Connecting Waterpeople

Valladolid remunicipaliza su servicio de aguas. Hablamos de #FelizAguaPublica en Azul y Marrón

639
8
(3)

Sobre el blog

Jorge Castañeda Pastor
Activista multi-causa. Aquí me muevo por los derechos humanos al agua y el saneamiento
Sofrel
  • Valladolid remunicipaliza servicio aguas. Hablamos #FelizAguaPublica Azul y Marrón

Si os digo la verdad, no tenía ni idea de que en Valladolid estaban trabajando en la remunicipalización del servicio de aguas. Pero una vez más surgió la magia de Twitter: hace unos días en mi timeline empezó a aparecer el hashtag #FelizAguaPublica que, por supuesto, rápidamente comencé a investigar. Justo esos días había estado dándole una vuelta a las conversaciones en azul y marrón que, manteniendo el toque social y reivindicativo, van a ir entrando en lo que pasa también en España (hasta ahora se centraban en la cooperación al desarrollo), así que me puse en contacto con el Grupo Municipal de Valladolid Toma la Palabra para ver si María Sánchez, una de las personas que lideraba este proceso, se animaba a hacer una entrevista. Dijo que sí, cosa que le agradezco (también gracias a Juan Guijarro por las gestiones).

Para los que no conozcáis a María, os cuento un poco sobre su experiencia: es Licenciada en Derecho por la Universidad de Burgos y Máster en Igualdad y Políticas de Género por la Universidad de Valladolid. Fue coordinadora local de Izquierda Unida Valladolid entre 2008 y 2016, y trabaja en Ecologistas en Acción. Fue elegida concejala del Ayuntamiento de Valladolid por Izquierda Unida en 2011 y nuevamente, por Valladolid Toma la Palabra, en 2015. Desde entonces es concejala delegada de Medio Ambiente y Sostenibilidad.


Como os decía, María conoce de primera mano el proceso de remunicipalización del servicio de aguas de Valladolid. A continuación os podéis ver lo que me ha contado al respecto:

Pregunta: Empecemos por el pasado. ¿Qué os lleva a tomar la decisión de la remunicipalización del servicio de agua en Valladolid?

Respuesta: En primer lugar, la convicción de que la gestión de un recurso esencial no puede generar un beneficio privado cuando es perfectamente asumible desde las administraciones públicas. El dinero que cada ciudadano y ciudadana paga debe producir beneficios sociales y medioambientales, no privados. En Valladolid el ciclo integral del agua estuvo municipalizado entre 1959 y 1997 y el PP cambió el modelo de gestión a concesión sin que existiera ninguna justificación técnica o económica para ello.

En segundo lugar, nuestro compromiso político. En Valladolid Toma la Palabra concurrimos a las elecciones con un programa elaborado de forma participativa por cientos de activistas y vecinos y vecinas que quisieron recoger la apuesta por la remunicipalización como una de las grandes demandas del movimiento vecinal que debían materializarse al acceder al gobierno.

En tercer lugar, porque hemos llegado a la conclusión de que el modelo de gestión mediante una entidad pública empresarial es el más ventajoso para la ciudad y su gente desde todos los puntos de vista. Al acceder al equipo de gobierno creamos una Comisión Político-Técnica que encargó al personal de la Concejalía de Medio Ambiente y Sostenibilidad la elaboración de un informe comparativo entre los distintos tipos de gestión directa e indirecta del ciclo del agua. Tras meses de intenso trabajo, las conclusiones de este informe y de los redactados por la Asesoría Jurídica y la Intervención del Ayuntamiento son claras: el modelo elegido ofrece las mayores ventajas fiscales para el Consistorio, permite un mayor control y transparencia de la gestión, ofrece la proyección de evolución de tarifas menos gravosa para el bolsillo de las vallisoletanas y vallisoletanos y permitirá reinvertir en el mantenimiento y mejora de las infraestructuras, que presentan un escandaloso déficit inversor de 96,7 millones de euros tras dos décadas de gobierno monocolor popular. Y todo esto garantizando la subrogación de la actual plantilla de la empresa concesionaria, Aguas de Valladolid, de manera que los trabajadores y trabajadoras continuarán en sus puestos en condiciones muy similares y con la posibilidad de acceder en el futuro a formar parte del personal del Ayuntamiento y, además, podamos retener su experiencia y conocimiento, imprescindibles para afrontar esta nueva etapa.

