Connecting Waterpeople

Algunos mitos sobre beber agua

5
499
  • Algunos mitos beber agua

Sobre el blog

Laura F. Zarza
Licenciada en Ciencias Ambientales. Comunicación y Marketing en iAgua. Escritora de fantasía y ficción en el tiempo libre.
Bentley Systems
· 499
5

Temas

En mayor o menor medida, beber agua es algo que hacemos todos (o al menos deberíamos). Sin embargo, no son pocos los mitos que rodean a este acto cotidiano. Inspirada por la campaña #informaciónrealdelagua de Aqualia (y ganadora de la Mejor Campaña de Publicidad en los Premios iAgua 2017), he recopilado los mitos que más he oído en torno a beber agua.

Hay que beber 8 vasos de agua (o 2 litros) al día

¿Quién no ha oído esto alguna vez? Esta famosa recomendación carece de base científica, pues entre la población no existe un déficit de hidratación que justifique este consejo. Los seres humanos requieren distintas cantidades de agua según su edad y condición, y no todos perdemos la misma agua a través del sudor y las excreciones. Por otro lado, el agua también está presente en los alimentos que consumimos, por lo que, estrictamente hablando, no es necesario beber 8 vasos de agua diarios (Medical myths).

Beber mucha agua engorda / Beber mucha agua adelgaza

Ni lo uno ni lo otro. En el primer caso, quizá sea de forma momentánea. El agua carece de calorías y, por lo tanto, ni aporta energía ni puede hacer engordar. Por otro lado, también existe la creencia de que beber mucha agua adelgaza. Si bien la ingesta de agua entre comidas ayuda a engañar al hambre porque llena momentáneamente el estómago, no hace ni que comamos menos ni que adelgacemos. La sensación de saciedad, que pone fin a la voluntad de comer, sólo se activa un tiempo después de la comida (OCU). Otra cosa es que sustituyamos todas las bebidas calóricas que tomamos por agua, pero esto ya no es cosa del líquido propiamente dicho.

Beber mucha agua retiene líquidos

Muchas personas propensas a retener líquidos beben poca agua porque creen que así su cuerpo estará menos hinchado, pero se equivocan. Ante la falta de agua, nuestro cuerpo pone en marcha un mecanismo de defensa para intentar retenerla. Beber agua ayuda a limpiar el organismo y a eliminar toxinas y, por ende, también ayuda a que la retención de líquidos sea menor. (Sanitas).

Es malo beber agua durante las comidas

Este punto genera bastante controversia y son muchos los que no se ponen de acuerdo. Sin embargo, es fácil llegar a la conclusión de que, una vez más, depende del organismo. Nuestra salud está muy vinculada al aparato digestivo, por lo que, si una persona tiene digestiones muy pesadas, debe evitar beber agua durante las comidas para no diluir la acidez del estómago necesaria para hacer la digestión (Wikipedia). Como se ha mencionado en el punto anterior, beber agua durante las comidas ayuda a digerir los alimentos y favorece la acción de los jugos gástricos.

Hay que beber aunque no se tenga sed

Este es otro de esos mitos últimamente discutidos. Técnicamente hablando, la sed es el ansia por beber líquidos causado por el instinto básico humano. Es un mecanismo esencial de regulación del contenido de agua y uno de los primeros síntomas de la deshidratación. El cuerpo es muy sabio y de ahí que se tenga la creencia de que sí es necesario beber agua aunque no se tenga sed. Sin embargo, algunos piensan que esta recomendación debería limitarse a las situaciones donde la tasa de sudoración es elevada.

El agua con cal crea piedras en el riñón

Dicen las malas lenguas que todo el mundo debería pasar el agua del grifo por esos filtros tan famosos de ósmosis. Que la cal es muy mala y que debemos eliminarla. Sin embargo, la cal contenida en el agua es un arma de doble filo para algunos. Si bien nuestros cuerpos necesitan este mineral para fortalecer los huesos, puede ser un problema para aquellas personas que padezcan del riñón. ¡Ojo! Las piedras en el riñón (formadas por calcio) se dan principalmente por factores hereditarios, por lo que el agua con cal en sí no es la responsable de esta enfermedad. Lo que sí es cierto es que solo un agua de muy baja mineralización es recomendada por los médicos para personas con ciertos problemas de salud, como algunos renales (Hidrología Sostenible).

Existe la sobredosis por agua

CIERTO. Águeda García de Durango lo explica muy bien es su post “Sobrehidratación: cuando el agua se convierte en veneno”.

Y vosotros, ¿conocéis alguno más? #MitosdelAgua

Comentarios