Connecting Waterpeople
1 de Febrero en Isle Utilities Webinar Series

A vueltas con la EDAR de Vuelta Ostrera

  • vueltas EDAR Vuelta Ostrera

Sobre el blog

Jorge Chamorro
Ingeniero especialista en tratamiento y depuración de aguas y en desalación.

Para terminar con esta trilogía de despropósito, una nueva vuelta de tuerca.

Creo que algunos de mis lectores no habían nacido cuanto se construyó la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Vuelta Ostrera, en Suances (Cantabria).

Construida en el año 2000, el grupo ecologista Asociación para la Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria (ARCA) entablo un pleito judicial que, basándose en la falta de un tecnicismo legal, consiguió que en el año 2005 el Tribunal Supremo ordenara su demolición por haberse erigido en una parcela de dominio público marítimo-terrestre.

No obstante, la instalación sigue funcionando a día de hoy, mientras las distintas administraciones tratan sin éxito desde hace casi dos décadas de dar con un lugar idóneo para levantar una nueva. La ubicación actual afecta a cuatro localidades: Suances, Barreda, Polanco y Miengo. Y las diferentes alternativas que se han ido planteando estos años para la nueva ubicación, que llegaron a ser 14, no convencen y generan controversia tanto entre las propias administraciones locales y gobiernos que se han ido sucediendo, como en el colectivo ecologista cuya demanda motivó la sentencia de derribo. Prueba evidente de que la mejor ubicación para la EDAR es... LA ACTUAL

La EDAR de Vuelta Ostrera supuso una inversión de 24 millones de euros y fue construida con el objetivo de sanear las cuencas de los ríos Besaya y Saja.

En el año 2016, el Ministerio de Medio Ambiente, licitó por casi 700.000 euros, la redacción de un proyecto para construir una nueva depuradora a tan solo 300 metros de la que debe ser derribada: Alternativa que en su momento no contó con el visto bueno del Gobierno cántabro ni de la asociación ecologista.

Este, hay muchos más, es un claro ejemplo de lo que significa disponer de una legislación excesivamente garantista y creada de espaldas a la realidad. Como muestra bien vale un botón: Actualmente, la tramitación ambiental de las grandes EDAR necesita un periodo de cerca de tres años para disponer de todos sus parabienes. Mientras, que el agua no se depure parece importarle a muy pocos.

Pero el caso de la EDAR de Vuelta Ostrera es paradigmático. Tanto que lleva cerca de dos décadas para ver si encontramos una nueva ubicación. Menos mal que los tribunales admitieron mantener en servicio la EDAR hasta que se construyese la nueva instalación. A saber los daños al medioambiente si se hubiese ejecutado la sentencia.

Ahora, creo que es necesario que alguien evaluase:

  1. El daño causado al dominio público marítimo, durante los últimos veintidós años, debidos a la instalación de la EDAR en esta ubicación y el coste económico generado.
  2. El beneficio obtenido, durante estos veintidós años, por el funcionamiento de la EDAR y los costes medioambientales que ha ahorrado.

Y replantearnos como queremos proteger al medioambiente. O buscamos un equilibrio entre la realidad y la utopía, o mucho me temo que acabaremos bebiendo nuestra mierda.