Aqualia
Connecting Waterpeople

Fangos activos: La importancia de las zonas polivalentes

6
358
  • Fangos activos: importancia zonas polivalentes

Sobre el blog

Jorge Chamorro
Ingeniero especialista en tratamiento y depuración de aguas y en desalación.
· 358
6

Muchos de mis alumnos se sorprenden, cuando diseñan un proceso de fangos activos para una Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR), de mi insistencia en que el volumen del biológico no es lo más importante. Lo verdaderamente importante es realizar un diseño flexible, funcional y fiable.

Y les pongo el siguiente ejemplo. “Supongamos que te mandan comprar el vestuario para un equipo de fútbol y el único dato que te dan es que la talla media del equipo es de 1,75 metros. Seguro que, si compras la talla media, a algunos de los jugadores les quedará el traje pequeño y a otros grande ¿verdad? Pues eso pasa con el diseño de los proceso de lodos activos: se hace para las condiciones medias del agua residual que, con suerte, se da una o dos horas al cabo del día. El resto está fuera de la media“.

A continuación, les explico la importancia de las zonas polivalentes y, en especial de las zonas facultativas anóxicas-óxicas. Estas zonas pueden funcionar como zonas anóxicas, para desnitrificar, o como zonas óxicas, para nitrificar. Y dependerá de la configuración del tratamiento biológico, la temperatura, los MLSS, la edad del fango, etc., su utilidad puede variar en función de las horas del día.

Por ejemplo. Cuando llega la mayor carga orgánica de DBO5, suele, por estar asociado a la misma, entrar la mayor carga de nitrógeno amoniacal (ya hablaremos del retorno de nitratos). En este instante, lo adecuado es disponer de una amplia zona de nitrificación. La zona facultativa funciona como óxica.

Como los tiempos de retención hidráulicos en las balsas biológicas suelen ser altos (mayores de ocho horas) cuando la recirculación interna envía a cabecera de las zonas anóxicas la mayor carga de nitratos, el agua residual que en ese instante entra en el proceso tienen una DBO5 menor (por estar fuera de horas punta). Entonces, se necesita una mayor zona de desnitrificación. La zona facultativa funciona como anóxica.

Por la noche, la carga de DBO5 y de nitrógeno amoniacal desciende. Por la mañana, cuando llega la máxima carga al proceso biológico, el nitrógeno en forma de nitratos retornado es muy bajo. Como la DBO5 es alta, el volumen de la zona de desnitrificación debe de ser menor. La zona facultativa vuelve a actuar como óxica.

Si a ello le sumamos (o le restamos, en un mal diseño) otras actuaciones (by-pass decantación primaria, funcionamiento independiente, desde el punto de vista biológico, para el conjunto balsa-decantador, instalación de dobles recirculaciones internas, etc.) entenderéis que, solo para un mal diseñador, el volumen del biológico sea lo único importante. Lo es, pero no es lo único.

No diseñar procesos biológicos con zonas facultativas no deja de ser un mal diseño. Se limita, sin justificación alguna, las prestaciones de un proceso tan potente como el de los lodos activos y se castiga, innecesariamente, a los operadores de las EDAR que las tienen que gestionar con una, o las dos manos, atadas a la espalda.

Eso sí, es más barato. Pero también lo es hacer un viaducto de un solo carril en una autopista de tres carriles, en ambos sentidos, y a ningún diseñador (ni administración licitadora) se le ocurre hacerlo por motivos económicos. O, en un edificio de 150 plantas, nadie osaría quitar los ascensores para abaratar la construcción. 

Entonces, ¿por qué en el diseño de los procesos biológicos de una EDAR (me da lo mismo los de lodos activos o los de biomasa en soporte fijo) si se permite? Ignorancia, mala fe, desprecio por nuestros ríos...

Comentarios