Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
CETA2020
Consulta el avance del programa y compra ya tu entrada con descuento.

Sobre el blog

Jose  Luis Soler Martinez
Empresario. Director General de Imabe do Brasil Ltda. , Fundador de Grupo Oceánica Maroc, Turalter, Srl. , Technoymar Soluciones, S.L. y Ecowater Technologies, S.L. Ecowater Innova/Zequanox en Europa y América Latina
· 83
2

Temas

  • Agua. Usos y abusos

El curso de los acontecimientos, en relación al cambio del clima, ha acentuado el énfasis sobre el recurso hídrico disponible. Los debates y foros se multiplican y se presentan propuestas e iniciativas que buscan soluciones a mayor o menor corto plazo para resolver los problemas derivados de la disponibilidad y aprovechamiento del recurso hídrico. El uso de agua sin restricciones ha crecido a nivel global a un ritmo de más del doble del aumento de la población en el siglo XX y este hecho genera, naturalmente, inquietud y preocupación.

La información disponible en centros públicos y privados especializados en el análisis de los conflictos producidos por la desigual disponibilidad y distribución del recurso hídrico a menudo nos conducen a planteamientos que no siempre coinciden ni en el diagnóstico ni en las soluciones.

El uso de agua sin restricciones ha crecido a nivel global a un ritmo de más del doble del aumento de la población en el siglo XX 

La escasez de agua es un concepto relativo y dinámico, y puede aparecer a cualquier nivel de suministro o demanda, pero también es una construcción social: todas sus causas están relacionadas con la intervención humana en el ciclo del agua.

De lo que si tenemos certeza es que la escasez de agua será progresiva y se intensificará, con seguridad, en casi todas las formas de desarrollo económico. También coincidimos en que, si las causas se identifican correctamente, muchos de los efectos podrán evitarse o mitigarse.

La agricultura es el sector económico en el que la escasez de agua tiene más relevancia. Actualmente, la agricultura es responsable del 70% de las extracciones de agua dulce y de más del 90% de su uso consuntivo. Las extracciones de agua para uso doméstico solo representan el 10% de todos los usos y tienen una tasa de consumo muy baja. la mayor parte del agua de uso doméstico vuelve al medio ambiente con unas pérdidas mínimas por evaporación incluso si se ha degradado su calidad.

Las campañas de información dirigidas al ahorro de agua para uso doméstico, más bien, deberían estar dirigidas a mejorar los hábitos de consumo de productos y servicios, cuyo impacto en el gasto del recurso hídrico sí afecta a los sectores productores de alimentos como la agricultura y la ganadería.

Se espera que para el año 2050 sea necesario producir 1 billón de toneladas de cereal y 200 millones de toneladas de carne más al año para poder satisfacer la creciente demanda de alimentos. Este dato pone de manifiesto la necesidad de administrar y gestionar de forma equilibrada, no solo la disponibilidad hídrica, sino el conjunto de factores que participan en la cadena productiva de alimentos.

Pero vayamos por partes. Es imprescindible establecer un orden en el complejo problema que supone establecer un equilibrio entre la oferta y la demanda.

Disponibilidad y uso del agua

El agua es un recurso renovable, en un proceso continuo de cambio entre sus distintos estados asociados a los procesos de evaporación, transpiración, condensación, precipitación, infiltración, escorrentía, etc. Las interconexiones entre agua superficial, agua subterránea, contenido de humedad del suelo y procesos de evapotranspiración son de vital importancia, Los terrenos de una cuenca fluvial y las acciones humanas concernidas por ese territorio, están conectados por el agua, las acciones realizadas por las personas, las industrias y los servicios tendrán consecuencias en alguna parte del ciclo hidrológico. Ninguna acción aislada que iniciemos, contribuirá a reducir el déficit global de la cadena.

Se hace necesario tomar como referencia de control, la contabilidad del agua, es decir, la información sobre los volúmenes físicos y la calidad de los caudales de agua en el entorno natural, y también los aspectos económicos del suministro y uso del agua, en un contexto que considere gobernanza, instituciones, finanzas, accesibilidad e incertidumbre

Por otra parte, debemos definir muy bien qué factores son determinantes para establecer una estrategia capaz de afrontar la escasez de agua:

  • Aumento del suministro (incremento del acceso a fuentes de agua convencionales, la reutilización de aguas de drenaje y aguas residuales, trasvases entre cuencas, desalinización y control de la contaminación).
  • Gestión de la demanda. (aumento de la eficiencia económica del uso del agua, re-asignando los recursos hídricos dentro de cada sector, desde la fuente de agua hasta el usuario final (el agricultor), y el consumidor de productos agrícolas y ganaderos. Es necesario resaltar que el aumento del suministro y la gestión de la demanda, están conectadas, generalmente, a través del ciclo hidrológico.

