Connecting Waterpeople

Un poco de historia sobre el "concepto" de empresa de distribución de agua...

718
0
(0)

Sobre el blog

Juan José Escobar Morales
Ingeniero civil por la Pontificia Javeriana Cali, Colombia, con un master oficial en hidráulica y medio ambiente en la UPV. Actualmente, es consultor especialista en hidráulica urbana.
718

Temas

  • poco historia "concepto" empresa distribución agua...

La historia de los sistemas de distribución de agua potable, es casi tan antigua como la misma historia del hombre. El agua siempre ha sido imprescindible para la vida, los primeros asentamientos humanos fueron localizados a las orillas de los ríos. Y el hombre para deponer con facilidad de ella pronto da muestra de su gran creatividad, que muy probablemente, alcanza su cenit durante el imperio romano, la cual llego a tejer un complejo sistema de acueductos que unía más de 100 kilómetros y transportaba un caudal con el que se puede abastecer hoy a 3 millones de habitantes (Buchberger & Cabrera, 2010). La humanidad, prosiguió y fue dominando cada elemento de la naturaleza con mayor precisión; pero solo fue hasta 1754 en Bethelehem Pensivania donde aparece el primer sistema de distribución de agua (Grigg, 1986).

Ahora bien, el concepto de “Empresa de distribución de agua”; es un concepto abstracto, que varía de acuerdo con el tiempo y el espacio; siempre evolucionando conforme el ser humano transforma su entorno. En la edad de bronce y la edad de hierro, el concepto de acueducto estaba enfocado a la infraestructura (canales y tuberías); donde la administración del recurso era incipiente, gobernada por el rey y dada de manera general. En términos generales en ese tiempo el concepto de empresa como tal no existía. En la época de los romanos, el concepto de empresa de agua se empezaba a conformar, ya que en aquella época era el preludio la administración del agua bajo la figura del curator aquarum, el cual estaba a cargo del sistema, no solo de la infraestructura, sino también cobro por el uso de ésta y los desperdicios de agua. Pero solo hasta el siglo XX la administración del agua, jugaría un papel preponderante en la humanidad; donde los conceptos económicos modernos se acuñarán, los avances en ingeniería hidráulica se realizarán y la población mundial demandara el agua potable 24 horas al día; ahí en ese instante del tiempo los sistemas de distribución de agua aparecerían como monopolios naturales de los que Stuart Mill hablara en el siglo anterior. Volviendo al concepto de Empresa de distribución de agua, éste concepto se empezó acuñar a finales del siglo XIX gracias al Sanitary Movement, nacido en Londres, el cual se basaba fundamentalmente en un uso generoso e intensivo del agua como base de la higiene pública y privada (Ramos & Cubero, 2013); el cual se basaba en la definición de un servicio público, obligada a mejorar de la salubridad. Este último término que en la actualidad comprende tantas cosas, que ya es difícil identificar que significa.

El siglo XX, incluiría más conceptos a la amalgama de Empresa de distribución de agua, con la retórica de la privatización de las empresas públicas de los años 80, bajo la corriente privatizadora (Fernandez, 1995). En Colombia específicamente se podría definir éste concepto a través de la Ley 142 del 1994 y sus reformas posteriores; la cual define como Servicios públicos domiciliarios:

«(...) A partir de un criterio finalista, la Corte ha identificado como rasgos fundamentales de los mismos los siguientes: a) De conformidad con el artículo 365 de la Carta, el servicio público domiciliario puede ser prestado de manera directa o indirecta por el Estado, por comunidades organizadas o por particulares, manteniendo este la regulación, el control y la vigilancia sobre los mismos. b) Tiene un “punto terminal” en las viviendas o en los sitios de trabajo de los usuarios, entendiendo por usuario “la persona que usa ciertos servicios, es decir quien disfruta el uso de cierta cosa”. c) Está destinado a satisfacer las necesidades básicas de las personas en concreto y de manera directa, atendiendo a las reales circunstancias fácticas en las que se encuentra. Así, se trata de aquellos servicios que tienden a satisfacer las necesidades más esenciales de la población y que se reciben directamente en los hogares o lugares de trabajo de las personas. Por esa razón, constituyen instrumentos que permiten asegurar la realización de los fines del Estado Social de Derecho, al encontrar una relación inescindible entre estos y la satisfacción de necesidades que comprometen de manera directa derechos de rango constitucional y la posibilidad de garantizar una existencia en condiciones dignas de todos los habitantes. (...)» (Congreso de Colombia, 1994)

Finalmente, si bien el concepto de Empresa de distribución de agua, tiene más de jurídico y económico que de administrativo, es una organización enfocada a la producción, tratamiento y distribución de agua potable; para suplir la necesidad de agua de los usuarios. Por último, el siglo XXI más que un concepto de empresa trae consigo retos de gestión; donde las empresas de distribución deben ser eficientes y sostenibles.

La redacción recomienda