Connecting Waterpeople

Se encuentra usted aquí

¡Qué son fábricas!

Sobre el blog

Jorge Chamorro
Ingeniero especialista en tratamiento y depuración de aguas y en desalación.
  • ¡Qué son fábricas!

A estas alturas de la vida, me sigue sorprendiendo muchas cosas, tanto en la vida profesional como en la personal. Lo que suele ser una buena señal, al menos eso es lo que a mí me parece.

Algunas de ellas vienen acompañadas de una indignación contenida. Como la intransigencia mostrada por muchos responsables del diseño o de la construcción de una estación depuradora de aguas residuales (EDAR) cuando se les proponen cambios que no están en el pliego de bases o en el proyecto redactado.

Da lo mismo que los cambios supongan una mayor flexibilidad operativa de la planta, reducciones en los costes de operación y mantenimiento (O&M), equipos más eficientes, etc.

La respuesta es siempre la misma: NO. Y el argumento es claro: no está en la Normativa, no está en el proyecto, para que lo vamos a poner, etc.

A la hora de diseñar una EDAR (o una estación de tratamiento de agua potable (ETAP) o instalación de desalación de agua de mar (IDAM)) es cierto que se deben de aplicar unas normativas y parámetros de diseño que, la buena práctica, ha ido refrendado con el paso del tiempo.

Pero ello no significa que su aplicación ciega sea a costa de cercenar un diseño flexible y funcional que permita operar los procesos con la máxima fiabilidad posible.

¿Para que vamos a poner una recirculación a unos lechos bacterianos, si la normativa que estamos aplicando no lo contempla? Se me ocurren varias razones:

  • Para mantener, por la noche, la humedad adecuada en la biomasa.
  • Para evitar encharcamientos del lecho en horas de carga punta
  • Para garantizar el arrastre de la biopelícula desprendida del soporte
  • Para asegurar que el sistema de reparto del lecho no se quede inmóvil en un sitio por falta de caudal
  • Para poder funcionar en serie o paralelo con los lechos

¿Es suficiente? Porque aún tengo más razones. Ninguna de ellas aparece en la normativa de lechos bacterianos, solo las cargas orgánicas, la altura del lecho y, a veces, las cargas hidráulicas.

Si, ya sé que ciertas tecnologías (Imhoff, lechos bacterianos, biodiscos, lagunajes, eras de secado, etc.) están catalogadas, por algunos, como obsoletas y de aplicación escasa en la actualidad. La ignorancia es muy atrevida.

Pero es que también aplican criterios talibanes con los procesos más potentes (que no más importantes) como son los fangos activos: ¿para qué vamos a diseñar zonas facultativas que puedan funcionar como anóxicas u óxicas? También se me ocurren varias razones:

  • Porque el diseño se ha hecho para las cargas contaminantes de dentro de 25 años y la EDAR debe de procesar las aguas residuales actuales
  • Porque el diseño se ha hecho con valores medios y las cargas cambian a lo largo del día, de la semana y del mes del año.
  • Porque la velocidad de crecimiento de las bacterias desnitrificantes es muy dependiente de la temperatura y, por consiguiente, el volumen de la zona anóxica es diferente en época de verano a la de invierno.
  • Porque las características del agua residual bruta pueden cambiar en función del desarrollo urbanísticos del municipio al que da servicio.

Aún tengo más, pero creo que son suficientes.

El problema de lo que denuncio está en la concepción primaria que muchos de los actores del mundo del agua tienen de estas infraestructuras. Las ven como un fin en si mismas. Cuantas veces he recibido la misma contestación del director del proyecto de una EDAR cuando le he dicho que hay otras alternativas a los fangos activos para ciudades de menos de 20.000 habitantes: Es la tecnología más potente y más fiable.

Y tiene parte de razón. Pero también es la más cara de O&M. Y se olvidan que la EDAR solo es un medio para depurar el agua residual y producir BIOSÓLIDOS.

Por desgracia, la realidad se ha impuesto inexorablemente. Muchos municipios tienen sus aireaciones prolongadas paradas. Y salvo que se incorporen a un consorcio, seguirán paradas durante muchos años.

Las EDAR, ETAP o IDAM son FÁBRICAS que deben de funcionar para producir aquello para los que las concibieron.

Pensemos como ingenieros y cuando diseñemos estas fábricas seamos conscientes de los costes tan desorbitados que supone tenerlas paradas o produciendo por debajo de su capacidad.

Recordar que a mayores costes en la construcción menores costes de O&M. Estos últimos representan entre el 65-75 % de los costes totales de su vida útil.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.