Aqualia
Connecting Waterpeople

Sobre el blog

Juan José Salas
MÉDICO DEL AGUA y DOCTOR EN QUÍMICA. Director de Servicios Tecnológicos de la Fundación CENTA. 38 años de experiencia en el tratamiento de las aguas residuales, especialmente de los vertidos generados en las pequeñas aglomeraciones urbanas.

En la anterior entrega pasaba revista, con nostalgia, al momento de mi llegada a la Planta Experimental de Carrión de los Céspedes (PECC), al primer contacto con mis nuevos compañeros, a los orígenes de la Planta y a las primeras visitas que recibimos en nuestras instalaciones.

Con el presente post pongo fin a los recuerdos de la primera década, que fue decisiva para todo lo que aconteció posteriormente.

La implantación de los primeros equipos de empresas

El año 1995 marca un hito en el devenir de la PECC, con el comienzo de la instalación de equipos de depuración por parte de empresas del sector. Esta actividad, con el paso del tiempo, se ha ido manteniendo, consolidando y convirtiéndose en toda una seña de identidad.

La versatilidad de la PECC permite que los ensayos de estos equipos puedan llevarse con diferentes tipos de influentes: agua residual bruta, pretratada, o con efluentes finales de otros equipos instalados.

Con estas instalaciones se fue incrementado poco a poco el parque de tecnologías intensivas, lo que sirvió para que se nos dejara de ver como defensores a ultranza de las tecnologías extensivas. Lo que defendemos es la mejor tecnología de tratamiento (sin apellidos) para cada caso concreto.

Lo que defendemos es la mejor tecnología de tratamiento (sin apellidos) para cada caso concreto.

Publicidad

En lo personal, estas nuevas instalaciones contribuyeron notablemente a que los críticos “hormigoneros” (ver anterior entrega) fuesen dejando de ir acumulando leña para mi pira, tras la acusación de anatema.

La empresa OMS-AREMA instaló un equipo de aireación prolongada, con aireación diagonal y con nitrificación/desnitrificación controlada por sondas de oxígeno disuelto y redox, lo que era toda una novedad para esas fechas. En la jerga depuradora el reactor se conoce como “huevo frito”, ocupando el decantador la zona central (la yema), y siendo rodeado por el reactor biológico (la clara).

ECOPLAST IBÉRICA S.L. implantó un Contactor Biológico Rotativo (CBR), conocido como Turbo-Disc, que venía a ser un hibrido entre un biodisco y un biocilindro.

Por su parte, ELECNOR-SISTEMAS ECOLÓGICOS S.A. nos instaló nuestro primer Filtro Percolador, mientras que DEPUMASTER S.L. implantó un reactor de lecho fluidizado, que empleaba un material soporte, conocido como PROSIL, que contaba con un núcleo plástico y con una corteza de naturaleza mineral.


Equipos implantados por  OMS-AREMA, ECOPLAST IBÉRICA, ELECNOR y DEPUMASTER.

Nuestro primer alumno haciendo una estancia

Una calurosa tarde de verano de 1996 se nos presentó en la PECC, montado en bicicleta, Markus Busch, para solicitarnos hacer una estancia en nuestras instalaciones.

Que un alumno, de la prestigiosa Universidad Técnica de Berlín, se llegase hasta el pequeño municipio de Carrión de los Céspedes para hacer una estancia con nosotros, fue todo un honor y un bioindicador inequívoco de que no estábamos haciendo mal las cosas.

Durante su estancia Markus se nos mostró como un intrépido y genial investigador, como dan fe las siguientes fotografías de su toma de muestras en un Filtro Percolador y del posterior etiquetado de estas muestras, haciendo uso de las piedras del camino.

A Markus le han seguido estancias de numerosos alumnos, de muy diversos países, a los que quiero aprovechar la oportunidad para agradecerles su trabajo y la savia nueva que nos han ido aportando.


Toma de muestras e identificación original de las mismas.

La llegada del CENTA

En 1998 asume la gestión de la Planta Experimental el CENTA (Centro de las Nuevas Tecnologías del Agua), lo que contribuyó decisivamente a la consolidación del proyecto y a convertir la PECC en una infraestructura científica de referencia, a partir de la segunda década de su existencia.


La PECC a la llegada del CENTA.

