Connecting Waterpeople

Se encuentra usted aquí

El agua y el alto precio de la mala economía

Sobre el blog

Jorge Chamorro
Ingeniero especialista en tratamiento y depuración de aguas y en desalación.
  • agua y alto precio mala economía

Estaba leyendo el suplemento de Negocios de El País de este domingo, 10 de diciembre de 2023, cuando me encontré este apasionante artículo: “El agua y el alto precio de la mala economía”.

Por fin alguien (Informe Stern sobre la economía del cambio climático y el Informe Dasgupta sobre la economía de la biodiversidad, la Comisión Mundial sobre la Economía del Agua) iban a abordar el problema del Ciclo Integral del Agua (CIA) y que, como todos sabemos, se centra en la mayor parte del mundo en:

  • Las tarifas no cubren los costes del servicio.
  • Los costes en el tratamiento del agua potable suben cada día por el deterioro de las fuentes de agua
  • Las pérdidas en las redes de distribución van en aumento.
  • Las inversiones en las redes de saneamiento se limitan al mantenimiento preventivo.
  • Se invierte en Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) con procesos insostenibles para los usuarios y que se abandona o se infrautilizan deteriorando las fuentes de agua.
  • El control de la operación y mantenimiento de las EDAR se limita a unos cuantos análisis de agua anuales, ignorando que si no se produce fangos no se depura.

Y la solución que proponían eran un nuevo pensamiento que se basa en tres pilares:

  1. En primer lugar, debemos tratar el ciclo mundial del agua como un bien común que se gobierna colectivamente y en interés de todos. El agua no sólo está cada vez más entrelazada con el cambio climático y el agotamiento del capital natural del planeta; también es una fuente importante, aunque subestimada, de interdependencia entre países.
  2. En segundo lugar, debemos ir más allá de un enfoque reactivo de fijación del mercado hacia uno proactivo de configuración del mercado que catalice la inversión en agua y fije adecuadamente los precios de las externalidades negativas. Sólo con una nueva mentalidad económica podrán los gobiernos valorar, gobernar y financiar el agua de una manera que impulse la transformación que necesitamos.
  3. En tercer lugar, abordar nuestros desafíos interrelacionados requiere “combinaciones de políticas” holísticas, intersectoriales y orientadas a resultados, en lugar de las intervenciones aisladas que han caracterizado la formulación de políticas económicas hasta ahora. Las estrategias económicas orientadas a una misión pueden movilizar a todos los ministerios, sectores y partes relevantes en torno a objetivos específicos relacionados con el agua, y los instrumentos e instituciones orientadas a los resultados pueden ayudarnos a alcanzarlos.

A lo mejor, lo que quieren decir es:

  • Aplicar tarifas que cubran los costes del servicio.
  • Implantar unas tarifas únicas a nivel nacional.

Aunque no estoy muy seguro.