Aqualia
Connecting Waterpeople

El Mar Menor tiene solución. La desconexión inteligente

  • Mar Menor tiene solución. desconexión inteligente
    La Manga del Mar Menor.

Pregunta: ¿Cree que el grave problema del Mar Menor puede tener solución?

Respuesta: Si realizamos el ejercicio de “desconectar” definitivamente el acuífero del Campo de Cartagena con la laguna del Mar Menor, efectivamente hay una importante solución que puede dejar satisfechos a todos los intervinientes en la ecuación. Dejarían de producirse episodios de eutrofización con todas sus secuelas pertinentes. Los agricultores podrían seguir cultivando y regando sus productos. Y los parámetros medioambientales mejorarían importantemente.

P.- ¿Cuáles son las piezas que juegan en el tablero del Mar Menor?

  • La laguna propiamente dicha.
  • Las golas o conexiones del Mar Menor con el Mar Mediterráneo.
  • El acuífero del Campo de Cartagena ( ACC).
  • La sierra minera y sus restos de explotaciones mineras.
  • La agricultura.
  • La ganadería.
  • La red hídrica de la superficie del Campo de Cartagena.
  • Las precipitaciones de lluvias que ocurren sobre la cuenca hídrica.
  • El agua del trasvase.
  • Los pozos realizados y sus sistemas de perforación y de explotación.
  • Las desalobradoras de las aguas del acuífero.
  • Las conducciones para evacuar los restos de los procesos de desalobración.
  • El área de alimentación del acuífero.
  • Los procesos de enriquecimiento de nutrientes en las aguas de la laguna, que pueden llevar a procesos de eutrofización.
  • El control o no, de la producción de agua de los pozos.
  • Las acciones del gobierno regional.
  • Las acciones del gobierno central.
  • La proliferación de mensajes con contenidos parciales de las distintas plataformas, asociaciones...
  • Las visiones parciales de profesionales que están presos de los conocimientos de su rama de la ciencia. Quizás es una “no visión global” del problema.

P.- Para iniciar el tema ¿parecen demasiadas piezas? ¿Es posible encajarlas todas en un marco final?

R.- Con unas pocas operaciones pactadas entre todos el sistema del Mar Menor puede funcionar perfectamente sin daño para nadie y con todas las garantías de que no se producirán daños colaterales. Es cuestión de ordenar las piezas.

P.- ¿Problemas como el del Mar Menor ocurren en más lugares del mundo?

Sin ir más lejos, en la Albufera de Valencia. Existen las mismas piezas descritas en la primera pregunta: nitratos, fosfatos, agricultura, pozos... Pero la diferencia es que hay mucha más agua que en el Mar Menor. La Albufera de Valencia renueva sus aguas más de 20 veces al año por la llegada de agua subterránea del acuífero circundante. Aunque el agua llega con nutrientes no da tiempo a perder oxígeno ya que el agua es sustituida por otra diferente de una manera constante. En el Mar Menor no se renueva ni una vez al año.

P.- ¿Cuál es el principal problema del Mar Menor?

Creo que no se ha entendido que el problema principal es la entrada de nutrientes en el agua del acuífero, la cual viaja subterráneamente. Por tanto la solución principal del problema tiene que ser  de naturaleza hidrogeológica. Mientras no se entienda esto y no se actúe sobre ello, no puede haber ninguna solución.

El día 25 de agosto se reunió el Presidente de la Región de Murcia con la Ministra de Transición Ecológica, la Sra. Ribera. Concluyeron algunos acuerdos, que no solucionarán el problema de ninguna manera. Además, la Ministra dijo taxativamente que el proyecto de “vertido cero”, que trataba de disminuir el nivel del agua del acuífero mediante una barrera de sondeos, paralela a la costa, está “desfasado” y no se va a realizar.

Con muy buen acierto, y lo suscribo totalmente, el hidrogeólogo José Luis García Aróstegui, al día siguiente dijo: si no se produce la disminución del nivel del agua del acuífero del ACC, no habrá ninguna solución para el Mar Menor.

Publicidad

La mayor parte de la gente, asociaciones, plataformas, agricultores, científicos, técnicos y otros, solo están percibiendo los efectos biológicos del problema que está sucediendo. Las causas que los producen, son los nitratos, fosfatos y otros componentes procedentes de la agricultura. Estos, como consecuencia de su presencia en el agua, dan lugar a los procesos de eutrofización. Pueden llegar a producir falta de oxígeno e incrementar la presencia de tóxicos en el agua, lo que conlleva la muerte de flora y fauna del Mar Menor. Llegan al Mar Menor por vía subterránea y por vía superficial.

P.- Identifique las causas reales del problema.

