Hidroconta
Connecting Waterpeople
Idrica
Sivortex Sistemes Integrals
Vector Energy
J. Huesa Water Technology
DATAKORUM
EMALSA
GS Inima Environment
Likitech
MOLEAER
Ingeteam
Rädlinger primus line GmbH
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Grupo Mejoras
Almar Water Solutions
Danfoss
Regaber
s::can Iberia Sistemas de Medición
Consorcio de Aguas de Asturias
VisualNAcert
Hach
Molecor
TecnoConverting
Xylem Water Solutions España
Saint Gobain PAM
AGENDA 21500
KISTERS
ESAMUR
Innovyze, an Autodesk company
STF
SCRATS
Amiblu
Lama Sistemas de Filtrado
Gestagua
Sacyr Agua
Laboratorios Tecnológicos de Levante
TFS Grupo Amper
RENOLIT ALKORPLAN
CAF
Asociación de Ciencias Ambientales
Barmatec
ISMedioambiente
Schneider Electric
Catalan Water Partnership
ACCIONA
Fundación Biodiversidad
Hidroconta
Agencia Vasca del Agua
Global Omnium
ICEX España Exportación e Inversiones
AMPHOS 21
LACROIX
ONGAWA
NSI Mobile Water Solutions
Confederación Hidrográfica del Segura
TEDAGUA
Minsait
Baseform
ADECAGUA
FENACORE
Aganova
AGS Water Solutions
Kamstrup
EPG Salinas
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Fundación CONAMA
Fundación Botín
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
HRS Heat Exchangers
Terranova
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
NTT DATA
Filtralite
Aqualia
AECID
Red Control

Se encuentra usted aquí

El saneamiento en Indonesia

Sobre el blog

José Cordovilla
Ingeniero de caminos. Socio director de Solvere Infraestructuras. Experto en PPPs. Entusiasta de la gobernanza, la innovación y la transparencia en las infraestructuras, las infraestructuras críticas, el pensamiento sistémico y la sostenibilidad.
  • El saneamiento en Indonesia

En Indonesia se estima que solo el 2% de la población urbana tiene conexión a un sistema de alcantarillado y depuración. De las más de cincuenta ciudades por encima de los 250.000 habitantes, tan solo doce cuentan con sistemas integrados de recogida y tratamiento de aguas residuales. La mayor parte de la población usa sistemas de fosa séptica individual o comunal, que además de no contar con un mantenimiento adecuado –inspección, retirada de fangos y tratamiento posterior- no están controlados en cuanto a contaminación del medio. Las autoridades locales, por otra parte, no cuentan generalmente con empresas públicas o unidades administrativas específicas para el saneamiento, o bien estas unidades están débilmente estructuradas.

En Indonesia se estima que solo el 2% de la población urbana tiene conexión a un sistema de alcantarillado y depuración.

El proyecto IWWI (Indonesia Waste Water Institute, Instituto Indonesio del Agua Residual) forma parte del programa del Banco Asiático de Desarrollo (ADB) 44090-012 Supporting Water Operators’ Partnerships (WOPs), que está financiado por AusAid. El objetivo principal del proyecto IWWI es apoyar y acelerar la capacitación de las empresas de saneamiento en Indonesia, mediante un programa de formación y certificación profesional estructurada de 5 años de duración. El proyecto IWWI se apoya en parte en los WOPs que se están llevando a cabo entre empresas de saneamiento indonesias y extranjeras (entre las que se encuentra EMASESA) y a su vez amplía el campo de divulgación del conocimiento y la experiencia a todo el territorio nacional.

Para identificar las carencias y diseñar el programa de capacitación, el ADB llevó a cabo entre octubre de 2012 y mayo de 2013 un estudio sobre el sector del saneamiento urbano en Indonesia. Este estudio concluyó que la capacidad del sector es muy deficiente, debido fundamentalmente a tres problemas:

Problemas: falta de gobernabilidad del servicio público local, falta de buenos profesionales y mentalidad constructora del sector

1) La falta de gobernabilidad del servicio público a nivel local. Las autoridades locales son responsables de prestar los servicios de saneamiento y depuración en Indonesia. La mayoría de gobiernos locales no cuentan con instituciones específicamente dedicadas a este servicio y en cualquier caso la voluntad de invertir en saneamiento por parte de los que toman decisiones políticas es escasa, como lo es el nivel de concienciación del ciudadano sobre el valor de pagar por el servicio. La falta de homogeneidad en las formas administrativas que toma el saneamiento municipal es a la vez reflejo de su escaso desarrollo y una complejidad añadida. Los roles y responsabilidades de las organizaciones y los profesionales del sector están poco o nada definidos.

