Connecting Waterpeople
CETA2020
Consulta el avance del programa y compra ya tu entrada con descuento.
ACCIONA

El futuro de las ciudades (II): Norman Foster o la sostenibilidad autoimpuesta

1
62
  • futuro ciudades (II): Norman Foster o sostenibilidad autoimpuesta

Sobre el blog

Juan José Argudo García
Jefe de Servicio y Coordinador de Zonas en Sociedad Mixta del Agua-Jaén, S.A. Empresa mixta de Diputación Provincial de Jaén y Acciona Agua. Ingeniero de Recursos Energéticos y Máster en Ingeniería de Materiales y Construcción Sostenible.
· 62
1

El primer especialista que aparece en nuestra mente es aquel que fue un pionero allá por los años 60 del pasado siglo XX, y no es otro que Lord Norman Foster, cuando estableció un nuevo concepto de oficina con el diseño de las oficinas de la naviera Fred Olsen, incluyendo en el mismo espacio a los trabajadores de cuello blanco (White collars workers) y a los trabajadores de mono (Blue collars workers), con grandes espacios diáfanos y sin divisiones ni espacios cerrados, mediante su estudio de arquitectura Foster Associates, donde había un solo problema: no había trabajo y no había asociados, como indicaba el propio Lord Foster, en un abarrotado patio del British Museum en Londres en el año 2008, celebrando el cuarenta aniversario de la firma de arquitectura más influyente a nivel mundial, no obstante, el presidente de la firma, ha sido elegido durante muchos años, como el arquitecto vivo más admirado. No obstante, ha conseguido más de 500 premios a nivel internacional, entre ellos el Pritzker, el nobel de la arquitectura en 1999.

Actualmente Foster + Partners engloba a más de 1200 arquitectos, ingenieros civiles, diseñadores, economistas, informáticos, maquetistas, administrativos, ingenieros de estructuras, ingenieros ambientales, etc. alrededor del mundo. Y desde hace más de 40 años, uno de los primeros estudios preocupados por la sostenibilidad en todos sus proyectos. Y acudimos a Foster + Partners por dos proyectos muy interesantes: la MASDAR CITY en Abu Dhabi (EAU) y la ciudad de Amaravati en India. A ellos volveremos en un momento, pero antes nos detendremos en una interesantísima conferencia que impartió en el BARBICAN HALL THEATRE de Londres en 2018, sobre el futuro creciente de nuestro paisaje urbano, en la 7ª entrega de la serie ARCHITECTURE ON STAGE organizada por THE ARCHITECTURE FOUNDATION y BARBICAN HALL. El discurso estuvo lleno de predicciones y declaraciones a la altura del octogenario inquieto, piloto ex miembro de la RAF, del arquitecto que corre maratones, del diseñador que se somete a carreras de esquí de fondo en Suiza (una vez al año, llamada la Engadina) y que corre centenares de kilómetros con su bicicleta (la más ligera y rápida del mercado) llamada Cervélo, porque como él dice, le ayuda a pensar.

De esa conferencia extraemos cinco lecciones que podemos aplicar a la Gestión del Ciclo Integral del Agua, como trataremos de poner de manifiesto, y aunque no garantizan los niveles de éxito, pueden ayudar a navegar sobre los desafíos que presentan la Arquitectura y la gestión del Agua, pues hay una correlación interesante entre ambas disciplinas.

1. La arquitectura es más que un edificio

Si cuando hablamos de que un hábito no hace al monje, podemos argumentar que un edificio, una fachada, una cubierta, etc. no hace ciudad. Como ya indicaba hace más de dos mil años Marco Vitrubio, arquitecto, ingeniero, tratadista y escritor romano del siglo I a.C. en sus libros de arquitectura, la Tríada Vitrubiana hace mención a las tres propiedades que debe cumplir todo edificio: FIRMITAS, UTILITAS Y VENUSTAS. Debe ser firme, es decir, estar bien construido. Debe ser útil, porque no olvidemos que finalmente, todo espacio es diseñado para ser usado por una comunidad. Y finalmente debe ser bello, debe ser agradable con el entorno y para sus usuarios.