R.- La causa más importante en estos momentos es la situación hidrogeológica, que pone en contacto a una enorme masa porosa de terreno cargado en sus poros intersticiales de agua. Está sometida a una presión superior a la presión del nivel del agua del mar. Así se enfrenta con la masa del agua del Mar Menor, con menor presión,  lo que supone una descarga de agua subterránea cargada de nutrientes y otros productos al Mar Menor.

Otra causa es la deficiente red hídrica de que dispone la cuenca superficial del Campo de Cartagena, debido a un proceso isostático. El resultado es que el agua de lluvia que no se infiltra en el terreno discurre por cauces discontinuos, que aparecen y desaparecen. En definitiva, no conducen las aguas superficiales de una manera clara y gestionable.

Las infraestructuras, sobre todo de carreteras y autovías, que cruzan el Campo de Cartagena. Les invito a pasear en coche desde Balsicas a Fuente Álamo y después del paseo pregúntense por dónde pasa el agua superficial. No encontrarán ni un solo cauce, ni un solo paso de agua.

La autovía AP-7 a su paso por la costa interrumpe el paso natural del agua superficial. La construcción de algunas urbanizaciones en Los Alcázares y ciertas calles de la localidad ayudan enormemente a incrementar los caudales del agua superficial a su paso por estas ciudades, produciendo inundaciones.

La construcción de numerosos tanques de tormentas realizados en la costa interna del Mar Menor han sido una insensatez

La inexistencia de control sobre el área de alimentación del acuífero ACC. Todo lo que pueda ocurrir en un área de 1.200 kilómetros cuadrados, que tenga la característica de que pueda infiltrarse en el terreno, irá a incorporarse al agua de la laguna del Mar Menor. Puede ser la lluvia infiltrada, pero también pueden ser las aguas residuales de las conducciones de las ciudades, los pozos ciegos, las fosas sépticas, los lixiviados no tratados de las granjas de animales (más de 900.000 cabezas en el Campo de Cartagena, según me dicen), el derrame de un camión, etc.

La construcción de numerosos tanques de tormentas realizados en la costa interna del Mar Menor han sido una insensatez. El agua que pueden, todos juntos, almacenar no equivale  al 1/10.000 de las aguas que se pueden producir en una lluvia intensa. Además, son enormes construcciones de hormigón a las que llegan las aguas superficiales mediante colectores, arrastrando a la vez todo tipo de sólidos, limos y arcillas, los cuales hay que limpiar y mantener constantemente.

La más importante ha sido la agricultura, que desde todo el siglo XX, pero en especial, desde la llegada del trasvase, ha efectuado una aplicación excesiva de utilización de nutrientes y herbicidas. Los no tomados por las plantas, o han quedado en el suelo y disueltos en el agua de lluvia han discurrido por la superficie, o se han infiltrado en el acuífero. Poco a poco irán llegando al Mar Menor.

La paralización de los sondeos del acuífero en 2017 ha supuesto una elevación muy importante del nivel del agua del acuífero.

P.- ¿Seguirían llegando nutrientes al Mar Menor, aunque se paralizase ya la agricultura?

R.- Sí. El agua subterránea tiene una velocidad de circulación por el terreno, de muy pocos metros al día, lo que hace asegurar que los nitratos que están llegando ahora son los relativos a los que se utilizaron hace muchos años.

P.- ¿Es por esta razón por la que se propuso la realización del Vertido Cero?

R.- Es una de las razones, no la única.

La situación es terrible. Tenemos una masa porosa. Supongamos que es una esponja llena de agua con nitratos, pegada al agua del Mar Menor. La esponja suelta agua a la zona baja de manera continua, porque sigue recibiendo más agua, que procede de las aguas de lluvia infiltradas, de la agricultura y de las fugas de agua de las ciudades. Por tanto, continuamente suelta agua.

La manera más simple de eliminar agua de la esponja, para que el nivel de la misma se equilibre con el nivel cero del mar, es drenarla mediante la extracción de agua por sondeos. Esto es lo que pensó el Ministerio, y hoy, el mismo organismo, por boca de su Ministra, dice que está desfasado el proyecto.

Más pronto que tarde habrá que drenar el agua, para disminuir el nivel. A alguien se le puede ocurrir que se prohíban los riegos agrícolas o que se elimine el trasvase Tajo-Segura, o que se eliminen las ganaderías. No darían ningún resultado, porque las condiciones hidrogeológicas del ACC harán que gran parte de las lluvias recogidas en los 1.200 km2 del área de alimentación del acuífero ACC se infiltrarán en el acuífero, trayendo los nitratos acumulados en el mismo, más los nitratos que se encuentran en la superficie del terreno y que aún no se han incorporado al acuífero.

Si siguen por ese camino, además de desmantelar la agricultura, la ganadería y cualquier actividad en el Campo de Cartagena, habría que esperar de 50 a 100 años para que el agua saliera como en el siglo XIX, mientras la mayoría de la población tendría que emigrar a otros lugares.

