Te propongo un reto: agua y saneamiento como tema clave para tu cena de Nochevieja

181
4
  • Te propongo reto: agua y saneamiento como tema clave tu cena Nochevieja

Sobre el blog

Jorge Castañeda Pastor
Activista multi-causa. Aquí me muevo por los derechos humanos al agua y el saneamiento

Con toda probabilidad los temas estrella de la cena de Nochebuena y la comida de Navidad han sido las elecciones y los posibles pactos post – electorales. Para los que creemos en el poder político de la ciudadanía y defendemos conceptos como el voto responsable es una gran noticia que el foco de las conversaciones haya estado ahí y no en el vestido de Cristina Pedroche. No obstante, también hay que reconocer que hay cientos de cuestiones interesantes de las que hablar y que la tensión entre, por ejemplo, tu cuñada la de Podemos y tu tío el del PP puede ser agotadora y estropear un momento en el que lo importante es disfrutar de tus seres queridos.

En este sentido, como alternativa para el próximo gran evento navideño –Nochevieja-, os propongo el reto de que consigáis que se hable de agua y saneamiento. Qué mejor momento que teniendo una audiencia cautiva –lo normal es que no te puedas escapar de la cena, al menos hasta las uvas-, cercana –es la familia-, alegre –sobre todo si ha habido buen vino en la mesa- y receptiva a propuestas –el cambio de año suele ser momento de buenos propósitos-, para implicar a tus familiares en el movimiento global a favor del Derecho al Agua y el Derecho al Saneamiento.

Pensemos cómo podríamos conseguirlo.

En primer lugar tendremos que ver cómo introducir el tema. Muy probablemente la política volverá a estar presente en la mesa, así que una buena estrategia podría ser sacar a colación lo que decían sobre cooperación al desarrollo los programas de los diferentes partidos (ver en este sentido el análisis de Polétika) o lo que decían sobre el agua (puedes obtener información al respecto en este post de Luís Martín).

Una vez que hayas conseguido desviar la atención hacia nuestro tema es el momento de tomar las riendas de la conversación. Si has aceptado este reto seguro que llevarás tu discurso preparado, pero si no es así, puedes llevar en tu teléfono tres chuletas: una sobre agua, otra sobre saneamiento y otra sobre higiene.

Probablemente no tengas otra oportunidad como ésta hasta el año que viene, hay que, por tanto, mantener la audiencia como sea, así que es recomendable llevar preparados algunos datos clave que sea imposible que dejen indiferente a nadie. Por ejemplo, se estima que cada 20 segundos muere un niño o una niña menor de cinco años como consecuencia de la diarrea, una enfermedad íntimamente relacionada con la falta de agua y saneamiento adecuados. Es decir, que en el tiempo que te comes las uvas morirán dos o tres niños por causa de esta enfermedad, y alrededor de 400 durante tu cena de Nochevieja. Si la fiesta se alarga hasta altas horas de la madrugada, el número superará con creces las 1.000 personas.

Será importante también encontrar aliados. Seguro que compartirás mesa y mantel con personas que vivieron en la España rural de la posguerra. Ellos y ellas mejor que nadie pueden contar de primera mano qué supone tener que ir cada día a por agua o no disponer de un sistema de saneamiento en el hogar. Los más pequeños también pueden ayudar. Todos ellos tendrán muy claro que sin agua no hay vida y seguro que sabrán bien la lección sobre la importancia de la higiene.

Por último, debemos tratar de anular o llevar a nuestro terreno a los incrédulos. No faltarán, seguro, los que digan que no hay nada que hacer contra la pobreza o que el problema no es para tanto. Las dudas del primer tipo se pueden superar con datos como que desde 1990 un total de 2.600 millones de personas han accedido a una fuente mejorada de agua potable (y eso que el compromiso internacional con el desarrollo no ha sido todo lo elevado que debería). Para las del segundo tipo quizá lo más práctico sea pedir a esa persona que no utilice el váter durante toda la noche, seguro que a media cena entenderá la relevancia de un tema como el saneamiento.

Cualquier complemento a tu charla reforzará tu mensaje, cuanto más impactante mejor, así que atrévete a precintar el baño de la casa, a cortar el agua un rato o a poner una jarra de agua sucia para llamar la atención de los comensales. Una imagen de un váter en el centro de mesa podría ser muy decorativa a la vez que útil para nuestro objetivo.

Finalmente, como agradecimiento por prestarte atención, quizá puedas llevar preparado un pequeño regalo. Dado que comenzarás el año con ellos, ¿qué tal un calendario de 2016 para romper el silencio sobre el saneamiento?

Entonces, ¿aceptas el reto? Si es que sí, por favor, no dudes en contarme tu estrategia y resultado.

Aprovecho el post para desearos una feliz salida y entrada de año. Nos leemos en 2016.

Comentarios