2) La falta de buenos profesionales en el sector. No hay suficiente conocimiento técnico ni práctica disponible para acometer la falta de capacidad institucional, de gestión, ni técnica. Lo mismo ocurre en el lado de la formación, donde no se cuenta con materiales ni medios para transmitir adecuadamente los conocimientos y los formadores frecuentemente no tienen la experiencia requerida ni las habilidades didácticas necesarias.

3) La mentalidad ‘constructora’ del sector. Los aspectos relacionados con la explotación de la infraestructura reciben mucha menos atención por parte del sector. Como consecuencia, muchos de las infraestructuras construidas no funcionan como se proyectaron y en algunos casos no funcionan en absoluto. Es más, no hay sistemas ni protocolos de control y seguimiento de la explotación y la mayor parte de la información disponible solo se refiere a la construcción.

El IWWI propone un modelo de capacitación que cumple los siguientes requisitos:

  • Aborda el problema fundamental de la gobernabilidad en el saneamiento;
  • Promueve una cultura de la operación y el mantenimiento sostenibles;
  • Adopta un enfoque de demanda;
  • Involucra a las administraciones central y local;
  • Propone metas realistas y una estrategia de crecimiento gradual, con un fuerte componente de tecnologías de la información.

El proyecto IWWI, forma parte del programa del Banco Asiático de Desarrollo financiado y está financiado por AusAid cuyo objetivo principal apoyar la capacitación de las empresas de saneamiento en Indonesia

El grupo objetivo del programa incluye a los gerentes y operarios de infraestructuras que trabajan en operaciones de explotación, tanto de sistemas de saneamiento urbano integrados (llamados ‘off-site’) como los basados en fosas sépticas (llamados ‘on-site’ o ‘septage systems’). El programa de formación tiene dos niveles: un nivel convencional para gerentes y operarios y un nivel avanzado para gerentes que imparte saberes relativos a la gobernabilidad, tales como el conocimiento institucional, promoción del servicio, campañas de publicidad, seguimiento y evaluación de programas de inversión, etcétera.

El modelo de capacitación se basa en el principio de que el sector ganará gradualmente en capacidad si se articulan dos secuencias interrelacionadas:

  • 1) Formación central: el individuo recibe formación intensiva y aplica los conocimientos adquiridos bajo la supervisión de uno o varios mentores con experiencia; y
  • 2) Formación derivada: una vez que el individuo se ha formado y ha conseguido la certificación profesional, aplica estos conocimientos para la implantación y desarrollo de los planes de formación en su propia organización.

Para conseguir la certificación profesional los profesionales deberán no solo completar la formación satisfactoriamente, sino además aplicar lo aprendido en su trabajo, valorar el impacto de la formación en su desempeño y en el de su organización y explicarlo a otros compañeros adecuadamente.

El modelo propone un enfoque de crecimiento gradual, comenzando por un grupo reducido de sujetos y sucesivamente ampliando el grupo a la par se revisa y mejoran los materiales y los métodos de formación, en paralelo con la implantación del plan nacional de infraestructuras de saneamiento.

El programa plantea el uso de la certificación profesional como una herramienta para i) examinar el nivel de competencia de los profesionales; ii) establecer los estándares mínimos de competencia profesional para determinados roles; y iii) incentivar la mejora continua en el sector.

El programa incluye un total de 348 municipios distribuidos a lo largo de los cinco años de duración, y se espera que forme a unos 1.400 profesionales. El plan de trabajo se compone de tres etapas:

  • I. Etapa de lanzamiento, que abarca las tareas de consecución y asignación de recursos, estructuración del plan detallado y puesta en marcha del programa;
  • II. La etapa piloto (años 1 y 2), en la que se aplicará el modelo a un número reducido de empresas para valorar su eficacia, analizar el potencial de expansión y hacer las mejoras necesarias;
  • III. La etapa de expansión (años 3 a 5), en la que el modelo mejorado se extenderá a la mayoría de empresas de saneamiento de Indonesia.

Se espera que los fondos para las etapas de lanzamiento y piloto provengan de financiación multilateral y el gobierno central, mientras que durante la etapa de expansión se articularán mecanismos para la autosuficiencia del sistema, de forma que las administraciones locales financien la formación de los profesionales del saneamiento.

En la formulación y la consecución del programa participan el Ministerio de Obras Públicas, el Ministerio del Interior, FORKALIM (foro nacional de empresas de saneamiento), IATPI (asociación de profesionales del saneamiento), AKKOPSI (la asociación de alcaldes por el saneamiento) y la IWA (International Water Association).

El estudio para la definición del IWWI ha sido realizado por KOGAS y MISKAT para el ADB, con Jose Cordovilla como responsable del trabajo.
 

Redacción iAgua