Todo este proceso se ha desarrollado con la máxima transparencia: la oposición ha podido participar en la Comisión Político-Técnica y ha tenido en su poder todos los informes y documentación pertinente, la ciudadanía ha podido participar a través de tres foros públicos desarrollados el año pasado y nos hemos reunido en muchas ocasiones no solo con el Comité de Empresa de Aguas de Valladolid, sino con la plantilla en su totalidad, en asamblea abierta, para poder conocer sus posiciones y resolver todas las inquietudes e incertidumbres que se hubieran podido generar.

Pregunta: Y ahora miremos al futuro. ¿Cuáles son los próximos pasos para hacer efectiva esta decisión?

Respuesta: El cambio de modelo de gestión fue aprobado el 30 de diciembre de 2016, y se hará efectivo de forma natural cuando finalice la actual concesión, el 30 de junio de 2017. Hasta esa fecha debemos constituir la entidad pública empresarial, proceso que ya se ha iniciado con la redacción de sus estatutos, y preparar todos los aspectos jurídicos y laborales de la transición. Por fortuna contamos con un personal en la Concejalía de Medio Ambiente y Sostenibilidad y en la de Urbanismo comprometido con la institución y volcado en el proceso. Han hecho un trabajo excepcional hasta el momento y seguirán haciéndolo desde ahora.

Pregunta: Valladolid no es la primera localidad que retoma la gestión pública. Recientemente lo han hecho París o Berlín y dentro de nuestras fronteras Torrelavega (Cantabria) o Lucena (Córdoba) por citar algunas. ¿Crees que se trata de casos aislados o es una tendencia que seguirá en aumento en los próximos años tanto a nivel nacional como internacional?

Respuesta: Existe una tendencia global y es numéricamente indiscutible: de 3 casos de remunicipalización en el año 2000 se ha pasado a 180 en 2014, distribuidos en 35 países. En Francia es muy significativo, como señalas, el caso de París, pero son cerca de 40 los municipios que han recuperado la gestión del agua en nuestro país vecino. En España hay decenas de casos, y no solo en localidades de pequeño tamaño: a diferentes ritmos, vemos cómo se están concretando ya la remunicipalización en ciudades como Tarrasa.

Creo que la tendencia continuará consolidando estos procesos: la falta de transparencia y control de las concesionarias o el encarecimiento de tarifas han hundido el mito de la eficiencia en la gestión privada y han llamado a muchos gobiernos a explorar la vía de la remunicipalización. Evidentemente, ver cómo en otras ciudades se ha desarrollado sin mayores problemas es un impulso para que la ciudadanía y los representantes políticos vean estas recuperaciones con normalidad y la tendencia remunicipalizadora pase de una cierta marginalidad política a ocupar el centro de los debates sobre municipalismo.

Pregunta: Muchos, con argumentos vinculados a la eficiencia y la reducción de costes principalmente, siguen y seguirán defendiendo la gestión privada. ¿Qué les dirías?

Respuesta: Que la evidencia refuta sus posiciones, y que el mito creado en torno a las bondades de la gestión privada, sobre las que tanto se insistió durante la oleada de privatizaciones de los años 90, no se sostiene. Cualquiera entiende que si una empresa concesionaria obtiene un beneficio millonario por su labor de gestión, está saliendo dinero de nuestros bolsillos que no se destina a producir beneficios sociales y medioambientales, sino estrictamente económicos. Pero más allá de los argumentos de brocha gorda, debemos acudir a datos contrastables: el Tribunal de Cuentas, en el informe de fiscalización del sector público local de 2011, ya señalaba que la gestión privada del agua era un 22% más cara que la pública en municipios pequeños y medianos, que generaba unas pérdidas en las redes de abastecimiento un 30% mayores e invertía en mantenimiento de las infraestructuras un 15,5% menos.