Algunas anécdotas

Las telecomunicaciones en los orígenes:

En los comienzos la PECC carecía de teléfono, por lo que la comunicación con el exterior era un poco enrevesada. El interesado llamaba al Ayuntamiento, que enviaba un coche de la policía municipal para avisarnos. Subíamos al pueblo, y hacíamos uso de la cabina de teléfono, ubicada frente al Ayuntamiento, para contactar con la persona interesada. Visto con mentalidad de hoy en día, causa extrañeza que el sistema de comunicación funcionase eficazmente, pero doy fe de que así era y de que ninguna llamada quedó sin respuesta.

El caso del cordero extraviado:

Una mañana apareció por la Planta un cordero despistado. Tras preguntar a los vecinos de quien podía ser y recibir respuestas negativas, terminamos adoptándolo. Lo curioso fue la dieta que eligió el animal, pues disponiendo de rica y abundante hierba en el Filtro Verde, le dio por la cocina de vanguardia. Se colocaba al lado del biodisco, sacaba la lengua, y aprovechando el giro, y sin mucho esfuerzo por su parte, iba ingiriendo biofilm, desde la periferia de los discos exteriores hacia el centro.

Esta curiosa dieta hizo que el cordero cogiese peso en poco tiempo y se transformase en un lustroso borrego. Si cuando era cordero ningún vecino lo reclamó, al verlo tan bien criado fueron muchos los que cambiaron de opinión y nos pidieron que se lo devolviésemos.

Un día el borrego desapareció y lamentablemente nos quedamos sin saber, para la ciencia de los CBR,  qué aportó el consumo de biofilm al sabor de su carne.

La clarividencia de “El You”:

Desde los inicios mi querido operario “El You” ha ido desarrollando una extraña habilidad para predecir, con tan sólo con mirarlo, si un nuevo prototipo de depuración tendrá futuro no. Si tras darle una vuelta alrededor y fruncir el ceño, pronuncia la fatídica sentencia: “¡Esto es forraje tó!, ten por seguro que ese equipo va a tener muy poco recorrido.

Agradecimientos

No quiero acabar los recuerdos de mi primera década en la PECC, sin darle sinceramente las gracias a todos los que jugaron un papel destacado en el arranque de esta bendita aventura y, en primer lugar, a los que ya nos han dejado, pero que estén donde estén, los imagino satisfechos al ver que su esfuerzo ha tenido continuidad:

  • A Manuel Rus de la Consejería de Obras Públicas de la Junta de Andalucía y uno de los padres de la “criatura”.
  • A Alfonso Gónzalez (INITEC), que diseñó la PECC original.
  • A Antonio Galeano, alcalde de Carrión de los Céspedes, que jugó un papel decisivo para que la Planta se construyese en su querido municipio.

Agradecimiento también a los que siguen con nosotros­: a Román del Río, el otro padre de la “criatura” y donante de equipos de meteorología, y a mis dos compañeros primigenios. A mi amigo Ramón Rodríguez, por todo lo que me enseñó en los primeros momentos Si algún día me da por reencarnarme, estudiaré para Ingeniero Agrónomo en la Escuela de Córdoba, tal como hizo él.

A mi inseparable operario durante estos 30 años, Manuel “El You”, al que tanto debemos todos por ser capaz de mantener operativa la PECC en los tiempos de máxima penuria, a base de mucho ingenio, alambre y restos cámaras de neumáticos.

A José María Díaz y María Dolores Méndez de la Consejería de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, que también tuvieron un papel destacado en los comienzos.

Y, por supuesto, al CENTA, por consolidar y expandir por el mundo la idea/concepto de la PECC.

Hace ahora 30 años y dos semanas que llegaba a la Planta de Carrión de los Céspedes por un camino de tierra, bordeado de campos de labor pintados rabiosamente de amarillo y portando un lustroso maletín negro, lleno de ilusiones y nuevos retos. Hoy, constato con satisfacción, que preciso urgentemente un maletín de mayor tamaño, pues ya no me caben tantos buenos recuerdos.

Preciso urgentemente un maletín de mayor tamaño, pues ya no me caben tantos buenos recuerdos

P.D. Tras la publicación de la primera entrega, han sido muchas las personas que han contactado conmigo para felicitarme por el aniversario y para compartir algún recuerdo o anécdota de su visita a nuestras instalaciones, a todas ellas un HIDROABRAZO AGRADECIDO del Médico del Agua.

Te puede interesar