Que atrevida es la ignorancia (...y la avaricia)

560
6

Sobre el blog

Jorge Chamorro
Ingeniero especialista en tratamiento y depuración de aguas y en desalación.
560

Temas

  • Que atrevida es ignorancia (...y avaricia)

El diario El País publicó el pasado día 11 de mayo las declaraciones de Esteban Cuesta, exgerente de la sociedad pública que depuraba el agua de la ciudad de Valencia y otros 30 municipios.

Destacaba el siguiente párrafo: “Hasta 2004, Cuesta era enfermero, cargo local del PP y “representante de la alcaldesa” en la pedanía de Benimàmet. A pesar de su perfil y gracias a sus conexiones en el partido, el presidente de Emarsa y vicepresidente de la Diputación Enrique Crespo le ofreció el puesto. “Le dije: ‘Hombre, no tengo ni idea". Yo no tenía formación económica, ni de gestión de agua. Ni la tengo ahora”. Al final dijo que sí: “Me lo tomé como un reto”.

Como muestra, bien vale un botón. Esta la visión que tiene la opinión pública sobre la capacitación técnica que debe de tener el máximo responsable de una empresa que se dedica a la gobernanza de un servicio del Ciclo Integral del Agua (CIA). Vale cualquiera.

Se sigue teniendo el concepto de que la gestión del servicio del CIA no requiere ninguna formación económica y mucho menos técnica. Y no digamos nada de la gobernanza, cualquiera lo puede hacer, no hay nada más que oír como la reprivatización del servicio del CIA es cosa al alcance de cualquiera municipio.

Algo estamos haciendo mal todos los actores involucrados cuando no hemos sido capaces de hacer llegar, a nuestros clientes, el trabajo, la formación y la biotecnología que hay detrás. Nos hemos contentado con creer que nuestro mejor servicio, a la sociedad, es no salir en los periódicos. Ni siquiera, en fechas tan señaladas como Navidad o fin de año, aparecemos en los mismos tal y como aparecen otros servicios públicos a los que les agradece estar al pie del cañón en estos días.

Corolario de esta situación: sin una presencia técnica potente (gerente o director técnico) los servicios del CIA acaban en manos de los servicios jurídicos y administrativos que asumen todas las decisiones en las inversiones a realizar. Como ignoran que las infraestructuras del CIA deben de funcionar 24 horas al día durante 365 días al año y un mínimo de 25 años, solo prestan atención al corto plazo (4 años de legislatura) en vez de la vida útil de la infraestructura (25 años).

También ignoran que los mal denominados “ahorros” en las inversiones de las nuevas infraestructuras suponen sobrecostes, como mínimo, de seis veces más en la operación durante los próximos 25 años.

Solo hay que ver la cara de los técnicos en las mesas de aperturas de las ofertas sobre construcción u operación de infraestructuras del agua. Mientras que los abogados y economistas de la propiedad no caben en sí de gozo (acaban de ahorrar entre el 40 y el 50% del presupuesto que los incompetentes técnicos habían estimado), la cara del técnico, responsable de que se ejecute la obra o se preste el servicio, es todo un poema (¿Cómo van a hacerlo con estos precios?).

Luego la realidad es otra cosa, pero eso… ya lo sufrimos todos.

Comentarios

La redacción recomienda

13 de Noviembre, 2017
¿Qué hacemos Mar Menor?
6 de Noviembre, 2017
Pacto Nacional Agua
30 de Octubre, 2017
Diálogo, ¿ qué?