Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
ICEX España Exportación e Inversiones
CAF
DATAKORUM
Agencia Vasca del Agua
Xylem Water Solutions España
Hidroconta
HRS Heat Exchangers
Saint Gobain PAM
Molecor
Catalan Water Partnership
J. Huesa Water Technology
Idrica
Innovyze, an Autodesk company
Schneider Electric
Ingeteam
Sacyr Agua
ESAMUR
Minsait
Hidroglobal
Rädlinger primus line GmbH
TRANSWATER
Baseform
TEDAGUA
Lama Sistemas de Filtrado
ACCIONA
Likitech
s::can Iberia Sistemas de Medición
FLOVAC
Filtralite
Hach
Laboratorios Tecnológicos de Levante
AECID
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Barmatec
Grupo Mejoras
AGS Water Solutions
Red Control
IRTA
ONGAWA
Sivortex Sistemes Integrals
ISMedioambiente
RENOLIT ALKORPLAN
Asociación de Ciencias Ambientales
LACROIX
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Aganova
ADECAGUA
Vector Energy
Global Omnium
Fundación CONAMA
GS Inima Environment
Confederación Hidrográfica del Segura
KISTERS
Fundación Biodiversidad
Aqualia
TecnoConverting
ADASA
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Kamstrup
FENACORE
EPG Salinas
Almar Water Solutions
Cajamar Innova
AMPHOS 21
IAPsolutions
Amiblu
MOLEAER
Fundación Botín
SCRATS

Se encuentra usted aquí

¿El agua es un alimento? Y si lo es ¿qué debiéramos hacer?

Sobre el blog

José Luis Hervás Martín
Ha sido director general, consejero delegado y presidente de empresas de agua. Exprofesor de la Universidad de Alicante. Autor del libro: "UNA VISIÓN GLOBAL DEL AGUA, explicada para todos" publicado en la editorial DIEGO MARÍN.
  • ¿ agua es alimento? Y si lo es ¿qué debiéramos hacer?

Entendemos como alimento todo aquello que nutre a nuestro organismo. Los elementos químicos que se encuentran en el agua, solos o en forma compuesta, nutren a nuestro organismo, alimentándolo. No hay más que ver la cantidad y variedad de productos de elementos químicos que encontramos en las farmacias, magnesio, zinc, calcio y otros muchos más, a disposición de los ciudadanos. Muchos de estos elementos los podemos encontrar también en el agua de la red o en aguas envasadas.

En el análisis de un agua cualquiera, encontraremos siempre en mayor o menor medida la presencia de diversos cationes y aniones químicos.

Las diferencias que existen en la cuantía y en la diversidad de los mismos es función del recorrido del agua desde que aterrizó en algún paraje de la Tierra hasta que llegó al grifo o a la botella de agua envasada.

En el análisis de un agua cualquiera, encontraremos siempre en mayor o menor medida la presencia de diversos cationes y aniones químicos

Las directivas europeas y las autoridades sanitarias han conformado normas obligatorias para que su cuantía no sobrepase los límites máximos por la peligrosidad o inconveniencia que se podría producir en el organismo humano si estos fueran sobrepasados. No obstante, las normas dictadas a las aguas de la red de abastecimiento son algo distintas a las envasadas, de tal manera que algunas, pocas, aguas envasadas, si se bebieran todos los días para cubrir nuestras necesidades, no se podrían considerar aguas potables.

De una manera rápida y simplista, de modo general, las concentraciones de elementos químicos y su naturaleza aumentan:

  1. A mayor recorrido del agua en el caso de que discurra por cauces superficiales.
  2. En función de los vertidos que se produzcan en dicho cauce, y de la procedencia de los mismos.
  3. De las características químicas de las rocas que conformen la cuenca del río que la transporta.
  4. Del tiempo, de la temperatura y de la calidad química de las rocas que conforman el acuífero, en el caso de que el agua discurra de manera subterránea.
  5. De los vertidos que puedan ocurrir en el área de alimentación del acuífero en cuestión.
  6. Del tratamiento de potabilización a que sea sometida el agua para su incorporación a las redes de agua de una ciudad.