P.- ¿Qué se haría con el agua de drenaje del acuífero?

R.- Primero, conducirla a una planta de desnitrificación y desalobración en San Pedro del Pinatar. Tratarla, eliminando los nitratos y las pocas sales que contiene.

Segundo, diluir en el mar Mediterráneo, mediante emisarios bien estudiados, el agua de rechazo sin producir daño alguno al mar. Sepan que los nitratos se casan con los cationes, calcio, sodio, potasio, formando compuestos estables que ni contaminan ni alteran la flora y fauna natural en el mar Mediterráneo

Y tercero, conducir el agua de buena calidad que resulta de este proceso de desnitrificación y desalobración a la cabecera de las conducciones principales de regadío para su uso en la agricultura.

P.- Por otro lado ¿no existen demasiados problemas en la explotación del acuífero? ¿Cómo podría solucionarse?

R.- La explotación del acuífero ha sido un verdadero caos. Lo que denominamos acuífero del Campo de Cartagena, realmente está compuesto por cuatro acuíferos. Es lo que se reconoce también como un acuífero multicapa. Están conectados los cuatro acuíferos, por la mala construcción de más de 1.200 pozos y sondeos que han atravesado caprichosamente a unos u otros acuíferos, poniéndolos a todos en comunicación hidráulica. Esto nunca se debiera de haber hecho, pero así ha sido la cultura hidrogeológica en este país y en el resto del mundo. A estos cuatro acuíferos hay que sumar otro acuífero más profundo, de origen bético, muy salinizado, que complica las cosas todavía más.

Cada propietario ha realizado la mejor explotación que ha entendido que había que hacer. Además, cuando llegaron las desalobradoras, cada uno montó la que creyó conveniente. Todo esto se ha hacho de una manera no regulada.

Se debiera crear un organismo específico de gestión del Mar Menor, en el que tengan cabida los dos gobiernos, central y regional para una mejor gestión de la laguna

Hay que acabar con esta operativa. Eso sí, los propietarios de pozos tienen unos derechos inalienables, siempre que hayan sido obtenidos de manera lícita.

Mi propuesta es la creación de una Junta de Usuarios del acuífero ACC, a la luz de la Ley de Aguas, con entrega de encomienda de gestión a la Confederación o a un organismo delegado. Esto traería consigo, el taponamiento “inteligente” de todos los sondeos, para volver a discriminar y aislar a cada subacuífero. A la vez, se deberían construir los sondeos necesarios en el lugar más propicio por la Confederación para llevar el agua producida a la Planta de San Pedro del Pinatar y posterior entrega a los propietarios de los sondeos que hayan constituido la citada Junta, mediante los actuales canales de distribución. Contribuyendo, evidentemente, a todos los gastos producidos.

Quiero dejar claro, por lo que conozco, que la enorme mayoría de los agricultores no han sido conocedores de lo que podría suponer la acción que han realizado. Han hecho lo que creían que tenían que hacer con los conocimientos que tenían.

P.- ¿Pero esto equivaldría a “desconectar” el acuífero ACC del Mar Menor?

R.- Esta es la otra razón fundamental. Efectivamente, si el acuífero está produciendo todos estos problemas en el Mar Menor, eliminemos la causa, que no es otra que la comunicación y alimentación por el acuífero a la laguna. Sería como puentear al acuífero.

Si explotamos el acuífero, de un modo público, regulado y supervisado, sin intereses personales en el acopio de agua, se repartiría el agua dulce a los propietarios de terrenos agrícolas para su uso. Volvemos a captar el agua del acuífero, en otro punto del mismo, la llevamos a la planta desnitrificadora y vuelta a empezar. Se trataría de un ciclo que no debiera de parar en ningún momento, para seguir controlando que no llega el agua del acuífero al Mar Menor. Es más, en aquellos momentos en que no se utilice el agua por los regantes, dependiendo de los niveles del agua del acuífero, se podría dar la circunstancia de que el proceso descrito continuara en orden a preservar los niveles del agua del acuífero.

P.- ¿Pretende impedir que el agua del acuífero pueda llegar al Mar Menor en ningún momento?

R.- Exacto. Eliminamos la causa y quedan eliminados todos los efectos biológicos que actualmente y en el pasado se han visto, se han sufrido y han puesto el nombre de Murcia en el peor lugar posible desde el punto de vista medioambiental.

P.- ¿Qué pasaría con los nutrientes que están asentados sobre el suelo del Campo de Cartagena y con las inundaciones periódicas?

R.- Primero, si el nivel de acuífero desciende, las siguientes lluvias que se produzcan, alimentarán en una parte al acuífero, por lo que disminuirían los volúmenes a trasladar superficialmente.

