CIA y calidad

139
5
(2)
  • CIA y calidad

Sobre el blog

Jorge Chamorro
Ingeniero especialista en tratamiento y depuración de aguas y en desalación.
139

En las numerosas reuniones que tenemos en el sector, donde están presentes las empresas que se dedican a la gestión de los servicios del Ciclo integral del Agua (CIA), oigo con frecuencia como se vanaglorian del excelente nivel de calidad de su servicio.

Sistemáticamente sacan a relucir las encuestas de satisfacción de sus clientes que, por norma general, son muy altas. No hay duda que el servicio de captación, tratamiento y distribución es de muy buena calidad en la mayorí­a de los servicios que disponen de sistema de calidad.

Cuando he tenido ocasión, he preguntado cómo están tan seguros de la otra parte del servicio: saneamiento y depuración. La respuesta es siempre la misma: los controles analíticos realizados cumplen con la legislación vigente.

Sin entrar a valorar la trazabilidad y fiabilidad de estos controles-recuerdo que la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) mayor de España (2.000.000 habitantes) se somete a 24 controles al año, es obvio, por el estado en el que se encuentran nuestros cauces públicos de agua que, además de insuficientes, son poco eficientes para evaluar la calidad de una parte muy importante del CIA (la que afecta al medioambiente).

El sábado 25 de este mes, el diario El Paí­s, realizaba un amplio reportaje sobre el estado del rí­o Tajo. Serí­a muy interesante que lo leyéramos con detenimiento y sin ese aire de superioridad que adoptamos cada vez que aparece una noticia de nuestro sector en un diario público, para, a continuación, añadir con aire de suficiencia: vaya falta de información, que sabrán estos de la realidad.  

La realidad es muy tozuda y, con frecuencia, ignoramos una serie de conceptos muy importantes:

  • Una EDAR es una fábrica que produce fangos.
  • Debe de producir fangos durante los próximos 25 años, 365 dí­as al año durante veinticuatro horas al dí­a.
  • La materia prima no se puede rechazar.
  • La materia prima tiene un almacenamiento limitado.
  • La materia prima cambia continuamente.

En resumen, la EDAR debe de ser: fiable, flexible y robusta.

Con frecuencia, nos olvidamos, desde el diseño, de estas características de una EDAR. Y somos incapaces de distinguir entre los procesos importantes y los procesos potentes.

Los procesos importantes de una EDAR son aquellos que garantizan el funcionamiento de toda la EDAR, aseguran la operación y mejoran la mantenibilidad de los equipos.

Mientras que los procesos potentes son aquellos que garantizan la capacidad de depuración, aumentan la robustez de la EDAR y mejoran su fiabilidad.

Os dejo esta semana para que reflexionéis sobre cuales consideráis que son estos procesos y en el próximo blog os dire los que para mi son importantes y los que son potentes.

Comentarios