Aqualia
Connecting Waterpeople

Beber agua de mar embotellada, una estupidez más del ser humano relacionada con el agua

2
251
  • Beber agua mar embotellada, estupidez más ser humano relacionada agua

Sobre el blog

Laura F. Zarza
Licenciada en Ciencias Ambientales. Comunicación y Marketing en iAgua. Escritora de fantasía y ficción en el tiempo libre.
Almar Water Solutions
Minsait
· 251
2

De los creadores del “Hot Water Challenge”, del “Ice & Salt Challenge”, de beber agua cruda, de masticar hielo y de beber agua con sal, llega la nueva moda que relaciona el agua y la estupidez humana: beber agua de mar (y embotellada).

Vale, lo reconozco, es posible que los artífices de esta nueva moda sin sentido no sean los mismos de las cuatro predecesoras que he contado en este blog porque, de hecho, lo único que tienen en común todas ellas (incluida la de este post) es la estupidez sin límites del ser humano cuando se trata de modas y de agua.

¿Y quién está detrás de esta idea? Pues Mediterranea Experience, “la primera empresa que consigue transformar el agua de mar en un bien apto para el consumo humano a través de un innovador y patentado sistema de tratamiento”, a través de su marca Mediterránea. La compañía afirma que “el uso de agua de mar para la preparación de alimentos y bebidas y en la conservación de alimentos frescos, es una tendencia que poco a poco va calando en los hogares y entre los profesionales de la alimentación”… ¡Y además es bueno para la salud!

¿Y qué dicen los profesionales de la alimentación? O mejor, ¿qué dicen los profesionales de la salud? El nutricionista Juan Revenga ya advirtió en su web hace unos años de los peligros de consumir agua marina: “Hoy toca aclarar porqué no podemos (en realidad “debemos”) beber agua de mar para aplacar nuestra sed”, decía. En resumen, el agua de mar es unas tres veces más concentrada en sales que nuestro plasma sanguíneo y, según Revenga, “nuestros riñones tienen la capacidad de producir orina con una concentración ligeramente inferior a la del agua de mar, por tanto, si alguien bebe demasiada agua de mar, se desprenderá de más agua al orinar que aquella que bebió con el fin de librarse del exceso de sal”.

Dicho esto, en el caso del agua de mar pueden darse dos situaciones:

  • Que se beba directamente del mar, algo que no es en absoluto recomendable por el riesgo de intoxicarnos por motivos químicos o biológicos (microorganismos patógenos, contaminación por vertidos, plásticos, metales…). Un auténtico manjar ofrecido por el incivismo y la falta de preocupación del ser humano para con los océanos y los mares.
  • Que se compre una botella en el supermercado. Obviamente, si es un producto que se ha llegado a comercializar, es que ha pasado los diferentes controles de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición y puede consumirse, en este caso, mezclada con agua normal y usada para cocinar. Eso sí, uno estará gastándose el dinero en un producto que, según los expertos, después de la depuración y filtración exigidas es poco más que agua con sal.

Con lo buena que es nuestra agua del grifo

Comentarios