Connecting Waterpeople
ADECAGUA

Se encuentra usted aquí

Esto pinta mal: Los gases de efecto invernadero siguen aumentando en 2022, según el IPCC y la NOAA

Sobre el blog

José Antonio Díaz Lázaro-Carrasco
Ingeniero Industrial. Diplomado en Ingeniería Ambiental (EOI) y Diplomado en Hidrología (CEDEX-CEH). Presidente del Grupo Tecnológico del Agua del IIE, Presidente de la Comisión de Medioambiente del COIIM y Vicepresidente de Adecagua.
  • Esto pinta mal: gases efecto invernadero siguen aumentando 2022, IPCC y NOAA

En febrero se ha publicado el Synthesis report on the IPCC  sixth assessment report (AR6). El Summary for Policymakers, hace un repaso a las cuestiones más importantes referentes al cambio climático. A continuación, se repasan las cuestiones mas importantes del Informe de Síntesis.

El cambio climático es una amenaza para el bienestar humano y la salud planetaria.

Las actividades humanas, principalmente a través de las emisiones de gases de efecto invernadero, han causado inequívocamente el calentamiento global, con una temperatura superficial global que alcanzó 1,1 ° C por encima de 1850-1900 en 2011-2020. Las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero han seguido aumentando, con contribuciones históricas y continuas desiguales derivadas del uso insostenible de la energía, el uso de la tierra y el cambio de uso de la tierra, los estilos de vida y las pautas de consumo y producción en todas las regiones.

Se han producido cambios generalizados y rápidos en la atmósfera, el océano, la criosfera y la biosfera. El cambio climático causado por el hombre ya está afectando a muchos fenómenos meteorológicos y climáticos extremos en todas las regiones del mundo. Esto ha llevado a impactos adversos generalizados y pérdidas y daños relacionados con la naturaleza y las personas. Las comunidades vulnerables que históricamente han contribuido menos al cambio climático actual se ven afectadas de manera desproporcionada.

Entre 3300 y 3600 millones de personas viven en un contexto de alta vulnerabilidad derivada del cambio climático. La vulnerabilidad de los seres humanos y los ecosistemas son interdependientes.

El cambio climático ha reducido la seguridad alimentaria a nivel mundial y está afectando a la seguridad de abastecimiento del agua.

El calentamiento y la acidificación del océano tiene efectos adversos en la acuicultura y la pesca.

La planificación y ejecución de la adaptación ha progresado en todos los sectores y regiones, con beneficios documentados y eficacia variable. A pesar de los progresos, existen brechas de adaptación y seguirán creciendo al ritmo actual de aplicación. En algunos ecosistemas y regiones se han alcanzado límites estrictos y blandos para la adaptación. La mala adaptación está ocurriendo en algunos sectores y regiones. Las corrientes financieras mundiales actuales para la adaptación son insuficientes y limitan la aplicación de las opciones de adaptación, especialmente en los países en desarrollo.

Las políticas y leyes que abordan la mitigación se han expandido constantemente desde el AR5. Las emisiones globales de GEI en 2030 implícitas en las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) anunciadas en octubre de 2021 hacen probable que el calentamiento supere los 1,5 ° C durante el siglo XXI y dificultan limitar el calentamiento por debajo de 2 ° C. Existen brechas entre las emisiones proyectadas de las políticas implementadas y las de las NDC, y los flujos financieros no alcanzan los niveles necesarios para cumplir con los objetivos climáticos en todos los sectores y regiones.

Hay varias opciones de mitigación como, notablemente la energía solar, energía eólica, electrificación de los sistemas urbanos, infraestructura verde urbana, eficiencia energética, gestión de la demanda, mejora de la gestión forestal y agronómica, reducción de los residuos de comida, que son técnicamente viables y apoyadas por la ciudadanía. En el decenio 2010-2019 los costes han disminuido de la energía solar (85%) energía eólica (55%) y las baterías de ion-litio (85%).

Las emisiones continuas de gases de efecto invernadero conducirán a un aumento del calentamiento global, con la mejor estimación de alcanzar 1.5 ° C en el corto plazo en escenarios considerados y vías modeladas. Cada incremento del calentamiento global intensificará los peligros múltiples y concurrentes.

