Connecting Waterpeople

Crónicas desde la caverna: crónica ocho, zonas polivalentes

  • Crónicas caverna: crónica ocho, zonas polivalentes

Sobre el blog

Jorge Chamorro
Ingeniero especialista en tratamiento y depuración de aguas y en desalación.

En el año 2222, en unas excavaciones en Madrid, se descubrió, en una galería de saneamiento en desuso, numerosas inscripciones en sus paredes. Inicialmente, y fruto de las primeras investigaciones, se cree que fueron escritas por un tecnólogo de principios del siglo XXI que fue enviado al ostracismo por los poderes fácticos imperantes en esa época.

El documento que ahora presentamos es una justificación para implementar, en los procesos de fangos activos con nitrificación-desnitrificación, zonas facultativas: anóxicas-óxicas.

El diseño tradicional de un proceso de reducción de nutrientes es disponer de tres zonas: anaerobia-anóxica-óxica.

Como el diseño se realiza de forma estática, para unas condiciones medias de caudal y carga contaminante, la rigidez del proceso es patente.

¿Qué ocurre cuando llegan las puntas de caudal y de carga contaminante? : A la zona anóxica le llega la mayor cantidad de DBO5 cuando se recirculan una cantidad de NO3 media o baja. Por lo tanto sobra zona anóxica: hay mucha DBO5 y poco NO3.

Al cabo de dos o tres horas de la entrada de las cargas máximas, la DBO5 que entra a la zona anóxica es media o baja y coincide con un retorno de NO3 máximo. En estas condiciones es posible que se necesite mas zona anóxica que la diseñada para las condiciones medias.

Veamos que ocurre si disponemos de una zona polivalente anóxica-óxica:

  • Cuando entran las cargas máximas de DBO5 y retornan el NO3 medio o bajo, la zona polivalente trabaja como zona óxica. De esta forma se aprovecha al máximo la DBO5 de entrada y, como la zona facultativa trabaja como óxica, el SOTE de los difusores es mayor y la eficiencia energética óptima con un consumo energético, en condiciones punta, más bajo.
  • Cuando pasan las condiciones puntas y desciende la DBO5 de entrada, el NO3 recirculado suele ser el máximo y, entonces se necesita más zona anóxica. La zona facultativa trabajará como anóxica y, como la carga de DBO5 es menor, las necesidades de aire serán menores y el SOTE de los difusores de la zona óxica será alto y el consumo energético volverá a ser óptimo.

¿Cuál es el inconveniente? Pues que las zonas polivalentes deben de estar dotadas de agitadores y de difusores y eso siempre es más caro que el diseño tradicional tan rígido como ineficiente enérgicamente hablando.

Aunque la inversión se amortiza en un plazo inferior a dos años, como quien construye las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) luego no las opera, no existe ningún incentivo para que se implementen estas zonas facultativas.

La excusa, a las generaciones futuras, para no diseñar con zonas polivalentes, no podrá estar basada en la ignorancia.