En cuanto a la Gestión del Agua, se debe de prestar atención a los proyectos individuales que vienen a sumar, porque como ya sabemos, se han dado muchos casos de proyectos de Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales construidos con dinero procedente de Europa, y que luego se han quedado durmiendo el sueño de los justos, sin una financiación, puesta en marcha, adecuación de tarifas, etc. Debemos de entender que lo más importante es la GESTIÓN INTEGRADA DEL CICLO DEL AGUA, y que la INFRAESTRUCTURA es la base de que todo el proceso sea beneficioso para la sociedad donde se engloba, independientemente de que se ese proyecto se financie desde la Comunidad Autónoma (véase usando el Canon de Depuración en Andalucía) o desde fondos europeos, cada vez más escasos.

Hay que tener en cuenta que la infraestructura en el 99% de los casos, va enterrada por lo que no se ve. Si exceptuamos los depósitos de agua potable, las ETAP o EDAR, el resto de elementos que compone todo el ciclo, va enterrado o en casetas / arquetas, que provoca que no se pueda apreciar su belleza, pero sí su utilidad. Cuando una bomba no funciona condicionando el abastecimiento de una población, puede ser más o menos estético el lugar donde se ubica dicha bomba, pero el objetivo es que la bomba funcione. Y a veces estos conceptos, provocan que no se preste especial atención a la infraestructura, cediendo su espacio expositivo a otros proyectos más relevantes, desde el punto de vista de su impacto en la sociedad. El edificio frente a la ciudad. La infraestructura frente a la estética.

2. La investigación es primordial

Si en arquitectura es fundamental contar con una base histórica de conocimiento teórico y práctico, en la gestión del agua supone un requisito básico e imprescindible, puesto que si hay avance es porque hay investigación, y porque se quieren obtener otros resultados y buscar otras soluciones a los problemas que van apareciendo. Y esa fuente puede y debe venir desde los Departamentos de I+D+i de las empresas, como Acciona Agua, y grandes corporaciones, como de las universidades, esa sinergia debe y puede ser una realidad pues como finalizaba Lord Foster, “si se investiga bien una decisión, rara vez puede estar mal, evitando el incómodo silencio después de que un cliente pregunta <pero… ¿Por qué?>”.

3. Todos gravitamos hacia lo que hacemos mejor

Cuando en 2010 Norman Foster renunció a su puesto en la Cámara de los Lores británica, alguien del público preguntó: “Why?” Lord Foster indicó que no lamentaba la decisión debido a que cada uno debe contribuir desde su pequeña atalaya hacia lo que sabe hacer mejor.

En cuanto a la Gestión del líquido elemento, cada uno debe saber qué papel desempeña y poner los cinco sentidos: el político local como máximo responsable ante los ciudadanos, el técnico municipal como responsable de que los proyectos sean honestos y se ejecuten con la máxima fiabilidad, y se adecúen a las necesidades, las empresas gestoras como garantes de que todo se hace con el objetivo final de que los ciudadanos tengan una mayor calidad de vida, viendo cuáles son los puntos débiles del sistema, informando y aportando esas soluciones innovadoras que comentábamos en el punto anterior. Las administraciones provinciales y autonómicas, como entidades que deben de apoyar y acompañar a los entes locales, con su financiación, con su asesoramiento técnico, con su experiencia acumulada de gestionar recursos y soluciones a veces imaginativas, que pueden resolver problemas diversos que se crean en un punto de la geografía y que puede ser aplicado en otro lugar. Los estudios de ingeniería aportan su conocimiento técnico y teórico, y deben buscar una implicación que vaya más allá que la mera redacción de un proyecto y un beneficio económico (que también es lícito), pues el concurso de éstos con todos los actores implicados, viene a sumar estrategias y sinergias que nos lleven a emplear correctamente los recursos que disponemos, buscando la mejor solución para el peor problema. Los organismos nacionales e internacionales, como las administraciones dedicadas al medio ambiente, y concretamente a la gestión del Agua, deben de actuar como catalizadores de estas demandas más próximas al ciudadano, y apostar por la tecnología y la investigación como fuente de conocimiento y de solución.