Segundo, dado que la red hídrica no es suficiente para drenar el agua superficial registrada sobre los 1.200 km2 del Campo de Cartagena, es necesario construir dos grandes canales superficiales, norte y sur, para dividir, al menos en tres grandes bloques, la citada superficie. Estos canales deben drenar en el mar Mediterráneo, no en el Mar Menor.

Si queremos respetar y preservar nuestro Mar Menor no podemos permitir que se abran las golas

Personalmente, viví las inundaciones de la ciudad de Alicante en 1982 y fui el autor del Plan Antirriadas de la Ciudad de Alicante, realizado por el Ayuntamiento. Tengo el placer y el orgullo de poder decir que fue un éxito total. Dividimos la cuencas en subcuencas y en algunos casos construimos canales superficiales nuevos. Tengo que decir que la causa también se basaba en problemas de isostasia de la zona Este de Alicante.

P.- ¿Cree que las medidas de la creación de un pasillo verde rodeando al Mar Menor, van a tener éxito?

R.- No van a tener éxito, porque como ya he dicho los nitratos vienen retardados desde todo el acuífero.

Es más, si el nivel del acuífero se deprime, los compuestos nitrogenados que se aplicaran en esa zona se irían a la zona de bombeo del campo de explotación propuesto.

Si acaso, visto como un anillo verde tendría más éxito desde el punto de vista estético y de belleza natural del entorno del Mar Menor que como no causante de contaminación de las aguas de la laguna.

P.- ¿Es partidario de abrir las golas del Mar Mediterráneo?

R.- De manera general, no. A algunos ya les gustaría que el mar Mediterráneo llegara a Los Alcázares. Si queremos respetar y preservar nuestro Mar Menor, que lo queremos todos los que pensamos en esta maravilla de la Naturaleza, no podemos permitir que se abran las golas.

P.- ¿Qué haría con los residuos mineros, producidos en años pasados, que quedan al pie de las explotaciones mineras?

R.- Haría un estudio muy detallado de la zona. Siempre teniendo en cuenta que los relieves montañosos que los circundan son rocas con los mismos minerales, que antes se han explotado y cuyos restos que ahora queremos minimizar se han quedado esparcidos en los terrenos aledaños. Por tanto, aunque los eliminemos, seguirán estando las sierras mineras produciendo minerales y elementos químicos similares. Si no, ¿por qué creen que los romanos encontraron y explotaron las minas? No fue por el olor, fueron por las trazas encontradas en los alrededores.

No obstante, para mayor tranquilidad, enterraría y sellaría muy bien con arcillas y materiales impermeables los lugares donde se encuentran dichos restos, para evitar lixiviados de los mismos.

También, al construir el canal superficial Sur, incluiría una conexión superficial con las zonas de residuos mineros.

P.- ¿Cree que todos los problemas actuales del Mar Menor se acabarían con su propuesta?

R.- Totalmente. No habría eutrofización, ni episodios de anoxia, hipoxia, ni sopas verdes, ni nada. Puentear a la laguna tiene todos los beneficios. Es cambiar estructuralmente el sentido del agua subterránea de una parte de la Región.

P.- ¿Qué otras actuaciones sugiere para una mejor gestión?

R.- Hay que delimitar el “área de alimentación del acuífero del Campo de Cartagena”. Una vez definido, hay que concretar por ley qué actividades se permiten y con qué intensidad. Hay que tener en cuenta, que lo que hasta ahora es muy grave, por ejemplo, la abusada intensidad de los abonos, con la puesta en marcha del “puenteo” al Mar Menor esto deja de tener importancia. Se puede ser más laxos, ya que no van a ir los nutrientes al Mar Menor.

No solo se debiera de crear, vigilar y mantener el área de alimentación de este acuífero, si no también, de todos los acuíferos. Esta es la verdadera reserva de calidad del agua para beneficio de todos. Deberíamos ser un ejemplo para el mundo.

Se debiera crear un organismo específico de gestión del Mar Menor, en el que tengan cabida los dos gobiernos, central y regional para una mejor gestión de la laguna.

P.- ¿Cómo es posible que nadie se diera cuenta del problema hasta el año 2016?

R.- Debieron preguntarse hace muchos años por qué vinieron a montones las medusas al Mar Menor. Es ridículo que en lugar de estudiar el por qué, en vez de estudiar las causas, se fueron de nuevo a resolver los efectos.

Contrataron a un barco para eliminar medusas. Este era el efecto del problema y no su origen. No supieron determinar que las medusas vinieron por los inicios de la eutrofización producida por los nitratos, los fosfatos y el sol. En ese momento habría que haber actuado.

Pero no todo el mundo ve, unos son ciegos por naturaleza y otros, son ciegos por necesidad de sobrevivir, otros por desconocimiento de la cuestión y otros porque no saben a quién preguntar.

Te puede interesar