El agua pagana, dos veces sana: ¿Qué es el Lunes de Aguas?

337
1
(1)
  • agua pagana, dos veces sana: ¿Qué es Lunes Aguas?
    Río Tormes con la Universidad de Salamanca al fondo (Wikipedia/CC)

Sobre el blog

Laura F. Zarza
Licenciada en Ciencias Ambientales. Comunicación y Marketing en iAgua. Escritora de fantasía y ficción en el tiempo libre.

No muchos habrán oído hablar de este particular día, salvo si han nacido o frecuentan tierras castellano-leonesas. Un día en el que el agua de un río marcaba la frontera entre la lujuria y el celibato; un día que para muchos era motivo de festejo y para otros… no tanto. ¿Qué es el Lunes de Aguas?

A día de hoy, el Lunes de Aguas es una fiesta popular salmantina (y alrededores) donde familiares y amigos se reúnen para ir a comer al campo, cuyo plato típico es el hornazo (pan relleno de chorizo, lomo, panceta… todo junto), y que se celebra el lunes siguiente al lunes de Pascua. Sin embargo, en la actualidad esta curiosa celebración dista mucho de su origen.

El Lunes de Aguas es una fiesta popular salmantina donde familiares y amigos se reúnen para ir a comer al campo

Para conocer de dónde procede el Lunes de aguas hay que remontarse al siglo XVI, con la llegada a la ciudad de Salamanca de un jovencísimo y católico Felipe II, donde iba a desposarse con María Manuela de Portugal. Tras el enlace, el joven descubrió el desenfreno universitario de diversiones para todos los gustos y sin fin, que por aquel entonces los 8.000 estudiantes todos varones (sirva como dato que Madrid tenía 11.000 habitantes en el primer tercio del siglo XVI), convertían a la Universidad de Salamanca, la más antigua de España, en el epicentro del conocimiento y el mayor burdel de Europa al mismo tiempo. Salas de lectura y bibliotecas coexistían con mesones y tabernas, donde primaban el desmadre sexual y etílico.

Felipe II, con el fin de detener el desenfreno y evitar pecados carnales mientras durasen las conmemoraciones religiosas, dictó una ordenanza por la cual las prostitutas debían abandonar la ciudad durante todo el período de Cuaresma y Semana Santa, pudiendo regresar la semana siguiente a la Pascua de Resurrección. Así, a partir del miércoles de ceniza, las mujeres eran trasladadas al otro lado del río Tormes al cuidado de un hombre conocido como “Padre Putas” (con perdón), quién por degeneración del nombre se cree que se llamaba en realidad  Padre Lucas, y que era vitoreado como un héroe cada vez que ayudaba a las prostitutas a cruzar el río en barca de vuelta a la ciudad. Así, miles de estudiantes, y también otros habitantes, se congregaban a orillas del Tormes para recibir a las prostitutas tras casi dos meses de exilio, el primer lunes al término de la Semana Santa.

Las aguas del río eran testigo de una gran fiesta con desmadres de todos los colores, por lo que siglos después la jornada fue bautizada como “Lunes de Aguas”. Hoy, la festividad se ha ido transformando en una celebración de carácter familiar y lúdica que poco tiene que ver con aquellos desmadres que la originaron, aunque no hay nada que diga que no podamos “desmadrarnos” un poquito.

Fuentes: Ayuntamiento de Salamanca y Wikipedia.

Comentarios