Aqualia
Connecting Waterpeople
Miya Water
Red Control
TecnoConverting
Minsait
Asociación de Ciencias Ambientales
Redexia network
Agencia Vasca del Agua
TEDAGUA
Aqualia
Aigües Segarra Garrigues
EPG Salinas
Consorcio de Aguas de Asturias
IAPsolutions
Elmasa Tecnología del Agua
HANNA instruments
Fundación We Are Water
Hidroconta
NaanDanJain Ibérica
Hach
Grupo Mejoras
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Prefabricados Delta
Isle Utilities
Schneider Electric
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Rädlinger primus line GmbH
AZUD
Grundfos
Idrica
Fundación Biodiversidad
ADECAGUA
AECID
Saint Gobain PAM
ISMedioambiente
Insituform
LACROIX
CAF
ITC Dosing Pumps
Fundación CONAMA
SCRATS
Control Techniques
Vector Motor Control
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Cibernos
Saleplas
Catalan Water Partnership
Bentley Systems
Aganova
Almar Water Solutions
ICEX España Exportación e Inversiones
biv Innova
ACCIONA
Filtralite
GS Inima Environment
VisualNAcert
BELGICAST by TALIS
Cajamar Innova
UPM Water
UNOPS
DuPont Water Solutions
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Barmatec
Ingeteam
ABB
J. Huesa Water Technology
Sacyr Agua
Baseform
FENACORE
Global Omnium
Molecor
s::can Iberia Sistemas de Medición
Blue Gold
DAM-Aguas
EMALSA
ESAMUR
Xylem Water Solutions España
Ulbios
FLOVAC
Fundación Botín
Gestagua
Likitech
Kamstrup
Lama Sistemas de Filtrado
Regaber
IIAMA

Sobre el blog

Juan José Salas
MÉDICO DEL AGUA y DOCTOR EN QUÍMICA. Director de Servicios Tecnológicos de la Fundación CENTA. 38 años de experiencia en el tratamiento de las aguas residuales, especialmente de los vertidos generados en las pequeñas aglomeraciones urbanas.

Finalizamos, con esta tercera entrega, la serie de posts que hemos dedicado a la selección de la línea de tratamiento que más se adecúa a cada situación concreta.

Recordemos que para ello se hace uso de una serie de criterios de selección, que pueden ordenarse en ocho grandes grupos:

  1. Eficiencia en la eliminación de los contaminantes presentes en las aguas residuales.
  2. Terrenos disponibles para la ubicación de la depuradora.
  3. Aceptación social del tipo de tratamiento.
  4. Características medioambientales de la zona de actuación.
  5. Impactos medioambientales de la depuradora sobre el entorno de la zona de actuación.
  6. Generación de lodos en el proceso de tratamiento de las aguas residuales.
  7. Complejidad de las labores de operación y mantenimiento del tratamiento de depuración.
  8. Costes de construcción y de operación y mantenimiento del tratamiento de depuración.

En este post finalizamos el análisis de estos criterios de selección, que van a aplicarse a las líneas de tratamiento que se muestran en la Tabla 1.


Tabla 1.- Líneas de tratamiento que se analizan en el post.

6.- Generación de lodos en el proceso de tratamiento de las aguas residuales

La generación de lodos en los distintos procesos de tratamiento posibles debe analizarse, tanto desde el punto de vista de la cantidad que se genera de estos subproductos, como desde su calidad y de la frecuencia y mecanismo con el que se retiran.

  • Cantidad de lodos que se genera en el proceso de depuración

Esta cantidad tiene una repercusión directa en los costes del transporte de estos subproductos hasta el lugar de su disposición final.

De las líneas de tratamiento que se contemplan en la Tabla 1, tan sólo en el caso de los Lombrifiltros no se generan lodos, sino un humus, que con las necesarias precauciones, puede emplearse como fertilizante agrícola.

Publicidad


Figura 1.- Humus que se genera en el tratamiento de las aguas residuales mediante Lombrifiltros.

