Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
ADASA
ADECAGUA
MonoM by Grupo Álava
Siemens
TEDAGUA
IAPsolutions
Gestagua
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Barmatec
Ingeteam
s::can Iberia Sistemas de Medición
Kamstrup
ISMedioambiente
ESAMUR
Fundación Biodiversidad
Almar Water Solutions
Minsait
NTT DATA
Catalan Water Partnership
ACCIONA
MOLEAER
Prefabricados Delta
KISTERS
LABFERRER
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Xylem Water Solutions España
Aqualia
ONGAWA
AECID
Fundación CONAMA
Cajamar Innova
Schneider Electric
EMALSA
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
TecnoConverting
IRTA
TRANSWATER
Esri
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
DATAKORUM
Global Omnium
Arup
Confederación Hidrográfica del Segura
ICEX España Exportación e Inversiones
Agencia Vasca del Agua
TFS Grupo Amper
EPG Salinas
AMPHOS 21
GS Inima Environment
ANFAGUA
Filtralite
Fundación Botín
Hidroconta
Likitech
AGENDA 21500
Molecor
Rädlinger primus line GmbH
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
Autodesk Water
AGS Water Solutions
HRS Heat Exchangers
Red Control
RENOLIT ALKORPLAN
Hidroglobal
Hach
Grupo Mejoras
SDG Group
Sivortex Sistemes Integrals
Saint Gobain PAM
CAF
FENACORE
J. Huesa Water Technology
LACROIX
Sacyr Agua
Asociación de Ciencias Ambientales
Terranova
Idrica
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
Lama Sistemas de Filtrado
SCRATS
Consorcio de Aguas de Asturias
Aganova
FLOVAC
Smagua
Baseform
Amiblu
Vector Energy

Se encuentra usted aquí

¿No va siendo hora de cambiarle el nombre a las aguas residuales?

Sobre el blog

Juan José Salas Rodríguez
MÉDICO DEL AGUA y DOCTOR EN QUÍMICA. 42 años de experiencia en el tratamiento de las aguas residuales, especialmente de los vertidos generados en las pequeñas aglomeraciones urbanas. En la actualidad: Jubilado pero Activo (JpA)
  • ¿No va siendo hora cambiarle nombre aguas residuales?

No por el hecho de usar la ropa, esta se convierte en ropa residual. Ni por el hecho de usar la vajilla y los cubiertos (en casa, bares o restaurantes), estos se convierten en cubiertos residuales. Ropa, vajilla, cubiertos (y tantas y tantas otras cosas), se limpian y se siguen empleando, sin ningún tipo de rechazo social.

Entonces, ¿por qué por el hecho de usar agua en las diferentes actividades humanas, esta ha de convertirse en agua residual?

¿Por qué por el hecho de usar agua en las diferentes actividades humanas, esta ha de convertirse en agua residual?

Acudiendo a la fuente habitual, la RAE define “residual” como: perteneciente o relativo al residuo, y a este último como: aquello que resulta de la descomposición o destrucción de algo. En otra de las acepciones de la palabra residuo se recoge: material que queda inservible después de haber realizado un trabajo u operación.

También la RAE recoge la siguiente definición del agua residual: agua que procede de viviendas, poblaciones o zonas industriales y arrastra suciedad y detritus.

Como se puede comprobar, el adjetivo “residual” confiere a las aguas un marcado carácter peyorativo, que las estigmatiza de por vida, y que se graba a fuego en la memoria colectiva, aflorando en forma de rechazo social cuando se pretende reutilizar estas aguas, tras “limpiarlas”, al recordar su denigrante origen “residual”.

El adjetivo “residual” confiere a las aguas un marcado carácter peyorativo, que las estigmatiza de por vida, y que se graba en la memoria colectiva

Si analizamos el uso del adjetivo “residual” en la normativa sobre el tratamiento de las aguas, la Directiva europea vigente, en su versión española, ya recoge el adjetivo “residuales” en su propio título: “DIRECTIVA DEL CONSEJO de 21 de mayo de 1991 sobre el tratamiento de aguas residuales urbanas (91/271/CEE)”, y luego lo repite en más de cincuenta ocasiones en todo su articulado, veinte de ellas en el Articulo 2, correspondiente a las Definiciones.

En el campo de la reutilización, y para minimizar el rechazo social antes aludido, se vienen haciendo esfuerzos para hacer desaparecer el adjetivo “residual” y así se habla de la reutilización de las aguas tratadas, depuradas o regeneradas, y en la normativa al respecto, el adjetivo “residual” tiene una presencia mucho más limitada. Así, en el “Real Decreto 1620/2007, por el que se establece el régimen jurídico de la reutilización de las aguas depuradas", como puede comprobarse, el adjetivo “residuales” no se recoge en su título y tan sólo aparece siete veces en todo su articulado y, la mayoría de ellas (4), en el Artículo 2, correspondiente a las Definiciones.

Igualmente, si analizamos la versión española del “REGLAMENTO (UE) 2020/741 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO, de 25 de de mayo de 2020, relativo a los requisitos mínimos para la reutilización del agua”, el adjetivo “residuales” tampoco se recoge en su título y aparece de nuevo en siete ocasiones pero, en este caso, todas ellas en su Artículo 3, relacionado con las Definiciones.

Por otro lado, de un tiempo a esta parte, en el mundo del tratamiento de las aguas asistimos a un cambio de denominaciones que, aparte de recoger conceptos novedosos, tiene también, por qué no admitirlo, algo de “dulcificación de la realidad” (biofactorías por depuradoras; biosólidos por lodos). Entonces, ¿por qué que no atajar el problema de la denominación de las aguas en su origen, dejando de usar el adjetivo “residuales”?

¿Por qué que no atajar el problema de la denominación de las aguas en su origen, dejando de usar el adjetivo “residuales”?

Si admitimos que no por el hecho de usar las aguas, estas se convierten en residuales, ¿qué nombre le podemos dar a las aguas usadas?

A mi juicio, esta cuestión la tienen ya resulta nuestros vecinos franceses (siempre tan cartesianos), que simplemente suelen emplear la denominación obvia de “aguas usadas (eaux usées)".

Como vengo haciendo, de un tiempo a esta parte, con los humedales para el tratamiento de las aguas, en los que he ido eliminando progresivamente el adjetivo “artificiales”, siguiendo las tendencias reinantes, intentaré a partir de ahora de hablar de aguas usadas y de ir erradicando paulatinamente el adjetivo “residuales”. No será fácil, pues son muchos años de memoria colectiva, pero…

Y, no olviden que: “El valor de agua debe juzgarse por su calidad y no por su historia”.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.