4. Valientes decisiones

Y para ello, a veces hay que tomar valientes decisiones. En arquitectura se basa en proyectos que en su mayoría son experimentales (por ejemplo, el DRONEPORT diseñado por Lord Foster para África, para el envío de medicamentos y otro pequeño material sanitario de un lugar a otro, mediante el uso de drones).

Aunque las regulaciones y restricciones, en el ámbito de la arquitectura, pueden compararse con los interminables decretos, reales decretos, instrucciones técnicas, leyes, reglamentos, ordenanzas municipales, etc. alrededor de la gestión del ciclo integral del agua de un municipio que le son de aplicación. Leyes sanitarias que limitan el uso de determinados productos químicos, sin considerar los costes queconllevan para empresas y ayuntamientos el cambio de tratamiento, reglamentos que no se actualizan con los tiempos, ordenanzas municipales que aún no cuentan con la osadía de controlar los vertidos incontrolados y sancionarlos debidamente, … pues a veces para crear algo nuevo, es fundamental un cambio positivo, como dijo George Bernard Shaw: “el hombre razonable se adapta al mundo; el irracional persiste en tratar de adaptar el mundo a  sí mismo. Por lo tanto, todo progreso depende del hombre irracionable”.

5. Hacer más con menos

En el campo de la arquitectura este mantra lo introdujo Buckminster Fuller, mentor de Norman Foster, pero yo prefiero la cita de Ludwig Mies Van de Rohe, “Less is More” (menos es más), referente al empleo de los materiales necesarios para que la arquitectura sea firme, bella y útil, recordando al viejo legado Vitrubiano de nuevo. Esta teoría la aplicó el arquitecto alemán a multitud de proyectos destacando el Pabellón de Alemania en la Exposición Universal de Barcelona en 1929, sede de la actual Fundación Mies van der Rohe, inaugurado por el rey Alfonso XIII. La tecnología en este caso es un aliado muy importante para “extender” los recursos de manera que sean más productivos, y como dice Alberto Campo Baeza, catedrático emérito de la ETSAM y autor de la sede de Caja Granada, “usando de manera inteligente la luz, que es el mejor de los materiales, pero que como es gratis, no le damos la importancia debida”.

Con la escasez de los recursos que vienen desde esos organismos internacionales citados, y con la presión fiscal que existe en nuestro país sobre los ciudadanos, hay que entender que toda inversión debe ser realizada con el mejor aplomo posible, sabiendo que cualquier error de cálculo, nos provocaría un exceso de costes, una repercusión mucho mayor sobre el vecino de la esquina. Esas inversiones en infraestructuras que deben ser constantes y cíclicas, para ir renovando con el paso del tiempo las redes de abastecimiento, redes de saneamiento que se quedan olvidadas debajo de calzadas impolutas sobre las que se construye un parque, un vial ciclista o una plaza ajardinada. Es preferible actuar en pocos proyectos pero que sean integrales, que reúnan una notable mejoría en la prestación del ciclo integral del agua, y ahí es donde “menos es más” significa no tener que volver a dicha plaza, calle o avenida en muchísimos años, abarcando menos área de influencia, pero de una manera completa y fiable.

Abu Dhabi- Emiratos Árabes Unidos (EAU)


Puente de Abu Dhabi. Fuente: Wikipedia.

Y regresando a los dos proyectos liderados por Norman Foster, nos detenemos brevemente en el desierto de Abu Dhabi, donde MASDAR CITY, está poniendo los cimientos a las ciudades del futuro, con tecnologías de vanguardia, y principios urbanísticos de asentamientos árabes tradicionales en una superficie de 640 hectáreas para 90.000 personas.

¿Cuál fue el objetivo?

Como indicaba en el punto 2 anteriormente, INVESTIGACIÓN, de soluciones de energías renovables y limpias sin el concurso del petróleo, con un proyecto de usos míxtos, de edificios de baja altura y alta densidad. En sus calles no circularán vehículos abastecidos con combustibles fósiles, tendrán nudos de transporte a unos 200 metros de distancia como máximo para que el transporte sea cercano y rápido. Favorecer el transporte a pie, en un entorno peatonal protegido de calles y patios.