  • Calidad de lodos que se genera en el proceso de depuración

Esta calidad condiciona las posibilidades de valorización  de los lodos generados, especialmente como enmienda agrícola. Para esta valorización se requiere el cumplimiento estricto de los requisitos que se exigen al respecto en los distintos países, y que de forma genérica limitan sus contenidos en: metales pesados, organismos patógenos, compuestos orgánicos, etc.

  • Frecuencia y mecanismo de la retirada de lodos

La frecuencia y el mecanismo de retirada de lodos pueden ser factores importantes a tener en cuenta en el proceso de selección. Así, en el caso de las Lagunas de Estabilización, en las que la extracción de lodos se lleva a cada varios años, esto podría llegar a suponer un impedimento, puesto que es más fácil colocar, para una aplicación al terreno, poco lodo extraído con mucha frecuencia, que mucho lodo extraído de tarde en tarde.

Además, si no se dispone de bombas para la extracción de los lodos acumulados en el fondo de las lagunas, su retirada va a conllevar la complicación añadida de tener que parar la laguna un tiempo, circunstancia que tendrá que preverse a la hora del diseño de la estación depuradora.


Figura 2.- La cantidad y calidad de los lodos generados en el proceso de depuración, y la frecuencia y mecanismo de retirada de los mismos, como criterios de selección.

Si en el proyecto concreto a evaluar, se conoce con certeza el destino de los lodos y los costes de su gestión, el criterio relativo a la generación de lodos se puede incluir en los costos de operación y mantenimiento.

7.- Complejidad de las labores de operación y mantenimiento del tratamiento de depuración

En este criterio de selección deben analizarse en profundidad tanto los requerimientos de personal, con la cualificación técnica suficiente para afrontar las labores de operación y mantenimiento que requiera la instalación de tratamiento para su correcto funcionamiento, como la facilidad para disponer de las piezas y equipos de repuesto cuando sea preciso, así como del servicio técnico en aquellas tecnologías que lo requieran.

  • Requerimientos de personal cualificado

Estos requerimientos, y las horas de dedicación de este personal, irán en consonancia con el grado de complejidad de la línea de tratamiento que se implante, siendo bajos en el caso de las tecnologías de carácter extensivo, e incrementándose en las intensivas, al contar estas con equipos electromecánicos para su funcionamiento.

La complejidad de cada tratamiento, asociada a las labores de operación y mantenimiento y a la necesidad de disponer del personal adecuado, es un factor clave en el proceso de selección del tratamiento más adecuado. Además, no debe olvidarse que esta cualificación y dedicación repercuten directamente en los costos de operación y mantenimiento.

La importancia de este criterio dependerá de la capacidad técnica y del tipo de personal de que disponga la entidad que va a operar el sistema. Si la operación la va a llevar una entidad con experiencia al respecto, existe una mayor garantía de que la operación de cualquier tipo de tecnología se va a llevar a cabo adecuadamente.

La Tabla 2 establece una clasificación de los distintos tratamientos, respecto a la complejidad de su operación y mantenimiento.


Tabla 2.- Clasificación de las distintas líneas de tratamiento en función de su complejidad de operación y mantenimiento.

  • Disponibilidad de repuestos y de servicio técnico

 La valoración de este criterio debe realizarse en cada caso concreto, en función de:

  1. Los equipos que se incluyan en la oferta y la disponibilidad de repuestos de los mismos en el mercado cercano a la zona de intervención.
  2. Los equipos y materiales singulares que son objeto de importación.
  3. La existencia o no de representación y asistencia técnica de dichos equipos.