Las reducciones rápidas y sostenidas de las emisiones de gases de efecto invernadero conducirían a una desaceleración perceptible del calentamiento global en aproximadamente dos décadas, y también a cambios perceptibles en la composición atmosférica en algunos años.

Las observaciones recopiladas por los científicos de la NOAA en 2022 muestran que las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando a un ritmo alarmante y persistirán en la atmósfera durante miles de años

Para cualquier nivel de calentamiento futuro dado, los riesgos relacionados con el clima son más altos que los evaluados en el AR5, y los impactos proyectados a largo plazo son hasta varias veces más altos que los observados actualmente.

 Los riesgos y los impactos adversos proyectados y las pérdidas y daños relacionados con el cambio climático aumentan con cada incremento del calentamiento global.

Los riesgos climáticos y no climáticos interactuarán cada vez más, creando riesgos compuestos y en cascada que son más complejos y difíciles de gestionar.

Algunos cambios futuros son inevitables y/o irreversibles, pero pueden verse limitados por una reducción rápida y sostenida de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. La probabilidad de cambios abruptos y/o irreversibles aumenta con mayores niveles de calentamiento global. Del mismo modo, la probabilidad de resultados de baja probabilidad asociados con impactos adversos potencialmente muy grandes aumenta con niveles más altos de calentamiento global.

La elevación del nivel del mar es inevitable por siglos o milenios, debido al continuo calentamiento del océano profundo y la fusión del hielo de los polos. No obstante una reducción rápida y sostenida de los GEI podría disminuir la velocidad de elevación del nivel del mar.

Las opciones de adaptación que son factibles y efectivas hoy en día se volverán limitadas y menos efectivas con el aumento del calentamiento global. Con el aumento del calentamiento global, las pérdidas y los daños aumentarán y los sistemas humanos y naturales adicionales alcanzarán los límites de adaptación. La mala adaptación puede evitarse mediante una planificación e implementación flexibles, multisectoriales, inclusivas y a largo plazo de acciones de adaptación, con beneficios colaterales para muchos sectores y sistemas.

Los riesgos climáticos y no climáticos interactuarán cada vez más, creando riesgos compuestos y en cascada que son más complejos y difíciles de gestionar

Limitar el calentamiento global causado por el hombre requiere cero emisiones netas de CO2. Las emisiones de carbono acumuladas hasta el momento de alcanzar cero emisiones netas de CO2 y el nivel de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en esta década determinan en gran medida si el calentamiento puede limitarse a 1.5 ° C o 2 ° C.

Todas las vías de mitigación modeladas globales que limitan el calentamiento a 1,5 ° C (>50%) sin rebasamiento o con un rebasamiento limitado, y aquellas que limitan el calentamiento a 2 ° C (>67%), implican reducciones rápidas y en profundidad, inmediatas de las emisiones de gases de efecto invernadero en todos los sectores en esta década.

Hay una ventana de oportunidad que se cierra rápidamente para asegurar un futuro habitable y sostenible para todos.

El desarrollo resiliente al clima integra la adaptación y la mitigación para promover el desarrollo sostenible para todos, y es posible gracias a una mayor cooperación internacional, incluido un mejor acceso a recursos financieros adecuados, en particular para regiones, sectores y grupos vulnerables, y una gobernanza inclusiva y políticas coordinadas.

Las elecciones y acciones implementadas en esta década tendrán impactos ahora y durante miles de años.

La mitigación profunda, rápida y sostenida y la implementación acelerada de acciones de adaptación en esta década reducirían las pérdidas y daños proyectados para los seres humanos y los ecosistemas y ofrecerían muchos beneficios colaterales, especialmente para la calidad del aire y la salud.

La demora en la mitigación y la adaptación bloquearía la infraestructura de altas emisiones, aumentaría los riesgos de activos varados y la escalada de costos, reduciría la viabilidad y aumentaría las pérdidas y los daños.

Se necesitan transiciones rápidas y de gran alcance en todos los sectores y sistemas para lograr reducciones profundas sostenidas de las emisiones y garantizar un futuro habitable y sostenible para todos. Estas transiciones de sistemas implican una ampliación significativa de una amplia cartera de opciones de mitigación y adaptación. Ya existen opciones factibles, efectivas y de bajo costo para la mitigación y la adaptación, con diferencias entre sistemas y regiones.