En los alrededores de la ciudad, los parques eólicos y fotovoltaicos y de geotermia para ACS y refrigeración, proveen de electricidad limpia a los hogares, y donde se producirán 0 emisiones de CO2 y muy pocos residuos, y con un mínimo consumo de agua potable.

¿Mínimo consumo de agua potable?

El consumo de agua se pretende reducir en un 50% por habitante, según los consumos del año 2006 en los Emiratos Árabes Unidos EAU (cabe recordar aquí que el proyecto se inició en el año 2007) y logrando que el 100% del agua residual sea reutilizada. ¿Cómo? Pues reciclando el agua negra y gris, captación del 100% del agua de lluvia y rocío, invernaderos de agua de mar y paisajismo coherente con el clima local.

Si nos detenemos brevemente antes de cruzar a India, podemos analizar lo comentado en la Cumbre Internacional del AGUA en Abu Dhabi del año pasado, donde Emiratos Árabes Unidos presentó su proyecto estrella para el abastecimiento de los 7 emiratos en caso de necesidad. Y para ello van a construir la mayor reserva (depósito) de agua desalinizada artificialmente del mundo. Bajo el desierto de LIWA se esconde un tesoro hídrico de 495 millones de metros cúbicos, en uno de los países más secos del mundo, donde las nubes dejan unas precipitaciones de unos 10 cm al año. Situadas a unos 160 km, en la costa, se sitúan las desalinizadoras que proveen de agua potable en caso de urgencia a los emiratos, con una cantidad diaria de 100 millones de litros. Comenzado en 2002, su construcción ha costado unos 540 millones de dólares, se necesitaron 26 meses para llenar los 315 pozos de almacenamiento de 80 m de profundidad bajo la arena del desierto, con unas conducciones de 1 m de diámetro. Esta reserva es una red de seguridad de provisión de agua, que la convierte en un excelente modelo de previsión y planificación regional, “las plantas de desalinización se pueden cerrar por tormentas, un mal funcionamiento o incluso por el fenómeno marea roja, exacerbado por el cambio climático”, indicaba Saif Al Seairi, Director General de la Autoridad de Electricidad y Agua del Emirato de Abu Dhabi.


Imagen de una calle en Masdar City. Fuente: Foster + Partners.

India

El otro proyecto es la ciudad india de AMARAVATI, situada a orillas del río Krishna, con 217 km2, siendo una de las ciudades más sostenibles del mundo. Tras décadas de investigación, vuelve a salir este concepto fundamental, y la combinación de la esencia sostenible y las últimas tecnologías aplicadas en India, ve la luz este proyecto tan interesante. Esta ciudad es la nueva capital estatal de Andhra Pradesh (India).

En el centro de la ciudad está la Asamblea Legislativa (complejo del Tribunal Superior) con lagos y bulevares arbolados, con una extensión de 5,5 km por 1 km de ancho, abastecido por electricidad verde, a través de energía fotovoltaica e innovaciones recientes, el 60% del área central es vegetación y agua, con carriles para bicicletas, taxis acuáticos y rutas para automóviles “eléctricos”. Aplican el mismo concepto que en Masdar City, con plazas sombreadas y calles que provocan a las personas a caminar. Este edificio está rodeado de un lago de agua dulce que provoca la brisa a través del edificio circular, que imita las formas de un templo tradicional indio.


Imagen de la Asamblea Legislativa de Amaravati. Fuente Foster + Partners.

Si nos detenemos brevemente en un informe emitido por la Oficina Económica y Comercial de España en Nueva Delhi, en agosto de 2018, cuya autora Cristina Collado Martí, nos desgrana temas muy interesantes sobre la gestión del agua y Smart city en India, y comprobamos las siguientes cifras clave:

  • En India el porcentaje de hogares urbanos que tienen disponibilidad de agua potable en sus instalaciones es del 71%.
  • El promedio en toda la población urbana baja al 64% de acceso al agua potable.
  • Las ciudades tienen sistemas intermitentes de suministro de agua y altos niveles de agua no contabilizada.
  • Con la creciente urbanización y crecimiento de la población, provoca escasez de agua y una infraestructura obsoleta.
  • La construcción de ciudades inteligentes y sostenibles, como Amaravati, surge como una prioridad de oferta de servicios públicos, canalizada por el Gobierno en una iniciativa denominada Smart Cities Mission, que pretende desarrollar 100 ciudades inteligentes.


