Hidroconta
Connecting Waterpeople
NTT DATA
Amiblu
Gestagua
Xylem Water Solutions España
Filtralite
Innovyze, an Autodesk company
Minsait
AMPHOS 21
Sivortex Sistemes Integrals
Confederación Hidrográfica del Segura
CAF
TFS Grupo Amper
AGS Water Solutions
RENOLIT ALKORPLAN
KISTERS
Saint Gobain PAM
Catalan Water Partnership
Kamstrup
DATAKORUM
EPG Salinas
Molecor
SCRATS
GS Inima Environment
ICEX España Exportación e Inversiones
Red Control
MOLEAER
Baseform
AGENDA 21500
LACROIX
Hidroconta
ISMedioambiente
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Schneider Electric
Grupo Mejoras
Aqualia
Global Omnium
Idrica
Consorcio de Aguas de Asturias
ONGAWA
VisualNAcert
TEDAGUA
ACCIONA
EMALSA
Barmatec
Lama Sistemas de Filtrado
Fundación Botín
Regaber
ADECAGUA
Likitech
HRS Heat Exchangers
Rädlinger primus line GmbH
STF
s::can Iberia Sistemas de Medición
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Danfoss
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Fundación Biodiversidad
FENACORE
NSI Mobile Water Solutions
Terranova
ESAMUR
TecnoConverting
Aganova
AECID
Almar Water Solutions
Sacyr Agua
Asociación de Ciencias Ambientales
Vector Energy
Ingeteam
Fundación CONAMA
J. Huesa Water Technology
Agencia Vasca del Agua
Hach

Se encuentra usted aquí

El Partenariado del Agua del Ebro rechaza la ley de Aguas y Ríos de Aragón

Sobre el blog

Joaquín Olona Blasco
Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragon.
  • El Ebro a su paso por Zaragoza (Wikipedia/CC).
    El Ebro a su paso por Zaragoza (Wikipedia/CC).

El Partenariado del Agua del Ebro se constituyó en 2013 con la misión de promover la mejora institucional de la gobernanza del agua basada en la acción colectiva, directa y responsable, de los usuarios en el marco de las cuencas hidrográficas.

En coherencia con sus principios fundacionales, el Partenariado del Agua del Ebro se ha pronunciado en contra de la Ley 10/2014, de Aguas y Ríos de Aragón aprobada por las Cortes de Aragón (27-11-2014) y publicada en el Boletín Oficial de Aragón (10-12-2014).

La ley que se rechaza es un ejemplo de desprestigio del patrimonio institucional que fundamenta la gobernanza española del agua

En su manifiesto de 19-01-2015, el Partenariado insta a los órganos competentes para que, en el ejercicio de sus responsabilidades y competencias, actúen en defensa del principio de unidad de cuenca y de los sistemas hidráulicos. Todo ello de conformidad con la Constitución, la Directiva Marco del Agua y la planificación hidrológica vigente.

Con independencia de la doctrina constitucional y de los argumentos que expone el manifiesto, la ley que se rechaza es un nuevo ejemplo de degradación y desprestigio del patrimonio institucional que fundamenta la gobernanza española del agua.

La promulgación de normas como la que ahora se cuestiona pone de manifiesto la progresiva politización de la gobernanza del agua y consiguiente deterioro del proceso y de los órganos de participación directa de los usuarios. Todo ello sin otro propósito que dar cabida a intereses político-partidistas que no sólo no aportan nada a la gestión eficiente y equitativa del agua sino que la obstaculizan.

La institucionalidad de la gobernanza del agua, aún siendo ejemplar, exige profundas mejoras

La ejemplaridad de la gobernanza española del agua, reconocida internacionalmente, radica en el reparto del agua y la gestión de los sistemas hidráulicos mediante acuerdo directo de los usuarios pero considerando la cuenca hidrográfica como un todo. La necesidad de esta última exigencia se pone de manifiesto una y otra vez para hacer frente, por ejemplo, a los episodios recurrentes de inundación y sequía que caracterizan nuestra hidrología. La participación directa de los usuarios, a través de sus comunidades y de los órganos de cuenca, han demostrado su eficacia mientras que las soluciones político-administrativas que unos pretenden, así como las de carácter mercantil que otros proponen, ofrecen claros interrogantes, riesgos a incertidumbres.

La institucionalidad de la gobernanza del agua, aún siendo ejemplar, exige profundas mejoras. Sin embargo, la imprescindible innovación institucional está siendo obstruida, no sólo por los intereses político-partidistas y comerciales aludidos, sino también, por la insuficiente capacidad, convicción y liderazgo de quienes configuran la vigente institucionalidad para explicarla y defenderla con eficacia.

El manifiesto puede verse en esta web.