Manifiesto bacteriano en defensa de nuestro reconocimiento

1.469
  • Manifiesto bacteriano defensa nuestro reconocimiento

Sobre el blog

Juan José Salas
Doctor en Química por la Universidad de Sevilla Director de I+D+i de la Fundación CENTA 35 años dedicado al tratamiento de las aguas residuales, especialmente de los vertidos generados en las pequeñas aglomeraciones urbanas MEDICO DEL AGUA
1469

Los abajo firmantes, en representación de los principales géneros bacterianos implicados en los procesos de depuración de las aguas residuales, queremos hacer saber a la opinión pública lo siguiente:

Desde que el ser humano pisa la tierra, nos hemos venido encargando de depurar sus vertidos a las masas de agua. En esta tarea, cada vez más ardua, siempre hemos contado con la inestimable ayuda de los organismos fotosintéticos que, gentil y simbióticamente, nos aportan el preciado oxígeno que requerimos para llevar a cabo nuestra ingente labor.

Siguiendo los ancestrales ciclos biogeoquímicos, tan antiguos como nosotras, reciclando incansablemente los principales elementos (C, O, H, N, P, S,…) presentes en estos vertidos. 

Desde hace algo más de un siglo, los seres humanos tratan de domesticarnos (con más o menos fortuna), para reproducir de forma acelerada y en su beneficio estos ciclos naturales. Estas “prisas”, conducen, ineludiblemente, a una mayor generación de residuos (lodos), que tiene un destino cada vez más incierto.

En esta burda imitación de los procesos naturales de depuración, a la hora del dimensionamiento de los reactores en los que nos encierran, se nos cuantifica desdeñosamente a granel, al peso. Así, en los procesos de biomasa en suspensión somos simplemente SSLM (Sólidos en Suspensión en el Licor Mezcla), por lo que a cualquier partícula inorgánica presente en los reactores se le otorga, graciosamente, el milagro de la vida.

Se nos cuantifica desdeñosamente al peso

En ocasiones, creemos que por un cierto remordimiento de conciencia, se opera con los SSVLM (Sólidos en Suspensión Volátiles en el Licor Mezcla), donde al menos se exige a las partículas el atributo de ser volátiles para poder ser asimiladas a materia viva.

En los procesos de biomasa adherida la cosa es aún peor, pues en este caso lo único importante para los proyectistas es el volumen o la superficie del soporte que ponen a nuestra disposición, para que nosotras los colonicemos.

Para poner fin a tan inmerecido e indiferente trato, hemos optado por “hacernos visibles” a los ojos de los humanos, manifestándonos de forma pacífica, pero cada vez con más frecuencia, en las estaciones de tratamiento. En esta lucha reivindicativa nunca agradeceremos lo suficiente a nuestras hermanas, las bacterias filamentosas, su encomiable esfuerzo para que dejemos de ser consideradas como meros SSLM (SSVLM a lo sumo), y que, de una vez por todas, se reconozca nuestro papel de protagonistas en el tratamiento de las aguas residuales.

Como puede observarse en la foto, las masivas manifestaciones filamentosas han desbordado reactores y decantadores, llegando a ocupar hasta las calles y jardines de las depuradoras.

Como suele ser habitual, la Policía Local de las EDAR (los operadores) han cifrado a los asistentes a estas manifestaciones en tan solo unos miles, antes de proceder a disolverlos mediante manguerazos de hipoclorito sódico.

Estos seres filamentosos llevan con orgullo el haberse ganado a pulso, entre los operadores de las estaciones de tratamiento, el calificativo de “organismos indeseables”. En términos más coloquiales, también se les empieza a conocer ya en este mundillo como los “cuñaos” de la depuración.

Gracias a su abnegada labor, también han contribuido decisivamente a que el olvidado (y con frecuencia, inexistente) microscopio comience a revelarse como un instrumento imprescindible para el efectivo control de las estaciones depuradoras. Con ello, y con la ayuda de otras técnicas de identificación más sofisticadas, empezamos, por fin, a ser conocidas por nuestros nombres y apellidos (género y familia, en nuestro caso).

Hemos de reconocer que en esta lucha no estamos solas, pues cada vez son más los humanos que nos apoyan en nuestras justas reivindicaciones.

El continente no depura, quien depura es el contenido

A este respecto, queremos aprovechar la ocasión para dar sinceramente las gracias al Dr. Andrés Zornoza por su incansable labor en pro de nuestra causa, y recomendar encarecidamente la lectura de uno sus ilustrativos posts, “Pánico en la EDAR; la rebelión de los organismos filamentosos”, al que corresponde la anterior foto de la manifestación.

Agradecemos también a El Médico del Agua el que nos haya cedido su tribuna de opinión para la difusión de nuestro Manifiesto.

Finalizando, por todo lo expuesto, y en defensa de nuestro papel protagonista en los procesos de depuración de las aguas residuales, nos reafirmamos contundentemente en lo siguiente: el continente (los reactores) no depuran, quien depura es el contenido (es decir NOSOTRAS).

En esta reivindicación no queremos olvidar el gran papel que, junto a nosotras, juegan también los Protistas y Metazoos, en su afán continuo por mejorar de la calidad final de los efluentes tratados. En su caso, este protagonismo ya les ha sido reconocido, al otorgárseles el preciado status de bioindicadores de los procesos de depuración de las aguas residuales.

Firmantes del Manifiesto: Pseudomonas, Flavobacterium, Alcaligenes, Escherichia, Aerobacter, etc.

P.D. Estimado lector, si desea adherirse a nuestra justa causa, por favor difunda en las redes este Manifiesto. Igualmente, y para poder determinar la repercusión de esta iniciativa, le agradeceríamos, sinceramente, que “pinchase” en el corazón azul que aparece en el encabezado. Para que este pinchazo pueda cuantificarse en nuestra base de datos, es preciso que previamente Inicie sesión y que tenga cuenta en www.iagua.es. Si aún no la tiene, ¿no cree que el apoyo a nuestra causa puede ser un buen motivo para registrarse? ¡GRACIAS!

Comentarios