Aqualia
Connecting Waterpeople

El coste del agua y los técnicos

  • coste agua y técnicos

Sobre el blog

Jorge Chamorro
Ingeniero especialista en tratamiento y depuración de aguas y en desalación.
ABB

Es muy común que cuando hablamos del precio del agua entablemos disquisiciones sobre cánones, tarifas, impuestos, etc. y nos perdamos en legalismos administrativos y económicos que, al final, obvian lo más importante: el coste del servicio del Ciclo Integral del Agua (CIA)

Como siempre, los técnicos que nos dedicamos a este campo sabemos cuál es el mal que consume a los servicios del CIA, como ese cáncer poco a poco va minando su salud: El precio del agua no cubre los costes del servicio. La pena es que nuestro peso en un campo tan tecnológico como es el del tratamiento del agua, sea insignificante frente a los políticos que, sin recato alguno e hipotecando el futuro de las generaciones venideras, imponen bajadas periódicas en los precios del agua.

Mientras los economistas y políticos dirimen si se debe de aplicar cánones, tarifas o impuestos al uso del agua, los técnicos vemos cómo el enfermo empeora día a día ante nuestros ojos con síntomas tan claros como:

  • Aumento de las dotaciones de agua como consecuencia del incremento en las pérdidas de las redes de abastecimiento
  • Aumento de las necesidades de tratamiento de las fuentes de agua potable debido al deterior continuo en la calidad de las mismas
  • Incumplimiento sistemático de las autorizaciones de vertido (AV) en las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) en servicio por falta de control de las mismas.

Claro que los técnicos también tenemos nuestra parte de culpa, al ocultar datos fundamentales para determinar la calidad del servicio del CIA.

A los buenos técnicos les basta con disponer de la siguiente información para determinar la calidad de un servicio:

  1. Dotación en litros habitante y días del agua de entrada en alta en la red municipal, a la salida de las plantas de tratamiento de agua potable.
  2. Dotación en litros habitante y días del agua facturada a los usuarios.
  3. Dotación en litros habitante y días del agua de entrada a la EDAR.
  4. Producción en gr SS por habitante y día a la salida de los fangos deshidratados de la EDAR.

La diferencia entre el 2 y el 1 nos indicará como esta nuestra red de abastecimiento mientras que la diferencia entre el 3 y el 2 como esta nuestra red de saneamiento.

El valor del punto 4 debe de estar por encima de 45 gr SS por habitante y día si no es así, la EDAR no funciona bien y estamos tirando el dinero y, lo que es peor, tirando SS al cauce púbico.

Lo único que podemos hacer los técnicos es no ocultar estos datos. Máxime cuando se nos llena la boca del big data, del blockchain y del smart city. Menos postureo y más técnica.

Te puede interesar