Aqualia
Connecting Waterpeople
Laboratorios Tecnológicos de Levante
CAF
Grupo Mejoras
Sacyr Agua
Schneider Electric
Terranova
Fundación CONAMA
ISMedioambiente
Hidroconta
TEDAGUA
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Fundación We Are Water
ABB
Aigües Segarra Garrigues
Global Omnium
Fundación Biodiversidad
Ingeteam
Fundación Botín
Miya Water
Grundfos
ADECAGUA
ICEX España Exportación e Inversiones
IIAMA
Smagua
Aqualia
ESAMUR
Rädlinger primus line GmbH
VisualNAcert
Xylem Water Solutions España
Barmatec
Gestagua
NaanDanJain Ibérica
Likitech
Idrica
IAPsolutions
Cibernos
Ulbios
BELGICAST by TALIS
Control Techniques
Kamstrup
DAM-Aguas
Red Control
Cajamar Innova
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
HANNA instruments
TecnoConverting
STF
ITC Dosing Pumps
Catalan Water Partnership
BACCARA
s::can Iberia Sistemas de Medición
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
J. Huesa Water Technology
Prefabricados Delta
AECID
Hach
DuPont Water Solutions
Insituform
Minsait
Almar Water Solutions
Agencia Vasca del Agua
UNOPS
Elliot Cloud
UPM Water
Lama Sistemas de Filtrado
ACCIONA
Bentley Systems
Confederación Hidrográfica del Segura
Saleplas
Elmasa Tecnología del Agua
Blue Gold
Innovyze, an Autodesk company
AGENDA 21500
LACROIX
Consorcio de Aguas de Asturias
GS Inima Environment
Vector Motor Control
SCRATS
EMALSA
FLOVAC
Saint Gobain PAM
Molecor
NOVAGRIC
biv Innova
FENACORE
Asociación de Ciencias Ambientales
Baseform
Redexia network
AZUD
Regaber
EPG Salinas
Aganova
Filtralite
Isle Utilities

Derecho al Agua (II): ¿Qué significa?

Sobre el blog

Jorge Castañeda Pastor
Activista multi-causa. Aquí me muevo por los derechos humanos al agua y el saneamiento

Continúo con la serie que inicié hace unas semanas sobre el Derecho Humano al Agua. Éste implica que todas las personas tienen derecho al uso personal y doméstico de agua suficiente, segura, económica y físicamente accesible.

En 2002, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales emitió su Observación General nº 15, centrada en concretar el alcance del Derecho Humano al Agua y al Saneamiento, y que reconoce que “El agua es un recurso natural limitado y un bien público fundamental para la vida y la salud. El derecho humano al agua es indispensable para vivir dignamente y es condición previa para la realización de otros derechos humanos”.

Esta Observación establece las categorías fundamentales que garantizan el cumplimiento o no, por parte de los estados, del Derecho Humano al Agua. Profundizamos a continuación en estas categorías:

El abastecimiento de agua debe ser suficiente y continuo para usos personales y domésticos

  • Disponibilidad: el abastecimiento de agua debe ser suficiente y continuo para usos personales y domésticos (consumo, saneamiento, colada, preparación de alimentos e higiene). La Organización Mundial de la Salud establece que 50 litros de agua por persona y día es el mínimo para garantizar una vida digna.
  • Calidad: el agua debe ser potable, salubre, carente de microorganismos o sustancias peligrosas que puedan perjudicar la salud de las personas. Además, el agua debe tener un color, un olor y un sabor aceptables para cada uso personal o doméstico.
  • Accesibilidad: el agua y las instalaciones y servicios de agua se consideran accesibles cuando están en el interior de cada hogar, institución educativa y lugar de trabajo, o en su cercanía inmediata. Además de la distancia adecuada entre la fuente de agua y el lugar de consumo, la accesibilidad implica también la garantía de la seguridad física para quienes acceden a los servicios de agua. De acuerdo con la OMS, la fuente de agua debe encontrarse a menos de 1.000 metros del hogar y el tiempo de desplazamiento para la recogida no debería superar los 30 minutos.
  • Asequibilidad: el acceso a los servicios de agua debe garantizarse sin que ello comprometa la capacidad de las personas para adquirir otros bienes y servicios esenciales (alimentación, vivienda, salud, educación,…). El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo sugiere que el coste del agua no debería superar el 3% de los ingresos del hogar.

Además de estas categorías intrínsecas del Derecho al Agua, se aplican también los principios transversales que rigen en general en lo que respecta a los Derechos Humanos:

  • Igualdad y no discriminación: El agua y sus servicios básicos deben garantizarse a todas las personas, prestando especial atención a los sectores más vulnerables y marginados de la población.
  • Derecho a la participación y a la información: Todas las personas tienen derecho a participar en la elaboración y planificación de las políticas de agua como condición básica para ejercer el Derecho al Agua. La accesibilidad comprende el derecho a solicitar, recibir y difundir información sobre las cuestiones de agua.
  • Sostenibilidad: el sistema de abastecimiento debe estar garantizado también para las generaciones futuras.
  • Rendición de cuentas: Deben establecerse recursos judiciales o de otro tipo para resarcir a las víctimas de la violación del Derecho al Agua.

Para más información sobre este tema puede consultarse la publicación Derecho humano al agua y saneamiento. Guía para la incorporación del enfoque basado en derechos humanos