La adopción de medidas aceleradas y equitativas para mitigar los efectos del cambio climático y adaptarse a ellos es fundamental para el desarrollo sostenible. Las acciones de mitigación y adaptación tienen más sinergias que compensaciones con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Las sinergias y las compensaciones dependen del contexto y la escala de la aplicación.

Priorizar la equidad, la justicia climática, la justicia social, la inclusión y los procesos de transición justa puede permitir la adaptación y las acciones ambiciosas de mitigación y el desarrollo resiliente al clima. Los resultados de la adaptación se ven reforzados por un mayor apoyo a las regiones y las personas con mayor vulnerabilidad a los peligros climáticos. La integración de la adaptación climática en los programas de protección social mejora la resiliencia. Hay muchas opciones disponibles para reducir el consumo intensivo de emisiones, incluso a través de cambios de comportamiento y estilo de vida, con beneficios colaterales para el bienestar de la sociedad.

La acción climática efectiva es posible gracias al compromiso político, la gobernanza multinivel bien alineada, los marcos institucionales, las leyes, las políticas y las estrategias y un mayor acceso a la financiación y la tecnología. Los objetivos claros, la coordinación entre múltiples dominios de políticas y los procesos de gobernanza inclusivos facilitan una acción climática efectiva. Los instrumentos regulatorios y económicos pueden apoyar reducciones profundas de emisiones y resiliencia climática si se amplían y aplican ampliamente.

La adopción de medidas aceleradas y equitativas para mitigar los efectos del cambio climático y adaptarse a ellos es fundamental para el desarrollo sostenible

Las finanzas, la tecnología y la cooperación internacional son facilitadores fundamentales para acelerar la acción climática. Si se quieren alcanzar los objetivos climáticos, tanto la financiación de la adaptación como la de mitigación tendrían que multiplicarse por mucho. Hay suficiente capital global para cerrar las brechas de inversión global, pero existen barreras para redirigir el capital a la acción climática. Mejorar los sistemas de innovación tecnológica es clave para acelerar la adopción generalizada de tecnologías y prácticas. Mejorar la cooperación internacional es posible a través de múltiples canales.

Informe de NOAA

National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) ha publicado un último informe en abril de 2023 en el que anuncia que las concentraciones en la atmósfera de dióxido de carbono, metano y  óxido nitroso aumentan de manera continua.

Los niveles de dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4) y el óxido nitroso (N2O), los tres gases de efecto invernadero emitidos por la actividad humana que son los contribuyentes más significativos al cambio climático, continuaron sus concentraciones históricamente altas en la atmósfera durante 2022, según los científicos del NOAA. El incremento de la concentración de CO2 aumentó en 2022 en 2,13 partes por millón (ppm) a 417,06 ppm, aproximadamente la misma tasa observada durante la última década. El CO2 atmosférico2 es ahora un 50% más alto que los niveles preindustriales. El año 2022 fue el 11º año consecutivo de CO2 aumentó en más de 2 ppm, la tasa sostenida más alta de CO2 en los 65 años transcurridos desde que comenzó su control. Antes de 2013, tres años consecutivos de CO2 nunca se había registrado un crecimiento de 2 ppm o más.

Se han producido cambios generalizados y rápidos en la atmósfera, el océano, la criosfera y la biosfera. El cambio climático causado por el hombre ya está afectando a muchos fenómenos meteorológicos y climáticos extremos en todas las regiones del mundo

Las mediciones de NOAA son vitales para comprender las tendencias de emisiones. El laboratorio de NOAA recolectó más de 14,000 muestras de aire de estaciones de control en todo el mundo (Red Global de Referencia de Gases de Efecto Invernadero) en 2022 y las analizó en el laboratorio en Boulder, Colorado. Cada primavera, la NOAA calcula y publica los niveles promedio globales preliminares de los tres principales gases de efecto invernadero de larga duración: CO2, metano y óxido nitroso — observados durante el año anterior. Las mediciones confirman que los GEI continúan aumentando rápidamente.

Concentración media mensual de dióxido de carbono promedio a nivel mundial

Las emisiones de dióxido de carbono siguen siendo el mayor problema. El CO2 es el gas que más contribuye al cambio climático. El principal impulsor del aumento del CO atmosférico2 es la quema de combustibles fósiles, con emisiones que aumentaron de 10.9 millones de toneladas por año en la década de 1960, que es cuando comenzaron las mediciones en el Observatorio Mauna Loa en Hawai, a aproximadamente 36.6 millones de toneladas por año en 2022.

