Aqualia
Connecting Waterpeople

Auditorías técnicas EDAR

  • Auditorías técnicas EDAR

Sobre el blog

Jorge Chamorro
Ingeniero especialista en tratamiento y depuración de aguas y en desalación.
ABB

Con frecuencia, y ante mi insistencia en este blog, por realizar auditoria técnicas a las infraestructuras del agua y especialmente en las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) con carácter anual, la pregunta recurrente por parte de mis interlocutores es: ¿Por qué no se hacen?

Mi respuesta es siempre la misma:

  • Por el BIG DATA.
  • Para que hacerla si ya sabemos el estado de la EDAR.

La información que genera la operación y el mantenimiento (O&M) de una EDAR, a lo largo de un año, es tan grande que se requiere una inteligencia artificial (IA) para su procesamiento. Lo que hace que nadie se preocupe por el mismo con los resultados, lamentables, que veréis mas abajo.

Pero la razón fundamental es que todos los actores responsables de la gestión saben, perfectamente, el estado de las instalaciones y ninguno quiere asumir ser el mensajero al que corten la cabeza.

Veamos un ejemplo claro de una planta real en España y que presentaba los siguientes datos de operación para el año 2020:

Es una planta con tratamiento primario con una decantación simple y con un tratamiento secundario de fangos activos con media carga (edad del fango 4-6 dias). La línea de fangos consiste en espesamiento y deshidratación.

Vamos a suponer que el rendimiento del tratamiento primario es de 60 % en los sólidos en suspensión y de 30 % en DBO5. Y que en el tratamiento secundario la producción de lodos será de 0,8 kgSS por Kg de DBO5 abatida y supongamos que la salida de la EDAR es de 25 ppm en DBO5.

Con estos valores, la producción teórica de fangos de la línea de agua sería:

Y ahora, comparemos los datos teóricos con los reales (recordemos que la línea de fangos es solo espesamiento y deshidratación por lo que no hay reducción de MS):

¿Dónde está el error?

Ahora podéis entender la ausencia de auditorías anuales en las EDAR y el olvido en el que han caído los objetos 4 y 5 del Protocolo de Inspecciones de Vertido.

A pesar de todo, FELIZ AÑO NUEVO.