En definitiva, lo que se trata es de valorar, para cada alternativa de tratemiento, las dificultades que pueden afectar a la operación y mantenimiento de la depuradora, debido a la dificultad de encontrar repuestos, o para ser asistidos técnicamente por las casas suministradoras, en el caso de equipos importados. Como auxilio a esta valoración, puede tenerse en cuenta lo siguiente:

Los tratamiento de carácter extensivo (Lagunas de Estabilización, Humedales Artificiales de Flujo Superficial), son los que menos repuestos necesitan y sus equipos son sencillos y de fácil reparación a nivel local (compuertas, rejillas, válvulas, chapas deflectoras, etc.). No precisan, por tanto, de un servicio técnico externo permanente.

El tratamiento mediante Filtros percoladores, precedidos de un Tanque Imhoff o de un RAFA, precisa de repuestos, que generalmente se suelen encontrar con facilidad, no se precisándose de un servicio técnico externo permanente.

Los mayores problemas en este campo surgen en los tratamientos mediante Contactores Biológicos Rotativos (CBR) y Aireaciones Prolongadas/ Extendidas.

8.- Costes de construcción y de operación y mantenimiento del tratamiento de depuración

En el análisis de ambos tipos de costes, se le da una mayor importancia a los de operación y mantenimiento, dado que la amortización de los costes de construcción representa un valor relativamente bajo frente a los gastos de operación y mantenimiento (que perduran durante toda la vida útil de la planta de tratamiento), y que son estos costes los que provocan que muchas estaciones de tratamiento se encuentren fuera de servicio, o en un estado de operación deficiente.


Figira 3.- Costes de operación y mantenimieto de una depuradora: personal, energía eléctrica, gestón de residuos, reactivos, mantenimiento y control analítico.

Además, en muchas ocasiones, en la inversión inicial se cuenta con subvenciones y apoyo financiero, algo que no suele pasar para la operación y mantenimiento de las depuradoras, y es este otro motivo por el que estos costes adquieren más relevancia que los de construcción.

Como consecuencia de esto es necesario, de cara al análisis de costes, que se conozca la capacidad económica y de gestión del prestador del servicio, la capacidad de pago de la población y la existencia o no de mecanismos tarifarios, u otros, para financiar la operación del saneamiento de las aguas residuales.

Dentro de estos criterios de decisión debe analizarse también la disponibilidad presupuestaria para afrontar la ejecución del proyecto constructivo de la depuradora. A este respecto, debe tenerse en cuenta que los costes  se ven condicionados por las propias circunstancias locales (es preciso o no, un bombeo para conducir las aguas a la estación de tratamiento; de qué forma se gestionan los lodos en exceso generados en el proceso depurador, etc.) y, debido a esto, es conveniente realizar un estudio de los costes de operación y mantenimiento para cada alternativa de tratamiento, en el caso concreto de estudio.

A la hora de la evaluación de los costes de construcción y de operación y mantenimiento, además de los costes asociados a la propia depuradora, deben considerarse también los relacionados con los colectores, emisarios y posibles bombeos. Todos estos costes deben obtenerse de la forma más aproximada posible, para posteriormente analizar la viabilidad económica del proyecto, teniendo en cuenta el presupuesto disponible.

P.D. 1 Para la redacción del post se ha tomado como base de partida el Capítulo 12 de la Guía Técnica para la Selección y Diseño de Líneas de Tratamiento de Aguas Residuales.

En este Capítulo, también puede encontrar información sobre la generación de lodos en las diferentes líneas de tratamiento que se contemplan en la Tabla 1 y sobre los costes de construcción y de operación y mantenimiento de estas líneas.

La elaboración de esta guía ha sido coordinada por el Viceministerio de Agua Potable y Saneamiento Básico de Bolivia (VAPSB).

La autoría del trabajo corresponde a la Fundación Pública Andaluza CENTA, con la colaboración del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) y ha contado con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID, FCAS) y la Unión Europea.

P.D. 2. Estimado lector, en la próxima entrega hablaremos de cómo aplicar de forma práctica todos los conceptos, que hemos desarrollado en los últimos cuatro posts, para seleccionar el tipo de tratamiento que se adapta a cada situación concreta. El Médico del Agua.

Te puede interesar