hach
Rädlinger primus line GmbH
TRANSWATER
Barmatec
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Agencia Vasca del Agua
AECID
Esri
TecnoConverting
SDG Group
Hidroglobal
EMALSA
MonoM by Grupo Álava
IAPsolutions
ANFAGUA
SCRATS
Fundación CONAMA
ESAMUR
ICEX España Exportación e Inversiones
Global Omnium
KISTERS
Arup
Siemens
Xylem Water Solutions España
Molecor
Minsait
IRTA
FLOVAC
Baseform
DATAKORUM
ONGAWA
Sivortex Sistemes Integrals
Vector Energy
J. Huesa Water Technology
Fundación Botín
Kamstrup

Se encuentra usted aquí

Sequía, multas y otras limitaciones

  • Sequía, multas y otras limitaciones

La escasa disponibilidad de agua que nos depara la meteorología ha puesto de relieve muchas insuficiencias. Insuficiencias basadas en la costumbre, en el caso omiso a los avisos de los cambios que se avecinaban y que ya tenemos aquí.

No hay regla de conducta más férrea que la costumbre, la resistencia al cambio. Y cuando los hechos se precipitan, la culpa siempre es de otro, ese es el mecanismo de defensa que salvaguarda la dignidad propia, pero que dificulta la mejora colectiva.

En diversas ocasiones me he referido a la contradicción económica en que está inmerso el mundo del agua, recurso público escaso que se distribuye subvencionado, pues su precio está por debajo de su coste. El paradigma de esa contradicción lo podemos observar en el mundo agrícola que, con toda su diversidad, mantiene importantes porcentajes de regadío por inundación, prácticas inadecuadas de regadío por aspersión a pleno sol o una selección de cultivos que no considera el coste del agua, pues no reciben señales suficientes de la administración hidráulica, o de las comunidades de regantes que actúan en su nombre. El agua se da —se daba— por supuesta.

Claro que no todo es igual. Claro que la agricultura más avanzada es la que soporta mayores proporciones de ese coste. Con todo, la parte de coste que soporta se refiere al coste directo, no conozco ningún caso en el que tenga interiorizado el coste ambiental asociado a su actividad.

Pero me voy a referir al ámbito urbano. Aquí existe un sistema tarifario que en el peor de los casos soporta el coste de explotación de los abastecimientos y que en algunos casos permite grados diversos de inversión en la infraestructura. Durante décadas, la inversión se ha asociado al redimensionamiento de las redes para dar respuesta al crecimiento urbano. Más escasa ha sido la atención observada para evitar su envejecimiento, la pérdida de rendimiento o la mejora en la calidad del servicio.

La Agencia Catalana del Agua insiste en sancionar a los municipios que consumen un exceso de agua en relación a los estándares fijados

La Agencia Catalana del Agua insiste en sancionar a los municipios que consumen un exceso de agua en relación a los estándares fijados. Esos baremos se fijan en base a ratios de consumo entre la población de hecho, que en las zonas turísticas es muy importante y en alguno de los municipios “sospechosos” no se han actualizado.

Más allá de eso, hay otra realidad: las tarifas de abastecimiento estabilizadas desde hace años —no es infrecuente ver tarifas aprobadas con diez años de vida— como si los costes no se hubieran movido.

Es decir, en algunos municipios la señal económica tampoco funciona de forma suficiente.

Los grandes consumidores de agua urbana en las zonas turísticas, riegan jardines particulares y piscinas. Su capacidad adquisitiva no les hace acreedores a agua subvencionada, aquí estamos en las antípodas del derecho al agua como garantía. Y, sin embargo, usan agua subvencionada.

A diferencia de muchos usos agrícolas, su consumo de agua está medido y la respuesta municipal no debe ser la vigilancia con drones -como ha insinuado algún municipio- o la expresión de impotencia frente a esos usos. Hay respuestas objetivas al alcance.

Por otra parte, las tarifas no solo deben actualizarse para cubrir los costes de explotación del servicio, sino para atender las necesidades de inversión en mejora del rendimiento y de la calidad del agua.

A la vista está el próximo otoño. Los grandes abastecimientos en alta, por lo menos en Cataluña, están considerando la interiorización de los costes observados derivados de la escasez de agua y la incorporación de nuevos recursos —regeneración, desalación—.

Queda por asignar —siempre queda en la recámara de lo innombrable— la financiación de los costes derivados de la actividad agropecuaria: nitratos, plaguicidas y agroquímicos en general, que por el momento asumen de forma pasiva y resignada los abastecimientos urbanos.

Las multas solo sirven para evidenciar la incomodidad del multador con la situación. Más que una solución son el reconocimiento de su fracaso. Al igual que he expresado en relación con el mundo agrario, la lectura correcta de los problemas urbanos puede aportar soluciones estables a la nueva situación.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.