Aqualia
Connecting Waterpeople

Jefes de planta, una profesión con alto riesgo

  • Jefes planta, profesión alto riesgo

Sobre el blog

Jorge Chamorro
Ingeniero especialista en tratamiento y depuración de aguas y en desalación.
ABB

Solo el amor por su profesión justifica la razón por las que los Jefes de Planta de las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) se encuentran desarrollando una profesión que les sitúa al borde del delito ecológico.

Su responsabilidad, sobre los daños ambientales que pueden generar todos los vertidos que llegan a la EDAR, es inherente al cargo que ocupan.

Por ello, poner a su servicio una EDAR con un diseño funcional, flexible y fiable debería de ser la preocupación principal de las administraciones públicas a la hora de emprender la construcción de una EDAR.

Lamentablemente, se sigue diseñando y, lo que es mas preocupante, construyendo EDAR que no cumplen con las normas elementales propias del diseño de fábricas destinada a proteger el medioambiente. Los ejemplos más sangrantes son:

  • Bombeo de cabecera sin compartimentar. En caso de mantenimiento correctivo o limpieza el riesgo de verter agua residual sin depurar es altísimo.
  • Desbaste sin control de calidad. Numerosas EDAR procesan menos caudal en época de lluvia que en tiempo seco con vertido de aguas residuales sin depurar.
  • Procesos biológicos que no son independientes desde el punto de vista biológico. Frente a vertidos potencialmente tóxicos o peligroso el procesarlos pondrá en riesgo todo el proceso biológico y la calidad del agua depurada en los próximos quince días y verter agua residual sin depurar o depurada de forma parcial.
  • Ausencia de un sistema de tamizado de 10 micras a la salida de la EDAR. Es una garantía para que el agua depurada cumpla con la autorización de vertido (AV).
  • Equipo de deshidratación sin control de calidad. Al no tener capacidad para evacuar todo el fango producido en la línea de agua, el fango acaba en el cauce receptor por colapsos en los decantadores secundarios.

El error de diseño más frecuente y que hace que los jefes de Planta se enfrenten a la gestión de sus EDAR con una, sino las dos, manos atadas a la espaldas, es el diseño de los procesos biológicos no independientes.

Una de las excusas que los diseñadores de las EDAR por las que justifican el mayor error del diseño, en el proceso de fangos activos, es que bastante tienen los jefes de planta con controlar un proceso biológico como para que tengan que gestionar dos, tres o cuatro procesos diferentes.

Este desprecio a la competencia de los jefes de planta encubre, con frecuencia, la incompetencia de los diseñadores para entender que los procesos biológicos solo son independientes cuando pueden funcionar con biomasas diferentes procedentes de las distintas configuraciones que, un buen diseñador, tendría en cuenta.

Solo una fuerte presión de todas las entidades encargadas de la gobernanza de la operación y mantenimiento (O&M) y de todas las las empresas, públicas o privadas, de su gestión puede revertir esta situación y proteger a la figura mas importantes de la O&M de las EDAR: los Jefes de Planta.

Te puede interesar