Tabla 1. Tabla que recoge un resumen de los proyectos en marcha. Fuente: Oficina Económica y Comercial de España en Nueva Delhi.​​

  • 1. Tipo de cambio: 1 EUR-79,967 INR 4/07/2018.
  • 2. Proyectos aprobados hasta julio de 2018.
  • 3. Año fiscal 2015-16 hasta año fiscal 2019-20.

En la imagen siguiente se ven los proyectos que ya se han publicado. 


Proyectos publicados. Fuente: ICEX en Nueva Delhi. 2018.

Hay que apuntar que los recursos son limitados por el Gobierno de India, se ha pensado en otras fuentes de financiación de dichos proyectos, como son:

  • Fondos propios del Gobierno
  • Mecanismos financieros como bonos municipales u otras formas de financiación compartidas.
  • Otros fondos procedentes de otros programas del GoI (Goverment of India) como son Swacch Bharat Mission, AMRUT, National Heritage City Development and Augmentation Yojana.
  • Préstamos de organismos internacionales bilaterales y multilaterales.
  • Financiación Público – Privada.

Aquí vemos como es fundamental el empleo de la tecnología y del concepto Smart para abordar proyectos que conciernen a una buena gestión del Ciclo Integral del Agua, y a aprovechar el máximo de recursos para lograr los objetivos marcados. Véase en el anexo, la cadena de valor de los sistemas inteligentes para la gestión del agua en India, según la Oficina Económica y Comercial en Nueva Delhi, donde en casi todos los flujos se incluyen los equipos de monitoreo de la calidad de las aguas.

Conclusiones

Hemos visto como para gestionar un recurso vital, como es el AGUA, es fundamental:

  • El empleo de la tecnología
  • Concepto Smart (En India y Masdar City)
  • Investigación – la base del futuro
  • Hacer más con menos
  • Que cada uno haga bien su trabajo.
  • Que hay que ser valientes, y tomar decisiones valientes.
  • Que un solo proyecto no equivale a buena gestión del recurso.

Hay que abordar el nacimiento de una ciudad o la regeneración de la existente, desde todos los frentes: empleo de energías renovables, abastecimiento de agua al 100% de la población, evacuación de aguas residuales, separación de aguas pluviales y residuales (ya lo indica el Código Técnico de la Edificación), depurar todas las aguas, y reutilizarlas al 100%, minimizar la generación de residuos (véase Masdar), reducir o eliminar las emisiones de CO2, aumentar las zonas verdes, construcción sostenible, etc.…y cuando se establecen todas las sinergias entre los distintos actores, se consiguen los objetivos fijados: conseguir el que los ciudadanos tengan una mejor calidad de vida, conseguir que todos vivamos en un mundo mejor. Cada uno desde su parcela. Cada uno aportando su granito de arena. Másdar y Amaravati. Dos ejemplos de ciudades donde la infraestructura es capital. Donde todo comenzó con la infraestructura.

No obstante, la ONU indica que al menos 7 de cada 10 euros de inversión, que serían necesarios para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), han de destinarse en INFRAESTRUCTURAS. Y terminamos con una máxima de Luis Castilla, CEO de la división de Infraestructuras de Acciona, “trabajamos en el paradigma contrario al que tiende al exceso y carece de visión de futuro y de preocupación real por las necesidades sociales”.

Y con Norman Foster, donde en su página web, Foster + Partners, nos lanza su máxima: “Cada proyecto emana de una nueva idea que desemboca en una solución a medida para un emplazamiento específico y sus usuarios. Dirigimos el diseño y concertamos la investigación internacional con la acción local. El resultado es una arquitectura respetuosa con el clima y la cultura del lugar”.

Anexo

Cadena de valor para los sistemas inteligentes de gestión del agua en India. Fuente: ICEX Nueva Delhi.

 

Comentarios