En cuanto a los efectos derivados por la presencia de determinados elementos químicos en el agua de beber, hay que hacer constar que:

  1. La presencia excesiva de sodio puede incrementar la tensión arterial. No es bueno para las personas con enfermedades cardiovasculares. Así que cuidado con los descalcificadores de agua en las viviendas.
  2. La ingesta diaria de calcio debiera ser de 1.000 miligramos al día para un adulto. Hay que entenderlo como la suma total obtenida de la bebida de agua y los alimentos sólidos y líquidos que se obtengan por otra vía. Es totalmente necesario para la lucha contra la osteoporosis.

Sin embargo, en lugar de recomendar beber aguas con calcio, hay médicos que recetan tomar pastillas de sales de calcio. Se podría ahorrar en esto.

Se achaca al calcio que pueda formar piedras en el riñón. Esto puede suceder solo en el caso de las cristalizaciones de oxalato cálcico, cuando el agua de beber no contiene bicarbonatos, porque desde hace ya más de 20 años que se ha demostrado que tomar agua con bicarbonatos y calcio disminuye la posibilidad de formar piedras en el organismo. Normalmente, en todos los casos, el agua que contiene calcio, también contiene bicarbonatos, porque proceden ambos de la disolución del carbonato cálcico de las calizas.

  1. Es bueno también que el agua contenga bicarbonatos porque ayuda a realizar de mejor manera la digestión de los alimentos.
  2. El exceso de sulfatos en el agua afecta al tubo digestivo, ayudando a una eliminación más rápida y de menor densidad en la defecación. Ayudan a expulsar la bilis y en ciertas alteraciones digestivas.
  3. El magnesio influye positivamente de una manera importante en el funcionamiento normal de los músculos. El zinc forma buena pareja con el magnesio en los productos recomendados para la salud, siempre en cantidades apropiadas.
  4. Los nitratos no deben sobrepasar 50 miligramos por litro. Si no fuera así, en niños hasta los seis meses y en ancianos se podría producir un proceso de metahemoglobinemia, que es la sustitución de la hemoglobina por metahemoglobina, lo que se traduce en una menor oxigenación del organismo. Se le conoce por la “enfermedad azul” por el aspecto “no sonrosado” que es el normal.
  5. El flúor es esencial en la formación del mineral del esmalte de los dientes, añadiendo una gran dureza ante los ataques de las bacterias. Solo se debe tomar en una concentración menor a 1 miligramo por litro.
  6. La presencia de calcio y magnesio presenta un sabor de “agua dura”. Su falta en el agua presenta un sabor de “agua blanda”

No sigo por ahora, pero todo esto que he citado indica que efectivamente EL AGUA ES UN ALIMENTO. Es fundamental para mantener las funciones orgánicas activas en el organismo.

El agua es fundamental para mantener las funciones orgánicas activas en el organismo

La consecuencia inmediata es que si es un alimento, debiera ser incluida como objeto de control en la LEY DE TRAZABILIDAD DE LOS ALIMENTOS de 2011. De manera similar a que cualquier alimento que recibimos, obligadamente, se señalan todas las referencias sobre su origen, almacenamiento y transporte hasta el usuario, para evitar cualquier tipo de contaminación, el ayuntamiento o empresa de aguas debiera de informar del recorrido del agua de beber en cada abastecimiento, así como su calidad todos los días, mediante la web u otros medios posibles. La información diaria debe estar a disposición de cualquier persona que desee interesarse por la misma.

En innumerables casos, la captación del agua de un río para potabilizarla e introducirla en las redes de abastecimiento se hace en el río al llegar a la ciudad, después de haber recorrido muchos kilómetros por el cauce superficial del mismo, en lugar de tomar el agua en la zona alta de la cuenca y transportarla mediante una tubería hasta la ciudad. Los cauces de los ríos tienen una muy alta vulnerabilidad a la contaminación. No podemos exponer al agua a alguna posibilidad de cambiar su contenido. Además, la potabilización sería mucho más simple y hasta es posible, que ni fuera necesaria la misma.