Los ingenieros ante los retos del cambio climático

650
0
  • ingenieros retos cambio climático
    José Polimón durante la presentación de iAgua Magazine 3 en el Canal de Isabel II

Sobre el blog

José Polimón
José Polimón es el Presidete de SPANCOLD y Vicepresidente de ICOLD.

Blog asociado a:

Desde hace algunos años se ha hecho evidente que el cambio climático es una realidad. Este cambio climático es uno de los mayores retos a los que tiene que enfrentarse la Humanidad y sus efectos adversos representan un temible obstáculo al desarrollo global y especialmente a la capacidad de todos los países para alcanzar el desarrollo sostenible.

Este desafío es una carrera de fondo. Exige que sin más dilación todas las naciones aborden acciones bien orientadas y sostenidas en el tiempo. La lucha contra los efectos adversos del cambio climático, que traerá sequías en algunas zonas del planeta, lluvias mucho más abundantes en otras, fenómenos climáticos extremos o grandes inundaciones, no puede depender de vaivenes políticos ni de ideologías, y requiere del compromiso de todos los gobiernos con estrategias basadas en criterios técnicos y profesionales y de la participación de toda la sociedad en su conjunto.

Ya está claro que las dos palabras fundamentales de este nuevo reto son: mitigación y adaptación

Y en esta formidable tarea que tenemos por delante, los Ingenieros de Caminos y los Ingenieros Civiles estamos llamados a desempeñar un importante papel. Nuestra función y nuestra obligación es la de poner todos nuestros conocimientos y todos nuestros esfuerzos para tratar de conseguir que la población mundial pueda satisfacer, a pesar de las dificultades de este nuevo escenario, todas sus necesidades básicas. Tenemos asimismo que propiciar las condiciones para avanzar en el desarrollo sostenible de los países menos favorecidos y en la mejora de las condiciones de vida de las sociedades menos avanzadas.

Los científicos nos ayudan a comprender y valorar los efectos del Cambio Climático. Han hecho un buen diagnóstico de los problemas que vamos a enfrentar y deben seguir analizando la evolución de los fenómenos asociados con el Cambio Climático.

Ya está claro que las dos palabras fundamentales de este nuevo reto son: mitigación y adaptación. Con ello, claramente empieza la hora de los ingenieros: para mitigar los efectos (por ejemplo, prevenir inundaciones, gestionarlas en zonas habitadas o almacenar agua suficiente para paliar las sequías) y para adaptar lo existente a esta nueva situación (por ejemplo, los puertos a la subida del nivel del mar o las infraestructuras de transporte a condiciones climáticas más severas).

Como se afirma en la Declaración de Madrid, firmada con motivo de la celebración del I Congreso Internacional y del V Congreso Iberoamericano de Ingeniería Civil, de la 7ª Asamblea General del CICPC-CECPC (Consejo de Asociaciones Profesionales de Ingenieros Civiles de Lengua Portuguesa y Castellana), de la 63ª Asamblea del ECCE (Consejo Europeo de Ingenieros Civiles) y de otros eventos preparados por el WCCE (Consejo Mundial de Ingenieros Civiles) que tuvieron lugar el pasado mes de marzo en la sede nacional del Colegio de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos en Madrid, los ingenieros debemos asumir nuestra responsabilidad como:

  • Planificadores, diseñadores, constructores y gestores del motor económico y social de la sociedad, lo que denominamos el ambiente construido;
  • Custodios del ambiente natural y del uso eficiente y adecuado de sus recursos;
  • Innovadores e integradores de ideas y tecnologías en los sectores público, privado y académico;
  • Gestores de los riesgos y las incertidumbres causados por acontecimientos naturales, accidentes y otras amenazas;
  • Líderes en debates y decisiones que conforman la política pública ambiental y de infraestructuras.

En España, el Colegio de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos está en estos días inmerso en el proceso electoral para elegir a su presidente, su Junta de Gobierno y su Consejo General. La candidatura que encabeza el actual presidente, Juan Antonio Santamera, en la que yo concurro como vicepresidente es especialmente sensible y está firmemente comprometida con estos desafíos.

El nuevo equipo reunido por Juan Santamera, es un grupo de profesionales con el que el Colegio puede tener un equipo directivo que aúna la experiencia de gestión de empresas y asociaciones, la juventud y visión de futuro y la diversidad tanto de trayectorias profesionales como de lugares de residencia.

En el periodo anterior el Colegio se ha volcado en temas muy importantes, como los logrados con la consecución del Máster y el saneamiento económico y financiero del propio Colegio. Se podría decir, simplificando mucho porque el Máster ha requerido una importante labor de gestión con diversos estamentos oficiales, que ha predominado la acción interior frente a la exterior.

Pero en esta nueva etapa, queremos volcarnos en una acción del Colegio hacia fuera, a la sociedad, a sus representantes y a los medios de comunicación. En este aspecto, todos los desafíos que para los ingenieros de Caminos plantea el cambio climático nos impelen a incorporar a nuestro acervo profesional los conocimientos necesarios para combatirlo. Debemos trabajar para  complementar nuestros tradicionales conocimientos económicos, geomorfológicos, geotécnicos, hidrológicos o estructurales a los nuevos criterios de sostenibilidad, de acción por el clima y medioambientales.

Desde el CICCP, si los colegiados nos otorgan su confianza, queremos apoyar a los ingenieros en la búsqueda de nuevas competencias profesionales en sectores de actividad como el cambio climático, el medio ambiente, la sanidad, la educación o los servicios sociales, en los que estamos convencidos que tenemos mucho que aportar y además es nuestro deber hacerlo.

Para ello, es también fundamental trabajar para tener mayor capacidad de interlocución con la Administración y mayor influencia en los medios de comunicación y en la opinión pública. Estamos convencidos además de que esta mayor presencia en nuevos sectores y en las decisiones políticas y sociales nos permitirán avanzar hacia el pleno empleo, especialmente entre los más jóvenes, colaborar para que la contratación y la gestión de los contratos de servicios sean transparentes y homologables con los de otros países, promover los comportamientos éticos, apoyar a los profesionales que trabajan en el extranjero y establecer más acuerdos con organizaciones internacionales. Así, estaremos avanzando en el buen camino para mejorar la situación de los Ingenieros de Caminos, recuperar el prestigio de nuestra profesión y, lo que es más importante, construir un mundo y un futuro mejor para todos.

Comentarios

La redacción recomienda