En Valladolid, la subrogación de la plantilla asegurará que el conocimiento en la gestión permanecerá inalterado en la nueva entidad pública, mientras que las tarifas aumentarán menos de lo que lo harían si se mantuviera la concesión. El informe “El Ciclo Urbano del Agua” elaborado por el equipo técnico de la concejalía de Medio Ambiente y Sostenibilidad efectuó una proyección a 15 años para todos los posibles modelos de gestión; en los sistemas de empresa mixta o concesión las tarifas aumentaban entre un 1,83% y un 2,2%, mientras que con la gestión mediante entidad pública se quedaba en un 0,97%, y eso garantizando la ejecución de todas las inversiones necesarias y con excedente de tesorería a partir del séptimo año

Pregunta: Una de las categorías del Derecho Humano al Agua es la disponibilidad lo que quiere decir que el abastecimiento debe ser suficiente y continuo. Sin embargo, en 2014, según datos de la Asociación Española de Operadores Públicos de Abastecimiento y Saneamiento, se produjeron en España alrededor de 300.000 cortes de agua por impago. ¿Hay disponibles datos sobre los cortes de agua en Valladolid por impago? ¿Qué pasará a partir de ahora si alguien no paga el agua en vuestra ciudad?

Respuesta: No nos cansamos de repetir que el primer objetivo de un Ayuntamiento en la gestión del agua, como derecho fundamental, es asegurar que nadie se vea privado de ella por motivos económicos. Por eso hemos puesto en marcha una campaña específica contra la pobreza energética que permita a las familias más vulnerables afrontar el gasto de suministros, incluido el agua. Además, actualmente existe un Fondo de Solidaridad específico para cubrir las facturas del agua que asume el pago de hasta 244 euros anuales. Calculamos que se pueden beneficiar de esta ayuda unas 400 familias en nuestra ciudad.

Pregunta: No nos olvidemos del saneamiento. Cada vez se habla más de los problemas generados en los sistemas de alcantarillado por el uso de toallitas higiénicas. La Agencia Vasca del Agua habla, por ejemplo, del monstruo de las toallitas. ¿Es este también un problema en Valladolid?

Respuesta: Sí, es un problema de primer orden de cualquier sistema de alcantarillado y depuración y Valladolid no es una excepción. La EDAR ha tenido alertas por atascos y está claro que es un asunto que solo se resolverá con campañas de concienciación que busquen la colaboración de de la ciudadanía en el mejor uso y mantenimiento de nuestras infraestructuras.

Pregunta: Para terminar, como le pido a todas las personas que pasan por estas conversaciones en azul y marrón, ¿podrías recomendar una campaña vinculada con el agua y/o el saneamiento?

Respuesta: En Valladolid se han desarrollado varias campañas en ámbitos muy diferentes, pero creo que las más relevantes, y las que a largo plazo tienen más efecto, son las relativas al consumo responsable por parte de la ciudadanía. El año pasado el Museo de la Ciencia de Valladolid albergó precisamente una exposición titulada “H2O: los secretos del agua en tu ciudad”, una muestra divulgativa sobre el uso y el consumo responsable en las redes urbanas que tuvo muy buena acogida. Las instituciones podemos buscar una mejor eficiencia en el mantenimiento de las infraestructuras para minimizar las pérdidas en la red, pero la reducción en el consumo de recursos solo puede ser una labor colectiva.


Notas:

  • Esta entrevista se cerró en enero de 2017.
  • Las opiniones recogidas representan a la entrevistada y no necesariamente al entrevistador ni a las entidades que aparecen en el texto.
  • La imagen insertada en el post ha sido facilitada desde el Grupo Municipal Valladolid Toma la Palabra.