La cantidad de CO2 en la atmósfera de hoy es comparable a donde estaba hace unos 4,3 millones de años durante la época del plioceno medio, cuando el nivel del mar era aproximadamente 22,8 metros (75 pies) más alto que hoy. Grandes bosques ocuparon áreas del Ártico que ahora son tundra.

Alrededor de una cuarta parte del CO2 Las emisiones de los combustibles fósiles hasta la fecha han sido absorbidos por los océanos contribuyendo a su acidificación, lo que puede amenazar zonas de pesca y acuicultura en todo el mundo.

El metano atmosférico, es mucho menos abundante pero mucho más potente que el CO2 al atrapar el calor en la atmósfera, aumentó a un promedio de 1.911,9 partes por billón (ppb). El aumento de metano de 2022 fue de 14.0 ppb, el cuarto mayor aumento anual registrado desde que comenzaron las mediciones sistemáticas de NOAA en 1983, y sigue un crecimiento récord en 2020 y 2021. Los niveles de metano en la atmósfera son ahora más de dos veces y media su nivel preindustrial.

Concentración media mensual de metano atmosférico promedio a nivel mundial a partir de 1983

La causa de los aumentos de metano no se conoce completamente. Las mediciones a largo plazo de NOAA muestran que el metano atmosférico aumentó rápidamente durante la década de 1980, casi se estabilizó a mediados de la década de 1990 y principios de la década de 2000, y luego reanudó un rápido aumento en 2007.

Un estudio de 2022 realizado por científicos de la NOAA y la NASA  sugiere que hasta el 85% del aumento de 2006 a 2016 se debió al aumento de las emisiones microbianas generadas por el ganado, la agricultura, los desechos humanos y agrícolas, los humedales y otras fuentes acuáticas. El resto del aumento se atribuyó al aumento de las emisiones de combustibles fósiles.

Las causas exactas del reciente aumento del metano aún no se conocen completamente. Una posibilidad, es la influencia de un La Niña persistente de tres años, que, en promedio, resulta en una mayor precipitación sobre las regiones de humedales tropicales, lo que aumenta la actividad microbiana que generan emisiones de metano. Los científicos de la NOAA están investigando la posibilidad de que el cambio climático esté causando que los humedales emitan crecientes emisiones de metano.

En 2022, los niveles del tercer gas de efecto invernadero antropogénico más significativo, el óxido nitroso, aumentaron en 1,24 ppb a 335,7 ppb, que está igualado con 2014 como el tercer incremento más grande desde 2000 y un aumento del 24% sobre su nivel preindustrial de 270 ppb. Los dos años de mayor crecimiento ocurrieron en 2020 y 2021. Los aumentos en el óxido nitroso atmosférico durante las últimas décadas se deben principalmente al uso de fertilizantes nitrogenados y estiércol de la expansión e intensificación de la agricultura.

Concentración media mensual de óxido nitroso atmosférico promedio a nivel mundial determinada a partir desde 2001

Esto pinta mal. Las observaciones recopiladas por los científicos de la NOAA en 2022 muestran que las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando a un ritmo alarmante y persistirán en la atmósfera durante miles de años.

A la vista de la información proporcionada por el AR6 del IPCC y el NOAA contemplamos un peligro claro de los efectos derivados del CAMBIO CLIMÁTICO.

¿Y yo que puedo hacer como ciudadano? La respuesta es clara emitir al mínimo posible gases de efecto invernadero. En el ámbito de la mitigación del cambio climático, poner en mi casa si es posible: paneles solares, bomba de calor y baterías que acumulen la energía no consumida de día. Poner luminarias de bajo consumo. Tener un automóvil eléctrico o híbrido enchufable que en un futuro se puede convertir en batería que acumule energía. No derrochar recursos naturales como el agua, poner los electrodomésticos como lavadora y lavavajillas cuando estén llenos y con programas de bajo consumo, etc.

Hay multitud de actos en nuestro día a día que podemos hacer y que reducirán las emisiones de CO2 a la atmósfera y nos adaptarán al cambio climático.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.