Connecting Waterpeople

Adiós al Acuerdo de París, ¿y a la economía estadounidense?

91
0
(0)
  • Adiós al Acuerdo París, ¿y economía estadounidense?

Sobre el blog

Laura F. Zarza
Licenciada en Ciencias Ambientales. Comunicación y Marketing en iAgua. Escritora de fantasía y ficción en el tiempo libre.
Sofrel

Donald Trump anunció el pasado 1 de junio lo que muchos ya vaticinaban cuando fue elegido 45º Presidente de los Estados Unidos. Tal y como prometió durante su campaña electoral, Estados Unidos abandona el Acuerdo de París. Pero, ¿cómo afectará su salida a la economía del país?

Fiel negacionista del cambio climático, Trump ha afirmado en reiteradas ocasiones que el calentamiento global es una farsa y que el ser humano no tiene nada que ver con el fenómeno. La base de esta negación parece ser meramente económica, pues ya en 2012 lo atribuyó a una invención china para dañar a la industria norteamericana: “El concepto del calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer no competitiva a la industria estadounidense”, decía en un tuit.


Escudado en un patriotrismo económico, en lugar de mirar el Acuerdo de París como un consenso científico, Donald Trump lo convirtió en un acuerdo comercial. El discurso donde anunció la salida de Estados Unidos estuvo plagado de referencias a la economía estadounidense, insistiendo con vehemencia que el Acuerdo perjudicaba a la economía del país. Por supuesto, luchar contra el calentamiento global no va a ser gratis y los países firmantes tedrán que invertir millones en la lucha; pero lo que quizá Trump no sepa, son las consecuencias que precisamente el cambio climático podría tener sobre su país.

Un estudio pionero realizado por diversos investigadores y publicado en la revista Science, aviva el debate sobre si el cambio climático ayudará o perjudicará a la economía de Estados Unidos. Utilizando los métodos estadísticos más avanzados y las proyecciones climáticas desarrolladas por científicos de todo el mundo para fijar el precio de los impactos del cambio climático, el estudio concluye que tan solo el aumento de 0,55 ºC de la temperatura global supondría para Estados Unidos una pérdida de alrededor del 0,7% del Producto Interior Bruto, con cada grado de calentamiento costando más que el anterior.


Daños anuales en el escenario medio para el clima de 2080 a 2099 bajo la tendencia de emisiones habitual.

Los estados del Sur y del Medio Oeste, que tienden a ser pobres y calientes, perderían más, con las oportunidades económicas viajando hacia el norte y el oeste. Esto supondría que el tercio más pobre de los condados podría sufrir daños económicos que costarían hasta un 20% de sus ingresos si el calentamiento global continúa sin disminuir. Los condados más fríos y más ricos a lo largo de la frontera norte y en las Rocosas saldrían beneficiados, ya que los costes de salud, agricultura y energía muestran una proyección de mejora.

Así, el cambio climático reestructuraría la economía estadounidense. La brecha entre ricos y pobres sería cada vez mayor, dando como resultado la mayor transferencia de riqueza de los pobres a los ricos en la historia del país.