En relación al aumento del suministro:

El uso de grandes presas para cubrir las necesidades de agua para agricultura, energía y ciudades en crecimiento ha sido el recurso más empleado. Aunque aún se podrían hacer más presas, esta opción está cada vez más cuestionada por consideraciones económicas, sociales y medioambientales.

La adopción de prácticas agrícolas que reduzcan las pérdidas por escorrentía, el almacenamiento de agua en el suelo en agricultura de secano es una opción para que los agricultores aumenten su producción.

La explotación de aguas subterráneas ha crecido exponencialmente en los últimos años. Los agricultores han visto como una gran ventaja la capacidad del agua subterránea para ofrecer un suministro flexible a la demanda para el riego. Sin embargo, la intensificación del uso de agua subterránea ha resultado en el agotamiento de los acuíferos, en la contaminación del agua subterránea y en la intrusión salina en importantes acuíferos costeros.

El reciclaje del agua de drenaje y de aguas residuales para la agricultura tiene una correlación positiva con la escasez de agua. La re utilización del agua de drenaje es una realidad en la mayoría de los grandes sistemas de riego. Igualmente importante, es la re utilización de aguas residuales urbanas (se estima que en todo el mundo unos 20 millones de hectáreas de tierras agrícolas se riegan con aguas residuales).

En relación a la gestión de la demanda, la agricultura tiene varias opciones para gestionar la demanda de agua total ‘dentro del dominio hídrico:

La forma adecuada para gestionar la demanda de agua en la agricultura es aumentar la productividad del agua. Algunas de las medidas que deberán ser aplicadas para obtener aumento del rendimiento de los cultivos es conseguir mejor del control del agua, mejorar la gestión de la tierra, prácticas agronómicas más eficientes mediante la elección del material genético, gestión de la fertilidad del suelo y protección de los cultivos.

La biotecnología contribuye a aumentar las partes cosechables de la biomasa, reduciendo las pérdidas de biomasa y mejorar la resistencia a plagas y enfermedades. Por lo tanto, es importante centrar los esfuerzos en la productividad, en vez de concentrarse únicamente en la eficiencia técnica del uso del agua.

La productividad como valor añadido y no de producción. Para que esto ocurra, es necesario que se produzcan cambios en la gestión tradicional incorporando la tecnología disponible a la gestión de los suelos de cultivos, y proporcionar a los agricultores un mayor control sobre el suministro de agua.

Otra solución que contribuye para mejorar el rendimiento del uso agrícola es facilitar las condiciones que permitan el cambio a cultivos de más valor. Para optar a esta solución, es necesario tener acceso a insumos, como semillas, fertilizantes, créditos, así como a la tecnología y al conocimiento técnico, y mejores condiciones para operar en un mercado mucho más competitivo. En definitiva, utilizar las herramientas disponibles que permitan llevar a cabo esta vía.

Infelizmente en la práctica, muy pocos agricultores son capaces de tomar esta decisión, puesto que el mercado de cultivos de más valor es más limitado que el de productos básicos y las herramientas y condiciones que permitirían actuar en este sentido no son de fácil disponibilidad. Se hace necesario una adecuación a las exigencias que plantea, no sólo el uso racional de los recursos, sino un escenario global de competencia y desarrollo tecnológico.

Pero no es solo necesario incidir en los conceptos anteriormente expresados que serán, sin duda, los retos que tendrá que superar el sector agrario.

Otro factor que incide en los desequilibrios se refiere a al despilfarro de los productos alimenticios estimado en un 50% de la producción en países desarrollados. ¿Hasta qué punto estamos dispuestos a modificar los hábitos alimenticios como parte de un esfuerzo mayor por reducir la huella ambiental?

Conforme la demanda va ganando importancia, se necesitan instituciones más fuertes para garantizar una distribución equitativa de los beneficios que reportan la cadena productiva y el mantenimiento de los servicios ambientales.

Otro factor que incide en los desequilibrios se refiere a al despilfarro de los productos alimenticios estimado en un 50% de la producción en países desarrollados

Se hace cada vez más importante tener una mejor definición de las funciones y las responsabilidades, fortalecer las instituciones locales, revisar las políticas, adaptar las leyes y usar mecanismos de incentivos. Instaurar una nueva cultura de gestión del agua, con campañas de concienciación social, programas educativos, formación y capacitación a todos los niveles, incluyendo los grupos de usuarios. Las instituciones también han de adaptarse a modelos en los que agentes públicos, privados o de otro tipo, puedan llevar a cabo.

No solo debemos preguntarnos si hay tierra, agua y capacidad humana suficiente para producir alimentos para una población creciente en los próximos 50 años, se hace necesario conocer si seremos capaces de superar los grandes desafíos a los que se enfrentará la humanidad en las próximas décadas. Seguir haciendo lo de siempre no es una opción viable.

Comentarios